PARA UN FISCAL DE TUCUMAN «LOS DELITOS AMBIENTALES SON DE LESA HUMANIDAD» Y NO PRESCRIBEN



“Los delitos ambientales son de lesa humanidad”


Así lo sostiene el fiscal general federal de Tucumán, Antonio Gustavo Gómez, en referencia a las causas por daños ambientales contra políticos y empresarios. Un análisis de la situación actual de justicia y su vinculación con el poder político y económico.
Ampliar el foco y la conciencia de lo que se entiende por daño ambiental. Comprender que esto implica la afectación a la vida, en todas sus manifestaciones, para así empezar a dimensionar su implicancia. Por esto es que, para Antonio Gustavo Gómez, los delitos ambientales deber ser entendidos como de lesa humanidad.
El relato del fiscal general federal de Tucumán sobre causas vinculadas al ambiente está salpicado de claroscuros. Detrás de cada aspecto positivo reconocido habrá una sombra turbia que afectará la meta de justicia que se pretenda. De espaldas a la corrupción también podrán resaltarse aspectos que determinen que no todo está perdido en la administración de justicia.
“Es que veo las cosas como un vaso medio lleno y medio vacío. En Tucumán somos líderes en el país en materia de procesamientos y juicios orales y públicos contra empresarios que ganan dinero en contra de la salud de la gente. Ojalá Buenos Aires tuviera la experiencia que demostraron los jueces tucumanos en esta materia. El Derecho Penal es una herramienta formidable y la reducción de la contaminación sobre cuenca Salí-Dulce tiene que ver con los procesamientos a empresarios de ingenios, de frigoríficos o intendentes, entre otros”, afirma Gómez para, inmediatamente, mostrar la criatura bicéfala de esta realidad.
“Al mismo tiempo, me parece que demorar diez años para elevar a juicio con un expediente que es cortar y pegar, ya que el resultado de las pruebas estaba listo desde 2006, significa que esta mora no beneficia en nada a la Justicia y hace que la gente no crea en nuestro trabajo”, agrega el fiscal en referencia a la reciente elevación a juicio contra el empresario José Minetti por la contaminación generada por el ingenio Bella Vista. Se trata de una investigación que se inició hace una década con el objetivo de comprobar cómo esta empresa azucarera violó la ley de Residuos Peligrosos a través del desecho de efluentes industriales sin el tratamiento adecuado.
“Frente a este panorama de mora decidimos invitar a las víctimas de la contaminación de ingenios a que se presenten en las fiscalías y reclamen porque pueden ser querellantes y cobrar indemnizaciones por el daño sufrido durante tantos años”, alienta Gómez.

PRIMERAFUENTE.COM.AR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso