DICEN EN LOS PASILLOS… EL MOMENTO MAS DIFICIL DEL INTENDENTE VIDAL

¿El default social se resolverá con la Gendarmería?

La realidad social se puso por delante de cualquier otro debate y hoy en la ciudad no hay otro tema de conversación: las usurpaciones, un tema que se puede llevar puesto a más de uno.

Este es seguramente el momento más difícil del intendente interino José Luis Vidal. A borbotones surgió de un día para el otro el tremendo déficit social que subsiste en el distrito. Para eso, el intendente tomó el camino de enfrentar las usurpaciones con dos estrategias: echar a rodar la teoría conspirativa y el artilugio legal.

La teoría conspirativa (utilizada siempre para dispersar la atención) se cae sola: ¿quién tiene capacidad económica, política y organizativa como para movilizar a las más de doscientas familias que participaron de las tomas? En una ciudad en la que todo se sabe en cuestión de minutos ¿no se sabría ya quienes serían los instigadores? ¿Alguien no lo habría mencionado por ejemplo por las redes sociales o por alguna radio?

El otro camino es mediante la justicia penal y por eso radicó la denuncia correspondiente. Para Vidal (los hechos lo demuestran), las usurpaciones son un delito que debe ser penado por el Estado. Ergo, quien comete un delito es un delincuente.

En este sentido, el jefe comunal abrió el paraguas para compartir responsabilidades y convocó a una reunión urgente a un «Comité de Emergencia»: se invitó a todos los bloques políticos, a los funcionarios policiales, a los propietarios de uno de los predios (la Mutual 20 de septiembre) y a los funcionarios judiciales, quienes no asistieron. Tampoco participaron de la difundida reunión ningún representante de los necochenses que están usurpando y que necesitan una solución habitacional.


Colisión de derechos
La actual gestión se identifica (con un poco de sobreactuación) con el Partido Justicialista y con el Frente para la Victoria. Sin embargo la metodología para encarar una crisis social es muy poco peronista y tiene más que ver con una visión liberal, «menemista» si se quiere: se criminaliza a los que reclaman, se prioriza el derecho constitucional a la propiedad (privada o del estado) por encima de otro derecho constitucional, el de la vivienda.
Desde el municipio se puede hacer mucho para mejorar la vida de la gente. Es una falacia asegurar que una comuna no puede resolver tampoco el problema de las viviendas. Así se han desligado siempre nuestros intendentes de la problemática de la inseguridad. 
Sin embargo, muchos municipios de la provincia toman cartas en estos y en muchos otros asuntos, y por ejemplo, financian sus propios planes de viviendas con recursos también propios. No es en «Argentina-año-verde», ocurre acá nomás en el municipio de San Cayetano para más datos.
El default social
Necochea está quebrada y en default hace rato. Necochea ya hace un tiempo se tornó inviable financieramente hablando y, los hechos lo demuestran, se está tornando inviable desde el punto de vista social.
El horizonte de Vidal era hasta hace unos días conseguir pagar los sueldos de los empleados municipales y garantizarles el aumento del año próximo mediante una brutal suba de tasas. Pero el poder tiene también responsabilidades de otro tipo: el universo poblacional de Necochea es mucho más amplio que los trabajadores afiliados a su gremio.

¿Viene Gendarmería?
¿Qué ocurriría si, tal como está circulando por estas horas, llegan fuerzas de seguridad como la Gendarmería a Necochea? ¿Qué ocurriría si las centenares de personas ante el intento de ser desalojadas se resisten? ¿Qué ocurriría si se producen hechos de violencia en el desalojo? ¿Qué ocurriría si hay víctimas y hechos de sangre? 
Esta situación se puede llevar puesto a más de uno y el responsable ante la sociedad, ante las altas esferas gubernamentales y ante todos los medios de comunicación de la Argentina va a tener un nombre: José Luis Vidal, el intendente interino que quiso hacer la plancha y no pudo lidiar con la realidad efectiva.
Alfredo Barros / LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso