1 de noviembre de 2018

INTENDENTES DEL #PRO QUIEREN ELIMINAR LAS #PASO: HAY RESISTENCIAS EN TODAS LAS FUERZAS POLITICAS



El plan para voltear las PASO






Los intendentes de Cambiemos se embarcaron en una empresa que asumen difícil pero no imposible, y militan con fuerza: la posibilidad de derogar las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Públicamente, tanto a nivel nacional como provincial, las autoridades niegan posibles variantes en el cronograma electoral, pero nadie desconoce, en la Casa Rosada ni en la Gobernación, la existencia de un trabajo subterráneo que apunta a dejar sin efecto la primera cita frente a las urnas.

Los jefes comunales no se cortaron solos. Aseguran que el tema fue conversado con Mauricio Macri y María Eugenia Vidal; tienen el impulso del gurú Jaime Durán Barba (mucho decir en cuanto a la opinión del Presidente) y la venia del jefe de Gabinete, Marcos Peña; y afirman estar acompañados hasta por algunos pares kirchneristas. Aunque reconocen las dificultades para sacar las PASO a nivel nacional, igual darán la pelea. Mientras tanto, en la Provincia avanzan en paralelo con un proyecto de ley para desenganchar las primarias bonaerenses de las nacionales y, con ello, poder evitarlas.

El tema se rumió primero en la mesa chica de los alcaldes oficialistas, compuesta, entre otros, por Jorge Macri, Néstor Grindetti y Ramiro Tagliaferro. Luego se llevó al Foro de Intendentes de Cambiemos y, de inmediato, los propios protagonistas salieron a instalarlo mediáticamente. A la vez, un grupo de legisladores que responde a los jefes comunales avanzó en el borrador para sacar las PASO en la Provincia.

El primer argumento para justificar el cambio es que el país no está en condiciones de asumir un gasto, que ronda entre 6.000 y 6.500 millones de pesos, para hacer “una elección que no define nada”, cuando ese dinero se podría usar para otra cosa. Obviamente, detrás de esta postura pública se esconden verdaderas razones políticas, pese a que en este punto hay marcadas diferencias internas.

“Las PASO le sirven más al que no está en el gobierno que al que está”, reconoció un colaborador de uno de los más activos integrantes de la mesa de Cambiemos. Y agregó: “Es mejor ir directo a la general, para evitar que en las PASO se te junten todos los opositores (en un mismo frente). Si vas derecho a la general, el que tenía 15 puntos sostiene esos 15 puntos, pero si hay PASO corre el riesgo de perder buena parte de los votos, que pueden ir a quien quede más cerca de ganarle al gobierno”. El recuerdo de lo sucedido con Sergio Massa, en 2015, y Florencio Randazzo, en 2017, afloran de inmediato.





Para quienes las PASO son un estorbo, “en la situación actual del país hay más chances de que Macri gane en primera vuelta sacándole diez puntos a una oposición fragmentada que en un balotaje con toda la oposición junta. En una primera vuelta se podría sacar el 40,1 por ciento y diez puntos de diferencia al segundo, con una oposición atomizada; pero si vas a una primaria se empieza a ver el tema del voto útil, y el que salga segundo tiene para comer votos al que salga tercero. Cambiemos no tiene mucho más de dónde comer votos”.

Del otro lado de la mesa, el ala política de la administración nacional, personificada en el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se muestra en contra de la derogación de las internas abiertas. Analizan que sacarlas perjudica al Gobierno. El principal argumento es que con las PASO se podría ampliar la base de sustentación de Cambiemos, a partir de ofrecer varios candidatos, y arrancar arriba desde el primer turno electoral.

“Los intendentes sólo se miran el ombligo y piensan en su reelección, pero no entienden que a Macri esto no le sirve, y que tampoco le sirve a Vidal”, dijo a La Tecla un funcionario bonaerense. Casi la misma frase usó un hombre con despacho cerca del Presidente, que habitualmente no coincide con las posturas de Durán Barba y Peña.

“Buscan algo para negociar, que no se los deje afuera del armado y les aparezcan sorpresas, como otros candidatos en los distritos. Ponen esto sobre la mesa para después decir ‘está bien, seguimos con las PASO, pero yo quiero esto o aquello’; si no, no se entiende esta disidencia con el resto de Cambiemos”, sostuvo ante este medio un hombre del PRO que pugna por que el espacio abra más internas, en vez de evitarlas.

Por lo pronto, los alcaldes prometen seguir con la instalación del tema, aunque saben que llevar adelante la iniciativa es un rompecabezas complejo. Cambiemos carece del número necesario para imponerla en el Congreso nacional, y precisa aliados de otros espacios para derogar la ley provincial.

El año pasado, cuando la Casa Rosada quiso avanzar en la eliminación de las elecciones primarias quedó muy lejos de alcanzar un acuerdo en el Parlamento. Incluso en el propio interbloque oficialista hubo negativas contundentes, como la de la Unión Cívica Radical.

“Nos dijeron que los diputados de ellos no nos iban a votar la eliminación de las PASO; entonces, no podíamos ir al Congreso con una ley que ni siquiera tenía el consenso en Cambiemos”, rememoró un PRO involucrado en aquellas negociaciones. Es por eso que sorprende a algunos la postura de intendentes radicales de la Provincia, que piden el fin de las internas abiertas.

Del lado de los alcaldes aseveran que se trabajará en la búsqueda de aliados políticos. Uno de los espacios apuntados es el peronismo no kirchnerista. “Ellos no van a ganar las elecciones del año que viene; entonces, ¿les conviene que haya PASO y arriesgarse a perder puntos después en la general, que es cuando se definen los cargos? Por ahí no, por ahí les conviene que no haya PASO y quedarse con más bancas, porque no habrá otra instancia en la que el electorado pueda modificar el voto”, dijeron los mandatarios.

Los cruces dentro del espacio gobernante por “PASO sí” o “PASO no” tuvieron la semana pasada un curioso capítulo. Con inusitada anticipación se filtró el cronograma electoral de 2019, y aunque desde la Cámara Nacional Electoral salieron a decir que no se trataba de una información oficial y había fechas erróneas, el desliz generó sospechas. Quienes buscan derogar las primarias atribuyen la maniobra al ala política que quiere mantener el esquema actual y, de esa manera, ponerle freno a la jugada de los intendentes.

“Por más que haya un cronograma electoral, la ley se puede sacar igual. Las PASO están planteadas para agosto, pero se pueden eliminar antes, y después, cada provincia verá lo que hace”, retrucó uno de los protagonistas en el armado de la ingeniería para cambiar la ley. Con borradores ya escritos y una campaña mediática en marcha, el Foro de Intendentes de Cambiemos hace los deberes y espera rendir un examen final difícil, “pero no imposible”, desafían.




Víctor Aiola, Chacabuco: “Me parece que es un gasto innecesario e inoportuno. La gente tiene demasiados problemas como para que nos ocupemos de las elecciones. Las PASO son solo una encuesta que les sirve a los políticos pero que, en realidad, no definen nada. Gastar semejante cantidad de dinero no es justificable. Me parece totalmente innecesarias e inoportunas las PASO, y más en un momento del país en donde la gente la está pasando mal”.

Raúl Sala, Carlos Tejedor: “Las PASO, en las condiciones en que se encuentra nuestro país y con el costo económico que demandan, las considero innecesarias. Salvo que quieras definir internas, opi-no que no muestran con sus resultados una intención de voto en las generales. Si un partido decide ir a internas, lo debe resolver con sus afiliados y/o simpatizantes, y que el costo lo absorba el partido. No tiene sentido que un único candidato en lista unificada participe en las PASO".

Esteban Reino, Balcarce: “Me parece que en el contexto que estamos viviendo se debe reconsiderar. Ha habido pocas elecciones y hay que recalcular. Pueden ser un sistema que a la larga lo resuelvan los propios partidos, como era antes. Falta discusión de la oposición y el oficialismo, también. Las PASO son innecesarias y to-davía no han dado el resultado para el que se habían creado. Antes de una interna, los partidos resolvían sus posturas hacia dentro”.


Quiénes son los legisladores que comenzaron a mover el tema

Parlamentarios que responden a intendentes de Cambiemos comenzaron a avanzar en la eventual presentación de un proyecto para eliminar las PASO. Si hay luz verde, finalmente se hará; si no, quedará como una propuesta para tratarse, en todo caso, después de las elecciones. ¿De qué depende la luz verde? De la negociación nacional: no habrá avance bonaerense sin contar con los votos en el Congreso y con respaldo interno.

Detrás de la iniciativa están los legisladores alineados con intendentes tanto del interior como del Conurbano. Así, Verónica Barbieri y César Torres (Jorge Macri); Adrián Urreli (Néstor Grindetti); Laura Ricchini (Pablo Petrecca); Guillermo Sánchez Sterli (Martiniano Molina); Mauricio Vivani (Mariano Barroso); Néstor Resico (Ramiro Tagliaferro); Santiago Nardelli (Héctor Gay) y Rosío Antinori (alineada con dirigentes de la Sexta).

La propuesta tiene conocimiento entre las autoridades de la Casa Rosada y las oficinas de calle 6 en La Plata. También llegó a Marcos Peña y al ministro de Justicia, Germán Garavano, por su visión jurídica. En la Provincia, la conocen el jefe de Gabinete, Federico Salvai, y el ministro de Gobierno, Joaquín de la Torre. No salieron a apoyar, pero les dieron el ok para abrir el debate. Y eso, dicen los intendentes, es el primer paso.





“Los intendentes queremos transmitir que las PASO están mal”

“Me pondría contento que no haya más PASO. La gente no termina de entender por qué va a una elección en la que no se define nada. El 98 por ciento de las candidaturas de las generales está sentenciada antes de las primarias”, aseveró el jefe comunal de San Isidro, Gustavo Posse.

Y fundamentó sus dichos en la necesidad de que la política se reencuentre con la sociedad. “Lo que está mal, lo que es un gastadero de dinero sin sentido y que tendrían que resolver los partidos políticos y no el Estado, hay que suprimirlo. Los intendentes queremos transmitir que las PASO están mal”, afirmó el referente radical de la Primera.

“Gastar dinero de gusto en lo que es nada más y nada menos que humillar a un elector, pues se lo lleva de manera obligada a unos comicios que no sirven, ya que se tratan simplemente de una encuesta, no está bien, no tiene sentido”, añadió el mandamás sanisidrense.
Además, consultado por si una de las intenciones ocultas de la movida es perjudicar al kirchnerismo-peronismo, pues llegaría desordenado y dividido a las generales, Posse manifestó que “no hicimos un análisis electoral, no tiene nada que ver con perjudicar o no perjudicar al peronismo”, y, en contraposición, sostuvo que “a nosotros, por ejemplo, las primarias nos servirían para ampliar el electorado en los municipios en los que gobierna la oposición”.


“Queremos eliminar las PASO en todas las categorías”

“El esfuerzo inmenso que están haciendo todos los ciudadanos en este difícil mo-mento de la Argentina no soporta el mal gasto que supone una PASO, que cuesta entre 6.000 y 6.500 millones de pesos”, afirmó el jefe comunal de Vicente López, Jorge Macri, principal impulsor de la pronta eliminación de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

“En las últimas primarias, el 98 por ciento de los cargos ya estaban decididos, o sea que era un único candidato por cargo, por lo cual se obligó a la gente a ir a votar una elección en la que no quería participar; eran internas partidarias”, agregó el primo del presidente Mauricio Macri, aunque todo parece indicar que no tiene la venia de la Rosada.

Para sumar fundamentos a la iniciativa dijo que “nadie termina de entender muy bien para qué están las PASO, y en un año con tanta restricción de recursos, nos parece que hay muchos mejores usos para esos 6.000 o 6.500 millones de pesos que distraerlos en una interna obligatoria de los partidos políticos”.

En tanto que consultado por cómo sería el mecanismo a llevar adelante, Macri afirmó que “propondríamos la eliminación de la PASO a nivel nacional y, después, que cada Provincia decida en función de su autonomía provincial.

En Buenos Aires propondría no sólo que se elimine la PASO para Presidente y a diputados nacionales, sino también la PASO a Gobernador, legisladores provinciales e intendentes”.
Además, en lo concerniente a la necesidad de contar con el apoyo de otras fuerzas, pues la iniciativa depende del consenso legislativo, el vicentino alegó que “muchos intendentes del peronismo, también sienten que la PASO no representa nada, no sirve, no vale la pena. Creo que hay más coincidencia de lo que se imagina”; y recalcó que “las primarias son un lujo que la Argentina no puede darse, es un gasto que no se puede pagar”.





A quiénes piensan recurrir: la búsqueda de votos en Nación

Si la idea es buscar los votos en Nación, los referentes de Cambiemos ya saben a quiénes recurrir en una primera instancia: los gobernadores de San Juan y Córdoba. El sanjuanino Sergio Uñac blanqueó en la provincia cuyana la intención de eliminar las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

El mandatario pidió “un gran acuerdo político” para avanzar en esa modificación
y quitar complicaciones al cronograma electoral. “Lo vamos a conversar. Si es bueno para todos, podemos llegar a hacerlo. Creo que mientras haya menos complicación electoral y más simplificación, les sirve a todos los sanjuaninos”, lanzó.

En ese sentido desafió al PRO de la provincia, que había rechazado en su momento la idea de eliminar las PASO, y puso en alza el debate que encararon sectores de ese espacio. Por su parte, Córdoba no tiene PASO en la actualidad. En Cambiemos consideran que Juan Schiaretti es un gobernador de diálogo y con el que pueden llegar a un entendimiento en caso de que el debate avance, sobre todo si se encara por el lado del ahorro económico.


La presión de la Unión Cívica Radical, un escollo que aparece en el horizonte

En los últimos encuentros de la Unión Cívica Radical quedó flotando en el aire una posibilidad latente: jugarle una interna al propio Mauricio Macri en las PASO de 2019. El tono crítico que le imprimió el mendocino Alfredo Cornejo a su mando en el comité nacional, sumado a su ambición política, agregan condimento de cara a la situación interna.

El Gobierno ya había puesto en agenda la eliminación de las PASO y, en ese momento, no había logrado siquiera el consenso interno. ¿Por qué lo lograría ahora?, es el razonamiento que realizan algunos. La viabilidad del proyecto depende de que “lilitos” y radicales, los aliados, le den el visto bueno.

Sin embargo, si los radicales especulan con la posibilidad de jugarle una interna a Macri, no van a avalar esa movida. Al fin de cuentas, en el PRO entienden que se trata de una herramienta de presión que los boinas blancas pueden ejecutar hasta el último momento para aumentar su poder, de paso, en el cierre de listas.

De todas maneras, esa situación puede exponer otra distancia entre los dirigentes nacionales y los líderes territoriales. Fueron varios los intendentes de la UCR que se expresaron a favor de su eliminación. Como es su característica, habrá un debate interno.


Cuándo comenzó a pergeñarse la historia

Gran parte del arco político coincide en que las PASO se parieron en la madrugada del 29 de junio de 2009. Fue el momento en que Néstor Kirchner anunció la derrota legislativa en la provincia de Buenos Aires, tras quedar dos puntos por debajo de Francisco de Narváez. “Hemos perdido por muy poquito”, dijo.

Con la intención de ordenar la situación partidaria y evitar perder votos a manos de otras fuerzas, el kirchnerismo impul-só las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Había una razón: en esa elección, Nuevo Encuentro, el espacio de Martín Sabbatella, obtuvo 5 puntos, que le hubieran dado el triunfo en un escenario de unidad.

La ley se aprobó en Diputados por 136 votos contra 36 negativos. En el Senado fue 42 contra 24. La historia hizo que CFK creara, en 2017, Unidad Ciudadana, para evitar ir en una misma primaria con Florencio Randazzo, su exministro del Interior.


“Tenemos que decirlo claramente: realmente, las PASO no agregan nada”

El mandamás de Lanús, Néstor Grindetti, rechaza las PASO por convicción. “Es una postura personal, que viene absolutamente desde el principio”, aclaró ante la consulta de La Tecla. Y si bien se despegó de las negociaciones, manifestó que se debe plantear la discusión.

“Estoy dispuesto a dar mi opinión y a conversar con otros intendentes, como lo hemos estado conversando. Tenemos que decirlo claramente: realmente, las PASO no agregan nada”, remarcó.

El jefe comunal subrayó que una interna partidaria “tiene que ser resuelta por los afiliados de ese partido” y “no de forma obligatoria para todo el mundo”. En ese sentido precisó que los vecinos “no están interesados en las PASO”.

Al mismo tiempo, no soslayó el factor económico. “Van a costar mucha plata, mucho tiempo de la gente, mucho tiempo de campaña, en un momento donde todos tenemos que estar abocados a laburar más en la gestión”.

Grindetti no descartó que pueda haber especulaciones políticas legítimas en torno a la cuestión, pero resaltó que “no tiene sentido” hacer semejante movimiento, como implica una PASO. “Los problemas internos de los partidos son internos, y los deben resolver sus afiliados”, sostuvo el alcalde del PRO.

LA TECLA

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

OPINION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ FANATICOS

LO + VISTO

Entrada destacada

DEFENSA CIVIL REALIZO CAPACITACION SOBRE PREVENCION DE INCENDIOS FORESTALES

Defensa Civil brindó capacitación sobre prevención de incendios forestales

RECONTRACHEQUEADO

MAS VISTAS ULTIMO MES