OPINION: APORTE PARA EL DEBATE DE LA EMERGENCIA (III)

Las emergencias: ¿Si o No? (III)

A esta altura debemos introducirnos al –modesto- análisis, estrictamente económico.

Durante muchos años se han aprobado ordenanzas que asignan recursos a diferentes actividades sin crear, en muchas ocasiones, el financiamiento o definir uno menor al necesario. Además muchos de estos gastos crecen con el tiempo.

Infinidad de teorías macro y microeconómicas insisten con el fenómeno de las inflexibilidades. Dichas expresiones indican que precisamente la inflexibilidad de los gastos e ingresos comprometen la capacidad de los Municipios, para llevar a cabo los planes de gobierno y por ende definir las prioridades de gastos y asignar los recursos de acuerdo a dichas prioridades.

Así mismo, las inflexibilidades presupuestarias comprometen la estabilidad tanto económica como financiera, presionando hacia el futuro con un mayor endeudamiento público.

Ejemplos sobran, para ello con solo analizar el incremento de los ingresos municipales por la co-participación provincial, nos da un claro ejemplo de lo sucedido.

Si tomamos que en el año 2003 nuestro municipio recibió 14.452.000 pesos, y el año 2011, por el mismo concepto fueron 96.092.000 pesos. Indican un aumento del 564 % del aumento de la co-participación.

En el mismo periodo los gastos crecieron aún más, teniendo en cuenta que la comuna tiene un déficit de más de 60.000.000 de pesos.

Bajo ciertas circunstancias, es posible que las inflexibilidades de los gastos e ingresos puedan considerarse como de un aspecto deseable.

Estos fondos debieran, al menos, producir completos informes anuales (información pública) sobre el uso de sus recursos, de tal forma que paulatinamente puedan ser sometidos a evaluación del ejecutivo y el legislativo.

Claro que para ello, los ciudadanos deberíamos tener acceso a la información pública, sin restricciones. De esta forma podríamos saber a ciencia cierta si los gastos se efectúan en forma eficiente, en relación a los ingresos y sobre todo al destino de los mismos.

Todos estos análisis y discusiones ratifican que la inflexibilidad del presupuesto es un problema común en los municipios de la Provincia de Buenos Aires

Se espera que por esta discusión se contribuya a la necesidad de tomar atención en el manejo de las finanzas públicas y coadyuve a promover la gestión y transparencia de la política pública y la efectividad en el desarrollo económico local.

Para que ello suceda deberíamos contar – los ciudadanos – con un inventario donde se deberían incluir con una descripción de los bienes de capital con que cuenta nuestra comuna.

El mismo debería contener desde la ubicación del activo, finalidad o utilización del bien, cuando el activo fue adquirido o construido, la vida esperada del activo, una descripción y la fecha de las reformas importantes, y una descripción de la condición actual del mismo.

La descripción debe incluir una explicación de las reformas o mejoras que se requerirán durante el período, y el año en que debe ser el activo sustituido.

Por qué decimos esto, es precisamente porque aun hoy después de más de 80 días de gestión municipal, no sabemos si será o no aprobada la emergencia económica, ambiental y sanitaria.

Sin introducirnos a la discusión política, deberíamos como habitantes de este distrito saber, si alcanza el presupuesto para solucionar los años de des-capitalización de los bienes públicos.

Saber si contaremos con una buena salud publica acorde con los requerimientos de calidad de vida que nos merecemos. Y no como sucede actualmente donde para poder operarse en nuestros hospitales públicos deberemos pasar más de un mes de espera.

Si la provisión de agua potable será uniforme durante todo el año y si su calidad es la recomendada.

Si la contaminación del Rio Quequen o del frente costero por arrojar los desechos cloacales sin tratamiento será eterna o tendremos posibilidades de que se soluciones en el corto plazo.

Si la contaminación ambiental seguirá sin solución alguna, por arrojar la basura a cielo abierto, sin tratamiento alguno, contaminando el aire y las napas friáticas y por ende afectando el agua para consumo humano.

Si deberemos seguir emparchando la red de asfalto obsoleto en nuestra ciudad como la de Quequen, y retrasando la posibilidad de nuevas cuadras de asfalto.

Si deberemos seguir mal gastando los fondos públicos, con tal de defender a los proveedores que sin escrúpulos sobrefacturaban al estado perjudicando a ¨Juan Pueblo¨, quien es el que paga las tasas y contribuciones.

Si debemos seguir subsidiando a los que más tienen, porque solo el 45 % de los ciudadanos pagan sus impuestos.

Si debemos aceptar como dice el Cdor. Osvaldo del Barba en su blog: ¨la prescripción de los tributos Municipales opera a los cinco (5) años, de manera que, si suponemos que ese monto de deuda por tributos se generó de una manera lineal, podemos deducir que, anualmente prescribe una quinta parte de ese monto, es decir $ 8.000.000.- Este monto representa un 6,4 % del presupuesto anual del Municipio de Necochea.- Para ser más claro, es lo mismo decir que la comunidad de Necochea a través de sus buenos contribuyentes les REGALA a los evasores anualmente $ 8.000.000 ya que eso nunca lo pagarán porque el recaudador no puede ir más allá de cinco años hacia atrás.- Pierde el Municipio un 6,4 % del presupuesto por año, por su propia ineficiencia¨

Si debemos seguir aceptando la miopía política de algunos y por ende aceptar la mala calidad de vida de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso