8 de enero de 2018

LA BATALLA DEL GLIFOSATO: MONSANTO QUIERE OCULTAR SUS FRACASOS




Hacia una nueva era: Tribunal Monsanto

En esta gacetilla compartimos: el fracaso del algodón Bt en India y del Dicamba en los EE.UU., la batalla europea por el glifosato, algunas noticias de los testigos del Tribunal, la creación de la ONG “Justicia Pesticidas” y el documentario “making of sobre el Tribunal Monsanto”.


2017 ha sido el año de una gran y creciente oposición a Monsanto y a las empresas venenosas que intentan controlar nuestro sistema alimentario. La opinión legal planteada por el Tribunal de Monsanto fue un punto culminante. Por primera vez, las víctimas de Monsanto de todo el mundo se reunieron y convencieron a un panel de jueces internacionales de que la empresa está violando los derechos humanos básicos. No conseguimos detener la reautorización del glifosato en la Unión Europea, pero en lugar de conseguir luz verde por un período de 15 años, Monsanto obtuvo un permiso de 5 años. Francia e Italia están debatiendo la posibilidad de eliminar el herbicida durante tres años. Un impresionante millón y medio de personas firmaron la iniciativa ciudadana y las discusiones sobre el comportamiento de Monsanto salieron en las noticias de muchos países. Un caso judicial de víctimas de glifosato en los Estados Unidos condujo a la liberación de los “papeles de Monsanto” que demuestran que Monsanto está manipulando la ciencia, la prensa y la política. Más documentos y pruebas de la mala conducta de Monsanto se difundirán en la primavera 2018.

Mientras tanto, los “cajeros automáticos” de Monsanto están paralizados. La introducción de sus nuevos cultivos transgénicos resistentes Dicamba se convirtió en un desastre ya que 3.6 millones de acres de cultivos (1,5 millones de hectáreas) son dañados por la difusión de plaguicidas. Más de 1.000 agricultores en los EEUU ya están demandando a la empresa por los daños. La nueva generación de cultivos Bt luchando supuestamente contra los insectos ha fracasado en India. La resistencia a las malezas y los insectos es la respuesta de la naturaleza a estos cultivos.

Monsanto está tratando de ocultar estos fracasos interviniendo en otros campos de destrucción. Tratan de controlar mejor los datos agrícolas en pos de tener aún más control sobre el sistema alimentario. Probablemente se fusionará con Bayer para aumentar el control y tratar de ocultar la imagen ambigua de la empresa. Sin embargo, Bayer está comprando un caballo de Troya. El valor de las acciones de Monsanto está sobrevalorado masivamente, ya que ambas técnicas de las que depende el modelo de ingresos de Ogm están fracasando. Cada vez más gente, agricultores y consumidores, ven que tenemos que cambiar el sistema alimentario para detener el ecocidio. Un estudio alemán muestra que las poblaciones de insectos en las reservas naturales han disminuido un 75% en los últimos 27 años. Esto provocó ondas de choque a través de todo el planeta. Los seres humanos no pueden sobrevivir si matan toda la vida a su alrededor, y tienen que trabajar con la naturaleza en lugar de luchar contra ella. La era de la agricultura química altamente tóxica, dependiente de los combustibles fósiles y agotadora del suelo y de los recursos, debe llegar a su fin, y dejar espacio para que la agroecología prospere. Cuanto antes cambie el paradigma de la agricultura, mejor.



La batalla del glifosato en Europa

El permiso europeo para el herbicida glifosato más vendido del mundo expiraba en diciembre de 2017. La Comisión de la Unión Europea propuso su renovación para otros 15 años. Esto causó una tormenta de protestas. La propuesta se basó en informes de la autoridad alimentaria EFSA y del BfR alemán que demostraron ser muy tendenciosos. Parte del texto fue inclusive una copia pegada de un grupo de presión de Monsanto, la Task force sobre el glifosato. El proceso muestra que los grupos de presión de la industria han tenido mucho éxito en la creación de un entorno favorable a la industria. Los criterios para la evaluación de los estudios científicos adoptados excluyen todos los estudios independientes. Esto hizo que la EFSA descartara 106 estudios por considerarlos “no conformes a las normas”. En cambio, basaron su consejo en estudios secretos de la industria que no pueden ser verificados independientemente. Se puede comprobar que para Monsanto el glifosato es seguro y que todos los estudios que dicen lo contrario “no son científicos”. Al igual que los reglamentos de seguridad alimentaria de la Unión europea (y posiblemente en los EEUU Puede ser incluso peor).

Mucha gente estaba furiosa. Más de 1.3 millones de europeos firmaron una iniciativa ciudadana pidiendo la prohibición del glifosato. Dado que este proceso ha puesto de manifiesto el papel sesgado de las instituciones de la Unión europea, su credibilidad se ve seriamente socavada. Ha demostrado que el sistema de aprobación de plaguicidas tiene que cambiar, pero por el momento es desafortunadamente demasiado tarde para el glifosato.

El Parlamento de la Unión europea pidió una retirada progresiva de tres años para ayudar a los agricultores a cambiar su sistema de producción. No obstante, la decisión es el mandato del Consejo de Estados miembros y de la Comisión Europea. Una votación de los Estados miembros no obtuvo mayoría cualificada: los principales países como Francia e Italia se opusieron a una renovación de 10 años. En la última ronda de votaciones para una renovación de 5 años, no se esperaba mayoría cualificada por parte de los Estados miembros. En tal caso, la Comisión habría tenido la última palabra y habría dado luz verde a una prórroga de cinco años. Pero esto no era necesario ya que un cambio sorpresivo de Alemania creó una mayoría. En contra de la voluntad de su colega el Ministro de Ambiente, el Ministro de Agricultura Christian Schmidt ordenó votar positivamente. Aparentemente, el brazo largo de Bayer-Monsanto llega hasta el gobierno alemán. “Se trata de un escándalo, de una bofetada al ambiente y a los consumidores” declaró un parlamentario.

Aunque el voto alemán está discutido, la mayoría de la gente dice que no se puede deshacer. Ahora bien, el especialista legal Olivier de Schutter cree que hay una forma. En una conferencia de prensa el 12 de diciembre, cuatro parlamentarios de la Unión europea anunciaron que pondrán en marcha un procedimiento legal para anular la votación. Cualquiera que sea el resultado, el glifosato será ahora superado en varios países durante los próximos 3 a 5 años. Demasiado tarde, pero mucho mejor que “negocios tóxicos as asual”.

El desastre de Dicamba: ¿el niño muerto de Monsanto?

El éxito comercial de Monsanto se basa en la combinación de semillas y herbicidas. Millones de hectáreas en el mundo están cubiertas con los cultivos de Monsanto Roundup: soja, maíz, D, canola, algodón, etc. Tanto las semillas como el herbicida glifosato están vendidos por Monsanto y generan enormes ganancias. Sin embargo, las malas hierbas han aumentado su resistencia al Roundup y el éxito comercial se está desvaneciendo. Se suponía que una nueva generación de herbicidas contrarrestaría este problema, pero no se encontró ningún herbicida nuevo y en su lugar tuvieron que volver a un herbicida más antiguo y posiblemente más tóxico: el Dicamba. Fue introducido en 1963 y Monsanto firmó un acuerdo para la producción con BASF. Se han invertido miles de millones de dólares en probar y comercializar los nuevos cultivos resistentes al Dicamba. Al margen de su toxicidad para las plantas, los seres humanos y el suelo, hay otro problema: su difusión. El veneno es llevado por el viento y causa la muerte o daños graves a los árboles y otros cultivos que no son modificados genéticamente para resistir el Dicamba. Muchos agricultores han perdido parte de sus cosechas. Como resultado, se han entablado demandas individuales y demandas colectivas contra BASF y Monsanto en más de dos docenas de Estados Unidos. En 2017, la deriva de Dicamba dañó más de 3.6 millones de hectáreas de cultivos en 25 estados. Esto podría convertirse en un asunto muy costoso para Monsanto. Y lo que es peor para ellos, podría ser un gran revés para la agricultura química.



Fallo técnico del Bt

No sólo las malas hierbas están venciendo a Monsanto y la guerra biotecnológica. Una pequeña y delgada polilla grisácea está causando estragos en los campos algodoneros de India: su larva, una oruga – llamada gusano rosado por su franja rosa – se come la planta. Para erradicar esta plaga del algodón, se introdujo el gen de una bacteria en el algodón para que la planta Bt produjera una toxina que matara al insecto. Cuando las semillas de algodón transgénico se introdujeron en el mercado indio hace 15 años, las compañías de semillas dijeron que los agricultores no tendrían que fumigar ningún insecticida y que obtendrían grandes rendimientos. Hoy en día, debido a las mismas semillas transgénicas, el uso de insecticidas y fertilizantes se ha quintuplicado y los ingresos de los agricultores se han multiplicado por cinco. La resistencia al veneno no podía ocurrir según los creadores de las plantas transgénicas. La naturaleza pensó lo contrario. Un enorme brote de gusano Bt resistente ha dañado gravemente los cultivos de muchos agricultores. Los agricultores desesperados aplican pesticidas altamente tóxicos para combatir la plaga, a veces con efectos letales.

El Doctor K.R. Kranthi, ex director del Instituto Central de Investigación Algodonera (CICR), informó que el gusano rosado ha desarrollado resistencia al algodón Bt (variedad Bollgard-II) no sólo en Maharashtra, sino también en otros estados productores de algodón. Bollgard-II se introdujo en 2010. Sólo hay dos beneficios del algodón Bt. Uno, controla el gusano de la cápsula del algodón, por lo que el rendimiento está protegido. En segundo lugar, reduce el uso de insecticidas para el control de gusanos. “Actualmente, los cultivadores de algodón no obtienen ningún beneficio” dijo el Dr. Kranthi.

El veterano líder campesino Pasha Patel afirma: “Para los cultivadores de algodón de Maharashtra, es como una noche sin amanecer”. Otra tecnología transgénica está fallando. Siga los últimos desarrollos en el sitio web de GMWatch y Twitter.

ONG Justicia Pesticidas

Uno de los resultados del Tribunal de Monsanto fue la creación de la Ong Justicia Pesticidas en julio 2017. Su objetivo es hacer que los datos legales sobre loas casos de plaguicidas de todo el mundo estén disponibles para todos, independientemente del estatus o de la nacionalidad de las personas: vecinos, agricultores, autoridades y comunidades locales, científicos… Las víctimas de plaguicidas son, por supuesto, las primeras de esa lista. La organización está presidida por Corinne Lepage. Cuenta con miembros del comité de la organización del Tribunal Monsanto y personas de todos los continentes que se han enfrentado a las consecuencias de los pesticidas sobre la salud, los recursos naturales o sus actividades.

El objetivo de Justicia Pesticidas es crear una amplia red de colaboración para reunir datos de acciones legales relacionadas con los pesticidas provenientes de todas partes del mundo. De esta manera, la información jurídica y científica fomentará futuras demandas. Eventualmente, Justicia Pesticidas aspira a prohibir los plaguicidas que amenazan la salud humana y el ambiente.

Noticias de los testigos del Tribunal Monsanto
La familia Grataloup

Sabine Grataloup fue la primera persona que testificó durante las audiencias del Tribunal de Monsanto en octubre 2016. Ella describió los defectos de nacimiento que sufre su hijo Theo después de haber estado expuesto a un herbicida a base de glifosato durante el comienzo de su embarazo. El encuentro con otros testigos en situaciones similares motivó a los padres de Theo a dar un paso más. Junto con William Bourdon (abogado del Tribunal de Monsanto que promueve la libertad indispensable para la investigación científica), Sabine y Thomas Grataloup han anunciado su intención de iniciar una acción legal contra varios fabricantes de herbicidas a base de glifosato, incluyendo a Monsanto. Quieren que el sistema judicial reconozca un vínculo causal entre esos productos y las cuestiones de Theo. Ahora están investigando las diferentes opciones legales para hacerlo, y se están preparando para una difícil pero necesaria batalla legal.

Paul François

Este campesino francés se vio envuelto en una larga lucha legal contra Monsanto después de haber sido envenenado en 2014 con Lasso (un herbicida ahora prohibido). Ante los jueces del Tribunal de Monsanto, describió el acoso que sufrió por parte de la empresa. Paul François publicó recientemente el libro “Un campesino contra Monsanto” para contar su historia en detalle. Desafortunadamente, ahora tiene que volver a la corte para intentar obtener una compensación financiera de Monsanto. Paul François ha puesto en marcha una campaña de financiación colectiva que necesita poder continuar esta agotadora batalla.

Llamado a apoyo: Monsanto Tribunal making-of

La directora de cine y escritora Marie-Monique Robin fue la madrina del Tribunal de Monsanto. En su último documental y su libro homónimo Roundup on Trial, sigue a varias víctimas y expertos en glifosato entre los que vinieron a testificar ante los jueces del Tribunal de Monsanto, y proporciona un entendimiento de los mecanismos de uno de los mayores escándalos ambientales y de salud en la historia moderna. La película se emitió en el canal de televisión franco-alemán Arte, en RTBF (Bélgica), RTS y RSI (Suiza), NRK (Noruega), RTP1 (Portugal) y próximamente en Canadá y Polonia. Está disponible en francés y alemán en la página web de Arte.

Además, Marie-Monique realizó un segundo documental, “The International Monsanto Tribunal” que narra la historia de este extraordinario proyecto desde la primera rueda de prensa en París en diciembre de 2015, durante la COP21, hasta la entrega de la opinión consultiva de los jueces en abril de 2017: acciones para movilizar a la sociedad civil internacional, debates sobre cuestiones jurídicas (estatus, objetivos y funcionamiento del Tribunal, crimen de ecocidio…), cuestiones financieras, investigación de víctimas y expertos, reuniones con los cinco jueces internacionales, audiencias, etc. Este making of del documental es de libre acceso en Internet. Su objetivo es ser una herramienta de información y sensibilización para un amplio público, pero especialmente dirigida a abogados, defensores de los derechos humanos y ambientales, así como a escuelas y universidades.

Para terminar esta película en cinco idiomas (inglés, francés, español, francés, alemán y portugués), la Fundación del Tribunal de Monsanto necesitaría 20.000 euros. Por favor haga una donación ahora si puede. ¡Muchas gracias!

Fuente: ecoportal.net
REBELION

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

OPINION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ FANATICOS

LO + VISTO

Entrada destacada

JUSTICIA: LA HISTORIA DEL CACIQUE TEHUELCHE EXPUESTO EN EL MUSEO DE CIENCIAS NATURALES DE LA PLATA

Este sábado el Museo de La Plata restituirá los restos de Sam Slick, asesinado por orden del Perito Moreno

RECONTRACHEQUEADO

MAS VISTAS ULTIMO MES