LA AUTONOMIA, DECISION DE LOS VECINOS

El 93,9 por ciento de sus habitantes votó en favor de separarse de Necochea

Quequén, el pueblo con una historia tan larga como su deseo de autonomía

Historias de vecinos enfrentados con el poder político y de un intendente que teme perder su influencia

QUEQUEN.- El puente colgante sobre el río Quequén Grande une dos ciudades separadas por la historia y la geografía. Ese puente, construido hace 75 años, es el límite entre Quequén y Necochea. Su sólida estructura de hierro es tan antigua como el reclamo de los habitantes de Quequén por lograr su autonomía. Es la historia de una ciudad situada a orillas del Atlántico y la de sus habitantes, que junto a otras 30 localidades de la provincia de Buenos Aires conformarán un consorcio de ciudades separatistas.

Quequén fue fundada en 1854, antes de la creación de Necochea, ciudad cabecera del municipio. Y, sin embargo, hoy es, según sus habitantes, «el patio trasero de la comuna». Quequén -que en lengua indígena significa río barrancoso- no sólo tiene una fuerte identidad cultural. También tiene un categórico principio de autodeterminación: el 93,9 por ciento de los electores votó en favor de separarse de Necochea en un plebiscito realizado en marzo último.
«Sí a la independencia. Que nos permitan efectuar obras públicas, mejorar la salud y la educación», fue la consigna de la Comisión Pro Autonomía. «Queremos nuestra autonomía para administrar mejor nuestra economía y estar mejor representados», explicó a LA NACION Carlos Afife, de la comisión separatista.
«Tenemos una ciudad portuaria e industrial. Pero el 90% de las calles es de tierra y sólo el 20% de la población tiene cloacas, agua corriente y gas. ¿Por qué? Porque los beneficios económicos de nuestra ciudad van a Necochea», explicó Carlos Herrero, presidente de la Unión de Fomento local. «No tenemos peso en el Concejo Deliberante: de los 20 concejales uno solo es de Quequén», dijo Marta Acacio, del Movimiento Pro Autonomía.
Según los secesionistas, esta ciudad portuaria aporta el 34% de los recursos que recauda el municipio. Y su separación es económicamente rentable, ya que en este territorio están situadas importantes industrias pesqueras, cerealeras y productoras de aceites. Por caso: el acceso a la playa de descarga del puerto cuesta 7 pesos por día por camión. Este único emprendimiento privado, según Afife, recauda «fortunas».
Pero, claro, esta historia -como todas- tiene dos puntos de vista. Del otro lado del río, el intendente Daniel Molina (UCR) relativizó la solvencia económica de un eventual nuevo municipio. «Puede ser un municipio urbano relativamente sustentable. Pero el índice de recaudación de tasas comunales está en el orden del 45%, un 20% por debajo del 65% de cobrabilidad que hay en el resto del partido», explicó Molina.

PROMESA DE CAMPAÑA

El funcionario reconoció que convocó al plebiscito en Quequén en cumplimiento de una promesa de campaña electoral. Pero se define en favor de mantener la unidad del partido. «Yo tengo un mandato de unificador. No soy pro autonomista», dijo a LA NACION el jefe comunal, que admitió que, en una eventual separación, perdería poder político y territorial.
El intendente explicó: «La opinión del necochense no es secesionista. Este es un reclamo de la ciudad de Quequén, en el que me mantengo al margen. Si el plebiscito se hiciera en Necochea perdería la postura secesionista», aseguró.
No siempre la historia Quequén estuvo ligada a Necochea. Hasta 1979, este puerto estuvo vinculado con otra ciudad vecina: Lobería. Entonces, los ciudadanos de Quequén ya reclamaban un municipio autónomo. No obstante, el gobierno militar en funciones resolvió separarlo de su antigua pertenencia y anexar esta ciudad a la actual cabecera del partido.
Representantes de clubes vecinales, uniones de barrio e instituciones de bien público coincidieron con la opinión vertida ante LA NACION por Nicasio Díaz Llanos, de la comisión autonomista: «No pertenecemos a Lobería ni a Necochea. No pertenecemos a ninguna parte. Sólo pertenecemos a esta tierra. Tenemos derecho a nuestra propia gobernabilidad. Eso es lo que exigimos a la Legislatura».

SIN ESTADO PARLAMENTARIO

Es que la escisión del municipio requiere necesariamente la mayoría de la Legislatura bonaerense, donde el PJ es mayoría. En 1995 el entonces diputado provincial Hugo Bontempo (Ucedé) presentó un proyecto de ley en favor de la autonomía de Quequén, pero la iniciativa perdió estado parlamentario.
Quequén ocupa 4500 hectáreas dentro de la superficie del partido de Necochea, de 400 kilómetros cuadrados. Está situada en el sudeste del partido y tiene 20.000 habitantes sobre un total de 100.000 del distrito. .

Por María José Lucesole
Enviada especialJueves 12 de agosto de 2004 | Publicado en edición impresa LA NACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso