DICEN EN LOS PASILLOS… CARAFFO DESOYO AL GOBERNADOR Y AHORA SU CONTINUIDAD PENDE DE UN HILO

CARAFFO HOY TUVO QUE RENDIR CUENTAS ANTE EL MINISTERIO DE TRABAJO POR LOS DESPIDOS EN EL CONSORCIO. TODO TUVO QUE VOLVER PARA ATRAS PORQUE LE DICTARON LA CONCILIACION OBLIGATORIA. 



«Si es necesario, procedan con detenciones»

El viernes 31 de enero de 2014 será una fecha olvidable para Martín Caraffo. Temprano por la mañana, la llamada inesperada desde La Plata del gobernador Daniel Scioli le ordenaba que volviera sobre sus pasos y anulara el despido de los dos trabajadores del Consorcio de Puerto Quequén, efectuado el día anterior. Sin embargo, el funcionario inexplicablemente desoyó al gobernador y hoy la continuidad en su cargo pende de un hilo.



Caraffo estaba en capilla

Hace unos días atrás, el Ministro de Trabajo, Oscar Cuartango, se agarró la cabeza cuando se enteró que el recientemente nombrado presidente del Consorcio de Puerto Quequén, Martín caraffo, había ofrecido pagar con fondos del ente los salarios caídos  de los trabajadores aceiteros en su conflicto con la empresa multinacional Cargill. «Se abre un precedente peligroso -habría dicho el ministro- ¿cómo vamos a financiar los problemas gremiales de una empresa como Cargill? En poco tiempo se desfinancia la provincia». Se dice que Cuartango ipso facto le contó al gobernador Daniel Scioli y se pudo desactivar rápidamente la propuesta. Desde ese día, Caraffo está en capilla.



Un día agitado

Temprano en la mañana del viernes 31, Caraffo recibió una llamada inesperada: nada menos que desde La Plata, el gobernador Daniel Scioli le ordenaba que volviera sobre sus pasos y anulara el despido de los dos trabajadores del Consorcio de Puerto Quequén, efectuado el día anterior.

Sin embargo, Caraffo siguió adelante con su agenda y con su decisión. Ordenó la liquidación de los salarios e indemnizaciones de los dos empleados con el argumento (para nada creíble) de que este era el comienzo de un ajuste financiero en las cuentas del organismo.

Los empleados del ente portuario realizaron una asamblea en el lugar de trabajo y decidieron por unanimidad ir al paro y movilizarse en la zona portuaria, alarmados con una versión salida desde el mismo despacho de la presidencia: había un listado de más trabajadores a punto de ser despedidos.







LOS GREMIOS FERROVIARIOS SE MOVILIZARON RAPIDAMENTE ANTE LA AMENAZA DE UNA ESCALADA DE DESPIDOS.




«Si es necesario, procedan con detenciones»

Cerca del mediodía, Caraffo se acercó al municipio para participar de un encuentro con el titular del área de Pesca a nivel nacional, Néstor Bustamante. Paradójicamente, Bustamante, subsecretario de Pesca de la Nación, escuchó de boca del intendente José Luis Vidal y de los concejales de todos los bloques del deliberativo local, las penurias por las que atraviesa el distrito por la falta de trabajo. Coincidieron todos en que la reactivación de la industria de la pesca podría ser una alternativa que aliente la producción, permitiendo la creación de puestos de trabajo. Caraffo debió haberse sentido incómodo: del otro lado del río Quequén, los trabajadores del organismo a su cargo estaban quemando gomas y comenzando un paro de la operatoria portuaria por… despidos en el Consorcio.

Sin embargo, Caraffo demostró ser un hombre que se sobrepone a las adversidades. Tuvo el ánimo de comunicarse telefónicamente con funcionarios de la justicia federal y de la Prefectura para anoticiarlos del conflicto gremial. Temerario, el presidente del Consorcio exigió que se actúe firmemente para evitar la paralización de la estación portuaria por parte de sus propios empleados. «Si es necesario, procedan con detenciones» aseguran que dijo.



Almuerzo y nerviosismo

Pasado el mediodía, Caraffo invitó al funcionario nacional Bustamante, al intendente y a los concejales a un almuerzo en el restaurante Sotavento. Pero la comida no fue para nada tranquila porque los teléfonos de todo el mundo sonaban incesantemente, había mucha gente preocupada por un conflicto que se agravaba con el correr de las horas.

Entre mesa y mesa del comedor, se convino realizar una reunión a las en la delegación local del Ministerio de Trabajo para acercar las partes en conflicto.



Bustamante se reunió con Porcaro

En tanto un dato pasó inadvertido para muchos: a eso de las 15 horas, el Subsecretario de Pesca de la Nación, Néstor Bustamante, se apersonó en el domicilio del dirigente Roberto Porcaro. Por espacio de dos horas, el funcionario escuchó al hombre fuerte del kirchnerismo y juntos repasaron detalles de la realidad de Necochea. Es más, se pudo saber que se esbozaron algunos planes de acción en conjunto.



LA REUNION EN LA DELEGACION DEL MINISTERIO DE TRABAJO SE DESARROLLO EN UN CLIMA TENSO.




Otro momento de tensión 

En tanto y tal como estaba pautado, a las 17 horas el Dr. Jorge Martínez recibió a la delegación de trabajadores del Consorcio y al propio Martín Caraffo. Los delegados gremiales expusieron sus inquietudes y pidieron que se anulen los despidos. Caraffo no se amilanó y ratificó una vez más su decisión, esta vez frente a la veintena de delegados y trabajadores y los funcionarios de la cartera laboral.

En medio de la reunión, Caraffo explicó que la decisión de despedir empleados se basaba en una votación del directorio realizada días pasados. Error: dos directores presentes en la reunión, Horacio Vidal y Jorge Brisighelli, desmintieron semejante argumento. «La autorización fue para hacer cambios y reestructuración, pero de ninguna manera para dejar gente en la calle» se dijo.

Obstinado, Caraffo no cedió. Ante la intransigencia del titular del ente portuario, el Dr. Martínez no tuvo más remedio que dictar una Conciliación Obligatoria por espacio de 15 días hábiles, obligando a las partes a retrotraer las posiciones a fojas cero e intentar con un poco más de tiempo un acercamiento de las partes.



Sumamente debilitado… en un mes

Se dice que el gobernador Daniel Scioli monitoreó todos los detalles de lo ocurrido en estas jornadas, entre otros a través de uno de sus alfiles, el Ministro de Trabajo Oscar Cuartango. Sumamento molesto, Scioli (quien hoy estuvo en Mar del Plata) habría dejado trascender su disgusto por la catarata de yerros del titular de la estación portuaria local.

La cuestión es que, a sólo un mes de haber asumido, Caraffo ha quedado sumamente debilitado para el interior de la repartición a su cargo. Desde el municipio, se pudo saber que también hay mucha preocupación por no quedar pegados al conflictivo manejo del funcionario ante situaciones problemáticas y, hay que decirlo, por su extraña capacidad de abrir frentes de conflicto por todos lados, con todo el mundo y al mismo tiempo.

Ducho en la defensa de los intereses de las poderosas empresas del sector, el abogado Caraffo demostró una torpeza supina en la función pública: inexplicablemente desoyó al gobernador y hoy la continuidad en su cargo pende de un hilo.



Alfredo Barros / LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso
A %d blogueros les gusta esto: