Cristina y Boudou son responsables de la destrucción del medioambiente nacional

Cristina y Boudou son responsables de la destrucción del medioambiente nacional  Las hipócritas declaraciones del vicepresidente respecto a la postura de la Argentina y en la cumbre de Río + 20 vuelven a dar una muestra de cómo se intenta generar un relato donde los enemigos son otros y se niega la realidad poniéndose en el lugar de las víctimas cuando son los cómplices del saqueo y la contaminación.  

No cabe ninguna duda que el gobierno nacional irá a Río de Janeiro a firmar los acuerdos de la «economía verde» que imponen los países más poderosos. De hecho, hoy la política del gobierno en materia ambiental es vanguardia en saqueo y contaminación en todos los aspectos productivos. El kirchnerismo se apronta a incorporar al patrimonio nacional el activo ambiental resultado de la mercantilización monetaria que impondrá la cumbre de Río + 20. Es la oxigenación que necesita el sistema financiero para volver a crear una burbuja que genere especulación, es también lo que le permitirá al gobierno salir del enfriamiento de la economía doméstica, rifando, como cuando Menem lo hizo con las empresas estatales, los activos ambientales patrimonio de todos y todas. Esta vez en la timba financiera de los «bonos verdes».

 Pero ya hoy la complicidad del gobierno en la destrucción ambiental alcanza para decir que las palabras de Boudou son, al menos de un gran desmemoriado, o desinformado.  

«Es una nueva forma de lucha contra el imperialismo», dijo el vicepresidente, haciendo referencia a la contaminación que generan los países más desarrollados. Tal vez se olvida Boudou que fue su política de subsidios a las semilleras extranjeras del monocultivo de soja la que permitió que esta forma de devastación del suelo, el aire y el agua en la mitad del territorio cultivado de la Argentina se llevara a cabo con dinero del Estado. Es otro olvido del ex ministro de Economía el de no mencionar cómo estas semilleras subsidiadas por el Estado, principalmente la norteamericana Cargill, generan divisas con la especulación en el "mercado a término" cuando habla  de «este imperialismo de las acciones contra el cual estamos luchando con fuerza es el mismo imperialismo de las ideas que buscó imponer el sistema financiero y no productivo».  Este mismo gobierno es el que fortalece y apoya los proyectos megamineros de saqueo y destrucción de las economías regionales y los ecosistemas ambientales y socioculturales de la cordillera, utilizando para eso la persecución sistemática de dirigentes y asambleístas ambientales. Solo los datos de contaminación y pobreza de Andalgalá, donde se encuentra el proyecto megaminero más grande del país en funcionamiento, alcanzan para decir que este gobierno nacional ha destinado a los pueblos cordilleranos a ser zona sacrificable para que las multinacionales se lleven los metales con un irrisorio 3% de regalías sobre lo que extraen y que ellos mismos declaran. La política del gobierno deja solo pobreza y acidificación por el cianuro en los acuíferos tan necesarios en zonas semidesérticas con un frágil equilibrio de las economías agricultoras.  Es también contaminación y depredación de un bien común lo que pasa en nuestro mar, con un recurso cada vez más depredado. Hoy los fileteros tienen que cortar merluzas del tamaño de una lapicera bic, cuando el mínimo tendría que ser 35 centímetros. Los barcos congeladores depredan, procesan en mar y llevan un bien común de los argentinos a otras latitudes sin dejar nada, ni siquiera trabajo. Y los empresarios locales se enriquecen con un comodity en dólares mientras tienen al 80% de los trabajadores en negro. Nuestro mar se está secando de vida: esto es consecuencia del saqueo promovido por Boudou.

 Son cómplices del saqueo este gobierno y sus aliados que elaboraron y aprobaron la ley antiterrorista, herramienta hecha a la medida de esta etapa de saqueo donde las poblaciones se levantan a defender el territorio nacional de las garras de las multinacionales. Cristina Kirchner y los gobernadores prefieren un paisano muerto en represión a ver caer las acciones de la Barrick Gold, le guste o no al progresismo K. A las fotos complacientes de Ella con los gobernadores junto a Peter Munk nos remitimos.  

Boudou, como buen Golden Boy, cree en el crecimiento infinito a costa de la naturaleza y los hombres y mujeres que formamos parte de ella. Es signo de un gran sentimiento de impunidad pensar que los pueblos somos estúpidos, que no sabemos quiénes son los responsables. Que ellos vayan a teatralizar a la cumbre de los gobiernos. Los continentes debatiremos el levantamiento de nuestra Pachamama en la CUMBRE DE LOS PUEBLOS.

Juan Pablo Malagutti
Movimiento Libres del Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso