RECONTRACHEQUEADO: LOS RICOS DONAN SILLAS DE RUEDAS PARA LOS POBRES

Nos fuimos a los caños…

En un loable esfuerzo digno de destacar, la entidad empresarial Rotary Playa realizó una importante donación al Hospital Ferreyra de Necochea y al Irurzun de Quequén. Se trata de 3 (tres) sillas de ruedas de factura artesanal, realizadas con caños plásticos de termofusión, tal como suele ocurrir en otros países del tercer mundo.

Los hospitales, que dependen de la Municipalidad de Necochea (un municipio menor, compuesto por kelpers o ciudadanos de segunda categoría dentro de la República Argentina), recibieron con sorpresa (y resignación) el caro aporte solidario de los generosos empresarios.


La idea, originalmente utilizada para PERROS con dificultades de motricidad, se adaptó para la población local humana más desfavorecida.

«Los pobres recuperan su dignidad»

Estas sillas de ruedas tienen un valor ínfimo al lado de las que se debieran utilizar regularmente, por lo que se constituyen en un aporte invalorable para las personas en situación de pobreza. «De esta manera recuperan su dignidad» se dijo.

En otras partes del mundo, ante iniciativas similares, ha habido escándalos malintencionados. Algo así ocurrió en el municipio de Magdalena, en plena selva de Colombia; en Sonora, una pobre intendencia de México. En cambio en Haití, luego de terremotos y hambrunas, no hubo quejas como tampoco en a poblaciones paupérrimas principalmente de África Central, India, Tailandia y Camboya, entre otros países.

Se desconoce si las sillas de ruedas cumplen con las certificaciones oficiales de los organismos de salud que regulan este tipo de implementos ortopédicos. Se estima que por esta vez no se ha exigido este requisito a los donantes ya que el sistema de salud pública del lugar está cada vez peor y no está para exigir nada.

También se desconoce si los empresarios donantes utilizan los mencionados artefactos para sus familiares enfermos.

Lo que si es de esperar es que este tipo de donaciones puedan ser desgravadas del Impuesto a las Ganancias, ante la avanzada bestial y confiscatoria de la AFIP y ARBA que intenta convertir a este país en Venezuela… o en alguno de Africa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso