16 de noviembre de 2018

SE VA TRIACA, UN MINISTRO DE TRABAJO QUE DEFENDIO SIEMPRE A LA PATRONAL




Triaca se aleja del gobierno, pero deja un tendal de familiares viviendo del estado






Si bien no hay una confirmación oficial, la salida de Jorge Triaca no se niega en los pasillos de la Rosada. Se concretaría en diciembre luego de la cumbre de presidentes del G-20 y entre sus reemplazantes suenan el número dos de la secretaría de Trabajo, Horacio Pitrau, y el abogado de la UOM Tomás Calvo. La partida tiene su broche de oro, haber logrado la degradación del ministerio en secretaría y un bono a medida de los empresarios de 5 mil pesos para el sector privado y de 6 mil para los estatales. Un extra que sirvió para desactivar un paro decretado por la CGT y que se pagará en cuotas y a cuenta de futuros acuerdos por cláusula de revisión, por lo que para el sindicalismo opositor más que un bono se trata de un adelanto de sueldo.

Del acuerdo con los privados, quedan escindidos los rurales y los trabajadores de servicio doméstico, una paradoja si se recuerda la afinidad del gobierno con Gerónimo “Momo” Venegas para los primeros, y luego el escándalo que el secretario de Trabajo protagonizó a principios de este año cuando se supo que tuvo entre 2012 y 2016 a su empleada en negro y a la que más tarde “acomodó” en el intervenido sindicato del SOMU para que, según dijo, “mejore sus ingresos”.





El caso de Sandra Heredia saltó a la primera plana mediática durante los primeros días de este año a través de un audio de WhatsApp en el que el entonces ministro la despedía con insultos. El episodio sirvió entonces para develar los maniqueos políticos que hubo detrás de la intervención del SOMU ordenada por el juez Ricardo Canicoba Corral y cuya cara visible fue la hoy diputada nacional de Cambiemos Gladys González. En total hubo 172 casos más de allegados a Cambiemos alejados de la actividad marítima que se beneficiaron con un puesto, entre ellos varios ex empleados legislativos de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, y empleados del RENATRE.

Incluso el cuñado del juez Canicoba Corral que ordenó la intervención del gremio y la detención del sindicalista Omar “Caballo” Suárez acusado de Asociación ilícita y de entorpecer la investigación ligó un cargo. El cuñado es Sergio Tejada, designado como interventor de la Obra Social del SOMU, un lugar clave por la caja que maneja. De esta forma, Jorge Triaca inauguró una nueva modalidad de sostener un caudal de ñoquis no a costa de fondos públicos sino de los aportes de los trabajadores del sector. De hecho, la Pyme se sostiene ya que nunca se normalizó con el correspondiente llamado a elecciones.

Durante su paso por la administración Triaca también reservó varios lugares para su familia directa en distintos ámbitos estatales. De hecho, es el funcionario con más familiares que ejercen cargos públicos. Una de ellas es su esposa, Cecilia loccisano, la subsecretaria de Coordinación Administrativa del ministerio de Salud, que supo sortear la fusión con Desarrollo Social. También se encuentran las hermanas: Lorena Triaca, directora de la Agencia de Inversiones, y Mariana Triaca, cuya designación en diciembre de 2017 al frente del Banco Nación supuso un nuevo escándalo que rápidamente se sumó al caso “Sandrín”. Luego de eso parecía que el ministro era simplemente inamovible.




Ni siquiera hizo mella el decreto presidencial 93/18 firmado por esos días, que restringía las designaciones de familiares de funcionarios en la administración. De hecho, conservaron también sus cargos Ernesto Martín Reta, esposo de Mariana Triaca, como director del Banco de Inversiones y Comercio Exterior, y su otro cuñado: Jorge Borsalino, esposo de Silvia Verónica Triaca, también con un cargo en el SOMU donde cobra unos 60 mil pesos mensuales.

Borsalino, juega además en la bolsa a través de una sociedad llamada Proficio Investment. También participa de una consultora sobre macroeconomía y finanzas corporativas cuyos directores son Eduardo Ganapolsky y Alejandro Henke. Ambos habían sido ejecutivos del Banco Macro, de Jorge Brito, y del Banco de la Provincia de Córdoba. Henke por su parte, formó parte también del directorio del Banco Nación, pero dejó su puesto en diciembre del año pasado para cederlo a Mariana Triaca.

En su tiempo libre, Jorge Borsalino se dedica además a vender seguros de vida en los sindicatos intervenidos por Trabajo. Incluso quiso disputarle el negocio al propio Luis “Bandeja” Barrionuevo, quien había hecho algo similar con la caja del ANSSAL durante el menemismo y ahora maneja los seguros a través de “El Surco” la aseguradora del ex presidente de Independiente, Julio Comparada, que creció ligado a la AFA de Julio Grondona.

A la par de los acomodos de familiares en lugares estratégicos del estado y la consiguiente apertura a nuevos negociados, Jorge Triaca supo en este tiempo incrementar su patrimonio con empresas de dudoso proceder. En cuanto a su patrimonio inmobiliario, posee una casa en San Isidro y una lujosa quinta en el Barrio La Horqueta sobre Panamericana. Además, el ex ministro tiene declarado un parque automotor valuado en unos 4 millones de pesos entre los cuales figuran un Volkswagen Passat y dos Jeep Grand Cherokee Overland, que sostiene con gastos en tarjetas de crédito promedio de 120 mil pesos mensuales.

Sorpresivamente, y según consta en el registro automotor, la mayor parte de este crecimiento patrimonial se dio entre 2007 y 2012, lapso en el que Jorge Triaca se encontraba abocado a la actividad institucional desempeñándose como empleado, según la AFIP y el ANSES, de la Fundación Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales entre 2009 y 2011. A la par, y hasta 2015 fue además empleado de la Cámara de Diputados de la Nación hasta que con la llegada de Mauricio Macri saltó al cargo que durante el menemismo ostentó su padre, el dirigente del plástico Jorge Alberto Triaca, quien durante su desempeño también supo llevar adelante medidas flexibilizadoras de las relaciones laborales.

Paralelamente, Jorge Triaca (H) participaba de una serie de empresas infructuosas para la AFIP pero solventes para los bancos. La primera de ellas es Agroeat SRL, entre 2001 y 2003 que fue dada de baja por la AFIP por “no registrar actividad”.

La otra es Dining Room SRL, un poco más nueva y que lo tiene como “Director titular”, según el organismo de control. La empresa de Triaca declaró en su último balance “facturación cero” y dice “no tener empleados”, pero se las ingenió para pedir un préstamo bancario. Ante la entidad declaró ingresos por 500 mil pesos.

Ahora, el hijo del sindicalista que estudió en el Newman y que fue aceptado en el Jockey Club gracias a los negociados que su padre estableció primero con la dictadura y a la sombra de la convertibilidad después con Carlos Menem y Domingo Cavallo, se apresta a dejar la función en la administración Cambiemos, con más penas que glorias para el partido. Se aleja sin haber logrado el cometido máximo que fue convertir en ley la Reforma Laboral, tampoco pudo con el Camionero Hugo Moyano, que le rompió el techo a las paritarias dos veces y lo obligó a retrotraerse en el fuero laboral por una multa millonaria, que según se suponía debía servir para aleccionar al sindicalismo rebelde.

REAL POLITIK

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

OPINION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ FANATICOS

LO + VISTO

Entrada destacada

LENGUAJE OFENSIVO, SEXO, VIOLENCIA Y LGTB: CAUSAS POR LAS CUALES SE PROHIBEN LIBROS EN EEUU

Rebelion. Relación de libros censurados recientemente en las bibliotecas de EE.UU.

RECONTRACHEQUEADO

MAS VISTAS ULTIMO MES