TRABAJAR DE NOCHE ENVEJECE PREMATURAMENTE

logo%252520sec%252520COLOR.JPG
Horarios Rotativos y Trabajo

Debido a la demanda tecnológica, económica y social que impera en nuestra sociedad, la tendencia es ir a más, por lo que se incrementan los puestos de trabajo en horarios nocturnos.
Sin embargo, bien es sabido que el cuerpo humano no llega nunca a adaptarse a trabajar de noche. Según datos facilitados por la Organización Internacional del Trabajo, por cada quince años de actividad nocturna se envejecen prematuramente unos cinco.
Del mismo modo, los estudios científicos demuestran que los trabajadores que desempeñan su actividad laboral a turnos o por la noche, padecen hasta un 40% más de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, al igual que son más propensos a padecer problemas neuropsiquiátricos.
Con el trabajo a turnos, el desequilibrio ocasionado por las alteraciones del sueño, puede afectar al rendimiento personal en el trabajo, así como en la vida personal y familiar.
Una notable insatisfacción laboral, problemas de salud, exceso de horas extraordinarias, un bajo estado de ánimo, y conflictos familiares y conyugales son algunas de las consecuencias que la rotación en el trabajo produce en sus trabajadores.
 Alteraciones del sueño
Los estudios indican que más del 60% de los españoles que trabajan a turnos sufren alteraciones del sueño, ya que duermen sólo un promedio de cinco a seis horas diarias. 
Por otro lado, cuando los trabajadores comienzan el primer turno de noche tras la libranza, normalmente tienen problemas para permanecer despiertos a mitad de la noche.
También muchos de ellos se ven crónicamente privados de dormir, por lo que experimentan un alto grado de somnolencia durante la jornada laboral. 
Por su parte, los investigadores sobre los efectos del sueño recomiendan a las empresas que no se exija que los trabajadores realicen turnos de más de tres noches consecutivas debido a que resulta enormemente perjudicial para la salud.
No obstante, no se han encontrado soluciones al problema pero existen algunas medidas preventivas, así como recomendaciones legales que deberían tenerse en cuenta para contrarrestar las consecuencias negativas.
Se sabe que no es posible la adaptación al trabajo nocturno, pero sin embargo, se podría preparar mejor a los trabajadores para que enfrenten la situación de la mejor manera posible. Para ello es muy importante potenciar la motivación; proponer actividades físicas, así como establecer programas para orientar la dieta de los trabajadores nocturnos.
Fuente: El Mundo Salud
Autora: Tessa Thomas
COLABORACION SINDICATO EMPLEADOS DE COMERCIO


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso