DICEN EN LOS PASILLOS… TELLECHEA CAMBIO DE OPINION Y NO SE VA

Vamos por todo, vamos por más…

Tellechea ve la realidad en blanco y negro. Ahora sacó pecho con el fallo de la Corte y vuelve envalentonado a jugar dispuesto a comerse la cancha. 

Días pasados dimos cuenta de que el jefe comunal Horacio Tellechea habría sido convencido de la conveniencia de dar un paso al costado en forma decorosa. Se hablaba de una licencia después de que el Tribunal lo eximiese para así descomprimir la situación política e institucional: sin decírselo abiertamente, Tellechea era (¿es?) un estorbo para el desarrollo de la gestión política del Frente para la Victoria y del modelo nacional en el distrito porque los hace quedar mal a todos. 
Pero…, siempre hay un pero. Algo cambió el panorama: el dictamen de la Suprema Corte de Justicia de la provincia dio lugar al reclamo de anular su suspensión dictada oportunamente por el HCD. Para el profe, sus abogados y los más cercanos esto fue leído con euforia porque es una señal de "sintonía fina". 
De paso, una ayudita extra que llegó desde el despacho del ministro Juan Manuel Abal Medina le dio oxígeno a la asfixiada administración local: nada menos que 14 millones de pesos no reintegrables en ATN (Aportes del Tesoro Nacional), un dinero que sólo se consigue si se es del palo. ¿Qué se hace con ese dinero? No se sabe con precisión y los concejales también se lo preguntan. Lo que se observa es que se pudieron pagar los salarios municipales en fecha y con promesa de aumentos para 2013, se pudo saldar alguna que otra deuda urgente y también se habilitó algunas pautas publicitarias jugosas a periodistas y medios adeptos. 14 millones… ¿qué tal?.
Seguramente por estas cosas el intendente Horacio Tellechea cambió de opinión y no se tomará licencia en su cargo. Ni siquiera por unos días para vacacionar acompañando a su familia, quienes si  habrían realizado por su cuenta durante este año un lindo par de viajes de relax a las playas de centroamérica. Es que alguien tenía que estrenar los pasaportes tramitados hace unos meses atrás en la vecina Lobería ( ver nota ).
El intendente ve la realidad en un TV en blanco y negro, sin términos medios. Se creyó en serio las palabras del "relato" K: ahora va por todo y por todos y se tiene mucha FE (perdón, un lapsus…). En las afiebradas cabecitas del jefe comunal y sus acólitos rondan ideas de lo más estrafalarias, como la de entablar demandas judiciales de todo tipo contra aquellos que pusieron en duda la transparencia de su gestión. En la volteada caerían por supuesto los concejales (se pretendería impugnar a los concejales Marisa Roldán, Gabriela Góngora y Alejandro Issin por incompatibilidad con sus empleos en la Usina Popular Cooperativa) y unos cuantos periodistas, comunicadores y medios de prensa independientes.  
Pero el oficialismo está cometiendo el error irreparable de los fanatizados: cree más en el "relato" que en la realidad. La realidad es que de fondo, una música nada maravillosa retumba en los oídos de todos: es el ruido de los bombos, de los piquetes y el olor de las gomas incendiadas en la puerta de la "Casa del Pueblo". Las finanzas del municipio están en un rojo profundo y no puede haber ayuda constante de Nación. Si no se realiza un ajuste de profunda sensatez en la comuna, las cosas no van a funcionar. Se pide un aumento de tasas sustancial (el oficialismo pretende un 110%, la oposición bastante menos ) pero también habría que pedir que los contribuyentes paguen ya que parecen haberse declarado en rebeldía a juzgar por el bajón que sufrió la recaudación. Es que si no se ven mejoras en la ciudad, a la gente le da bronca y no paga.
Tellechea se quiere quedar pero también quiere seguir haciendo lo mismo, de eso no hay dudas. Está pensando en un recambio de gabinete pero sin dar de baja a ninguno de los amigos y acomodados que nombró con salarios altísimos, caminando de esta manera retrocediendo sobre los pasos de austeridad de la secretaria de gobierno, Ana Asa. 
No estaría mal que Tellechea se quede en su puesto, ya que es una manera de que se haga cargo personalmente de los tiempos duros que se le vienen.  Mucha agua corrió bajo el puente desde el pasado mes de septiembre, ahora ya no está en el tapete solamente la cuestión del Arco en C: al intendente le piden explicaciones (y no las da)  a prima facie por más de 70 hechos irregulares y se van sumando más cada día que pasa. Ya se está pensando en el Concejo Deliberante en la formación de una segunda Comisión Investigadora focalizada en otros hechos de posible defraudación al erario público. El camino es en realidad, un tobogán.
Para la historia y el folklore local va a quedar la propuesta del concurso de donación de rosas y de imitadores de Sandro. Será por eso que un amigo taxista el otro día me dijo:
– ¿Sabés como le dicen a Tellechea?
– ¿Cómo?
– Delfin de Acuario… Cuando trabaja, hace boludeces y cuando no, nada.
En fin, es lo que hay…
Alfredo Barros / LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso