_____________________________

  _____________________________

  

INFO DESTACADA

#NECOCHEATANGO JUNIO 2018: SE VIENE UN MES A PURO 2 X 4

Necochea Tango Junio 2018  La Ruta tanguera más extensa del país tendrá a artistas de la talla de Mora Godoy, Hernán Piquín, Silvio Sol...

 _____________________________________

 _______________________

 _______________________

 

 

 

27 de abril de 2018

EL LADO OSCURO DE CHANGE.ORG: USO DE BASE DE DATOS Y AHORA, FUNCIONARIOS DE MACRI




La directora de Change org fue nombrada en el gobierno “con excepción”

www.eldisenso.comVer originalabril 25º, 2018

Aisha Lebron, Directora de Change.org Argentina, fue nombrada hoy con excepción en el Ministerio de Desarrollo Social. ¿Sabías que datos personales y accesos a tus redes entregás cada vez que firmás una petición en la web?

De acuerdo a la Decisión Administrativa 738/2018 firmada por Carolina Stanley y Marcos Peña, la Directora de Change.org Argentina es la nueva “Coordinadora de Acompañamiento a los Actores de la Economía Social de la DIRECCIÓN DE SEGUIMIENTO Y ABORDAJE TERRITORIAL de la DIRECCION NACIONAL DE ABORDAJE Y GESTIÓN SOCIO ADMINISTRATIVA DE PROGRAMAS DE LA ECONOMÍA SOCIAL Y POPULAR de la SECRETARIA DE ECONOMÍA SOCIAL“.

Como es costumbre de Cambiemos, el nombramiento se realizó con carácter de excepción por no cumplir con los requerimientos mínimos para el cargo.




Lebron fue prensa del actual diputado por Unidad Ciudadana Gustavo Vera, cuando junto con el Ministro Ritondo y la hormiguita Ocaña juntaban firmas para nombrar al Fiscal Campagnoli como “Ciudadano Ilustre” de CABA.

Desde Change.org han surgido propuestas muy convenientes al “Cambio”, como fue el caso de la juntada de firmas a favor del voto electrónico, que luego fueron entregadas a diputados del PRO en el Congreso, con la correspondiente cobertura del Diario Clarín.

Cada vez que una persona firma una petición en Change.org, a simple vista entrega su nombre completo y su DNI, pero la captura de datos va mas allá y son muy pocos los que leen la letra chica del contrato.

De acuerdo a los legales de la pagina Change.org “Cuando firma o crea una petición a través de nuestra plataforma, se crea una cuenta para usted” y luego aclaran que “A través de estas actividades y del uso general que haga de nuestra plataforma, podemos recopilar y/o recibir la siguiente información sobre usted“:

Pero no termina ahí, todavía hay más, porque al autorizar la aplicación de Facebook, por ejemplo, le estás dando acceso hasta a tu servicio de chat, algo que Change.org lo menciona al pasar cuando indica que “Ten en cuenta que la opción para compartir a través de Facebook requerirá acceso a la función Chat, ya que lo compartido a través de Facebook es enviado como mensaje/chat“. ¿Y qué otra información recopilan sobre vos?




¿Pensaste que eso era todo? No, aún toma más y más datos…
Para desactivar o restringir los permisos de la aplicación de Change.org desde tu cuenta de Facebook podés seguir estos pasos:

1. Iniciá sesión en Facebook

2. Hacé click en el menú de tu cuenta en la esquina superior derecha

3. Seleccioná “Configuración”

4. Hacé click en “Aplicaciones” y buscá la aplicación.

A partir de hoy, la Directora de Change.org en Argentina y quien se encargó de hacer crecer una de las plataformas que más datos personales recopilan en el país, va a trabajar para el gobierno, es decir que ahora el sueldo de Lebron saldrá de la plata de nuestros impuestos. Al igual que Change.org, Cambiemos nos muestra “Victorias todos los días“.




El lado “oscuro” de Change.org

Change.org es una excelente y muy moderna herramienta de lucha social en donde se pueden crear peticiones sobre diferentes tópicos para que sean firmadas vía internet, dándole visibilidad a problemáticas individuales o colectivas que de otra manera no se conocerían.  Pero al ser una herramienta hija pródiga de los tiempos del Big Data, Change.org tiene un costado lucrativo que hay que trasparentar para cimentar nuestra confianza en ella, especialmente porque se trata de nuestra privacidad.

El Big Data está cambiando la forma ingenua en la que muchas personas veían a internet y a las compañías que mueven sus hilos. Esto venía sucediendo progresivamente y el caso de Snowden y la NSA focalizó la mirada crítica sobre cualquier sitio web que provea servicios a cambio de algunos datos del usuario. La lista es interminable, pues la privacidad se ha vuelto la cara moneda invisible con la que pagamos nuestra comodidad. Facebook, Microsoft, Yahoo!, motores de búsqueda y hasta sitios web de donaciones, caridad, responsabilidad civil persiguen nuestros datos con fines comerciales. Recientemente se ha puesto en conocimiento el negocio detrás de Change.org, una organización CON fines de lucro que en general no es conocida como tal.

Change.org es una de las plataformas que sirven para que las voces se unan y se hagan escuchar en pos de difundir una causa o un pedido especial a través de peticiones firmadas vía internet. Para hacerlo, los usuarios tienen que firmar debajo de la consigna de la petición y rellenar un formulario con sus datos personales para crear una cuenta. Como herramienta social ha tenido una relevancia comedida, pero igualmente ha servido para que pequeñas situaciones injustas se den a conocer y puedan sonrojar un poco más a los responsables. Ideal para aquellos que creen que el mundo se cambia sentado desde el ordenador poniéndole Me Gusta a fotos de perritos maltratados y niños con cáncer, Change.org ha servido como centro de expiación de culpas y alimentación de la reputación personal del usuario al darse a conocer como firmante de peticiones de todo tipo en las redes sociales. Pero mientras que muchos creíamos que era una organización sin fines de lucro, el uso que le da a los datos que aportan los firmantes de las peticiones pone en duda sus verdaderas intenciones.

45 millones de usuarios y más de 660.000 peticiones creadas hasta el momento (25.000 por mes en un año y medio de vida de la plataforma) han mutado un poco las intenciones no lucrativas de Change.org, ya que según un estudio de Klint Finley, el sitio en cuestión funciona como una máquina de recaudación de información que provee información sobre conductas basadas en datos e interacción con determinado tipo de contenido a diversas organizaciones no lucrativas que buscan reclutar donadores individuales, maximizando la rentabilidad de sus anuncios.

El funcionamiento de la recopilación de tus datos es muy  simple, ya que después de firmar una petición, el sitio muestra una serie de campañas patrocinadas, ordenadas por qué tan probable es que firme cada una de ellas. Cada una de estas campañas patrocinadas incluye una casilla de verificación que dice: “Me gustaría que me mantengan actualizado sobre esta campaña”. Si firmas la petición con la casilla marcada, tu dirección de correo electrónico se envía a la organización patrocinadora y a Change.org se le paga una suma por esa recomendación directa. El truco es que esta casilla está marcada por defecto, así que generalmente el usuario termina entrando en el proceso de recomendación.


Creador de Change.org

La mecánica está en la capacidad de analizar la predisposición que tiene un firmante de un determinado tipo de petición a firmar otra, y cuando hablamos de “firmar” también se puede decir “donar”. Por ejemplo, para Change.org, si un usuario ha firmado una petición sobre los derechos de los animales, la probabilidad de que accedas a firmar una petición para justicia criminal es 2.29 veces mayor. Esta información, junto a tu perfil es ofrecida a patrocinadores de Change.org a los que conductualmente estarías más dispuesto a donar dinero. En otras palabras, la empresa está dejando que las empresas sin fines de lucro hagan foco sobre potenciales donantes de la misma forma en que Google permite a sus clientes llegar a sus prospectos a través de publicidad contextual. La diferencia es que Google no se presenta como una organización sin fines de lucro, sino como una entidad comercial.

Aunque la investigación de Wired indica que Change.org provee su información a organizaciones sin fines de lucro, esto no quiere decir que las partes no tengan un rol en la economía y en los negocios que puedan generar alrededor de una “industria” que mueve más de 300 mil millones de dólares al año. Change.org no ha revelado exactamente cuánto dinero hace con estos servicios, pero Rattray confirma que algunos patrocinadores pagan a la compañía cientos de miles de dólares en un esfuerzo por llegar a los firmantes y los donantes.


Hay recomendaciones de peticiones

Ante la investigación, los responsables de Change.org insisten en que si bien no es una ONG, la organización no es una de las que tienen al lucro como objetivo y que su génesis está en el honesto fin que han demostrado tener. Quien escribe reconoce que la principal motivación puede ser la herramienta social de difusión de pequeñas causas que implica dar visibilidad a temas que a veces no salen en los medios masivos y eso es plausible y se agradece sobremanera, pues por cómodo, funcional a ciertas políticas o por a gran escala inefectivo que sea el método, la acción social y la preocupación por el Otro siempre es positiva. Ahora, en pos de hacer las cosas bien, dar transparencia sobre qué se hace con nuestros datos es algo digno de una petición y de una reflexión al respecto sobre en qué momentos dejamos de ser clientes para pasar a ser productos.


FUENTE: EL DISENSO / WIRED / NEOTEO

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

Google+ FANATICOS

LO + VISTO