USURPACIONES: PARA LOS POBRES ES DELITO, PARA LOS RICOS ES LEGAL

EL PELIGROSO GRUPO INICIAL DE USURPADORAS QUE DESPERTO LA PARANOIA GENERALIZADA DE UNA SOCIEDAD PACATA. VIENEN RECLAMANDO AYUDA DESDE HACE TIEMPO A UN MUNICIPIO CIEGO, SORDO Y MUDO.


Necochea es una ciudad «de hecho»: ¡Cuánta hipocresía!

Todos los ciudadanos de Necochea conocen la enorme cantidad de casos de ocupaciones de terrenos o viviendas por parte de personajes de renombre, de políticos o familiares de políticos, escribanías y hasta de empresas. En ningún caso se habla de delito porque para los ricos se llama «Usucapión», un procedimiento para quedarse con una propiedad sin pagar por ella y que en la Argentina, como en tantas otras cosas, le encontramos la vuelta.

El área de Catastro de la Municipalidad de Necochea sería el inicio de la operación. «Alguien» comete la infidencia y pasa los datos de inmuebles con propietario difuso o en situación enmarañada. Esto vendría ocurriendo desde hace varios años ¿ningún concejal pudo identificar al empleado infiel?

Con el dato en la mano, el interesado pone manos a la obra. En la zona del Parque, de Villa del Deportista, en Bahía de los Vientos, los vecinos se asombran cuando de un día para otro aparece un terreno alambrado. Alguien puso en marcha el proceso de usucacpión.

La ley Pierri vino como solución a la infinidad de problemas de dominio en el territorio provincial pero también muchos encontraron el resquicio para su provecho.

Otros artilugios legales, como los que señala el Código civil respecto de la prescripción adquisitiva de una propiedad, confluyen como para que «los que saben» y «los que pueden» se hagan de un inmueble.

Necochea es una ciudad «de hecho»

Nuestro distrito se hizo mediante situaciones «de facto». ¿Hablamos de otras tomas ilegales que se transformaron en legales? Aparte de los lotes y casas, hay un barrio entero construido sobre una zona que no corresponde (el barrio médanos) y hasta calles enteras que fueron ocupadas por empresas (Oleaginosa Moreno en Quequén).

Se escuchan voces por estos días escandalizados por las picardías o las avivadas de quienes  pretenden ocupar las casas inconclusas para luego comercializarlas. ¿Los otros casos mencionados no son picardías o avivadas?

Lo dicho: para los pobres la toma de inmuebles es un delito y le corresponde todo el peso de la ley; para los ricos, la legalidad.

Alfredo Barros / LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso