EL MUNICIPIO Y LAS USURPACIONES: UNA DENUNCIA, UNA ORDENANZA Y DOS ASISTENTES SOCIALES

 PELIGROSOS CRIMINALES: LOS OCUPAS QUIEREN SU VIVIENDA.

Apareció la «patria sumergida»… pero el municipio se escondió


Como reza el título, ante las usurpaciones de casas de los Planes Federales la administración municipal no tuvo muchas luces y apenas balbuceó medidas para salir del paso pero de tono marcadamente antipopular.

Desde la mañana del miércoles 20 de noviembre se anunciaba por distintos medios de comunicación que una muchedumbre se desparramaba por las construcciones a medio hacer. El intendente interino José Luis Vidal no tomó real dimensión de lo que estaba pasando en los barrios de los Planes Federales porque en realidad estaba pensando en otra cosa: el armado de la lista de autoridades del «PJ», algo así como un salvoconducto para afianzarse en la gestión.

Al otro día de las tomas y en un aparente gesto de autoridad, el interino Vidal pensó que, en las malas, lo mejor era compartir responsabilidades. Convocó para eso a un Comité de Emergencia, un nombre pomposo para un espacio estéril y que sólo sirvió para la foto de la mañana siguiente en el Ecos. De esa reunión surgió la medida quizás más oprobiosa de este gobierno «nacional y popular»: los abogados salieron corriendo esa misma mañana a la fiscalía para denunciar a la gente por el delito de usurpación y a pedir su inmediato desalojo.

Es inentendible por donde se lo mire: ¿cómo se justifica que un gobierno Kirchnerista (y peronista como le gusta autoproclamarse) soslaye las necesidades básicas de las personas, en este caso las de una vivienda digna? ¿cómo es posible que la primera reacción de este intendente haya sido la criminalización de la «patria sumergida»?. Paradojas de la democracia: esas personas son las mismas a las que se les había ido a pedir el voto hace tan sólo unas semanas atrás.



La ordenanza

El HCD votó con no pocas críticas una ordenanza asombrosa: «Crease el Registro Único de Demanda Habitacional Municipal, en el cual se clasificara la demanda en función de los criterios de vulnerabilidad aplicables en cada caso, a saber: Familias Mono parental, Familia Nuclear y Familias con integrantes y/o personas con capacidades diferentes». Pura charlatanería también pomposa. Ni hablar de partidas de emergencia, de ayudas extraordinarias o siquiera de alguna idea innovadora.



El relevamiento

Se difundió también desde el área de Desarrollo Social la realización de un relevamiento a los «ocupas». Se hizo hincapié, de paso, en que solamente se pudo censar a 99 personas de las alrededor de 400 debido al clima hostil.

La gente sintió que les estaban tomando el pelo. La intervención de la comuna fue la famosa encuesta (incompleta, no sistematizada), realizada por dos estoicas asistentes sociales. Increíblemente estas empleadas municipales fueron la única presencia del Estado frente a esta problemática.

¿Estuvo Vidal por los barrios? ¿estuvo la secretaria de gobierno Ana Asa? ¿estuvo el secretario de desarrollo social César Ciancaglini? ¿Se tomaron medidas de ayuda en la emergencia? Imagínese la respuesta y acertará: no fueron ni en ese momento ni tampoco al día de hoy, dos semanas después de los acontecimientos.

Estas respuestas marcan a fuego en el inconciente colectivo el perfil reaccionario de esta administración municipal que no tiene la menor idea de cómo gobernar un distrito inserto en la Argentina de hoy.

Alfredo Barros / LANUEVACOMUNA.COM






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso