EN TANDIL, AMENAZAN DE MUERTE A ORGANIZADORES DE MARCHAS POR MAS SEGURIDAD.SOSPECHAN DE POLICIAS

Golpean y simulan ejecución a la esposa de uno de los impulsores de la marcha contra la inseguridad

Se trata de la mujer de Juan Sosa, miembro de Uncota e impulsor, junto a Víctor Barzola, de la reciente marcha contra la inseguridad que se desarrolló en Tandil la semana pasada. Un sujeto ingresó a su comercio, golpeó y amenazó a María de los Angeles Escudero, diciendo que “no le gustaba la movida por la seguridad”.
El episodio ocurrió ayer aproximadamente a las 15 horas, en momentos en que Sosa, una de las caras visibles de la última marcha en reclamo por mayor seguridad en Tandil, regresaba desde Azucena a su casa, en Avenida Del Valle 163, casi Alberdi, donde también funciona su almacén, que en esos momentos era atendido por su esposa, María de los Angeles Escudero. 
En pleno viaje, Sosa recibió un llamado de su señora, en el que éste le comunicaba lo que había ocurrido momentos antes, cuando un sujeto, de entre 40 y 45 años, bien vestido, de pelo corto y campera negra, con una polera que le cubría la mitad inferior del rostro, se presentó ante ella en el interior del almacén y luego de extraer un arma, se la apoyó en la frente y según contó el propio Sosa, gatilló, simulando una ejecución. “No sabemos si el tiro no salió de mlagro, o si llevó el arma ya descargada, pero para mí, esto fue un intento de homicidio”, señaló Sosa a este diario. 
El malviviente, le habría expresado a Escudero que “no le gustaba la movida pidiendo seguridad”, en la que Sosa fue uno de los voceros y caras visibles del reclamo. 
El hombre también habría dejado una clara amenaza hacia la figura de Víctor Barzola, otro de los impulsores de la marcha. “Ese p… que anda con custodia, es el próximo”, habría advertido el delincuente. 
Según los dichos de Sosa a través de lo poco que pudo contar su mujer, el sujeto comenzó a preguntarle si tenía alarmas o cámaras de seguridad y cómo no obtuvo respuestas, se puso violento y golpeó a Escudero reiteradamente, en distintas partes del cuerpo, aunque no pudo precisar si esos golpes se produjeron con la misma arma, o con los puños. 
“Cuando este tipo entró, le dijo: ‘al fin solos’, por lo que seguro que estaba vigilando y esperando que yo no estuviera. Justo a eso de la 1 de la tarde estuve charlando con (el Jefe Departamental de Policía, Claudio) Ilundayn y pasadas las 3 me pasa esto”, especuló Sosa, consultado por LA VOZ. 
Antes de salir del lugar, el sujeto le pidió a Escudero que “le diera cigarrillos, para simular un robo”, no sin antes advertirle que “se fijara bien lo que iba a declarar”, sobre el hecho. 
La mujer se encuentra en buen estado de salud, a pesar de los golpes, aunque algo shockeada y se espera que hoy pueda hacer una ampliación de denuncia, ante las autoridades policiales. 
“El policía de la moto que anda por el barrio, estuve hablando con él, después de esto y trabaja hasta la 1 y después vuelve a las 5. Y seguimos insistiendo en que debe controlarse los egresos e ingresos de la ciudad, porque para mi señora, este hombre no era de Tandil. Pero la policía dice que no puede. Ya no sabemos qué pensar”, manifestó Juan Sosa. 
“Después vinieron todos, la policía, los funcionarios, todos, pero siempre después que pasan las cosas”, añadió, indignado, el comerciante, quien ya ha sufrido reiterados robos en su comercio en el pasado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso