_______________________

_______________________

  

  _____________________________

  _____________________________

INFO DESTACADA

EXCLUSIVO: LAS IMAGENES DEL GARITO CLANDESTINO EN EL CLUB RIVADAVIA

Un garito en el centro de la ciudad

 _______________________

 _______________________

 

 

 

7 de enero de 2018

EL PERONISMO AVANZA HACIA UNA GRAN INTERNA NACIONAL




El peronismo avanza hacia una gran interna nacional

La máquina del peronismo en búsqueda de la unidad se puso en marcha. No será fácil, habrá que tragarse algunos sapos para lograr esa unidad.
 

Es la historia de un movimiento nacional y popular que dio los mejores gobiernos al pueblo argentino. Está la derecha y la izquierda, los conservadores y los progresistas.  El mismo Perón contaba en sus entrevistas que el peronismo se forjó con “conservadores como Remorino, secretario de Julito Roca hasta Bramuglia que venia del socialismo y Burlengui del comunismo”.

Por estas horas hay reuniones de todo tipo: Máximo con Insaurralde o con Emilio Pérsico del Evita; Menéndez con Massa, Randazzo o Diego Bossio y Agustín Rossi con Felipe Solá. Desde afuera del peronismo no se comprende y hasta asusta: qué hacer con personajes como Urtubey o Schiaretti o entre Cristina y Pichetto.

Cristina, la dirigente peronista con más raigambre popular lo dijo hace unas semanas en Avellaneda: “Voy a ser todo lo que esté en mi alcance para contribuir y lograr que el 10 de diciembre de 2019 otro argentino este en la Casa Rosada” y le pidió a la militancia que sean “lo suficientemente amplios y generosos para lograr esto”.

En las últimas horas, Gustavo Menéndez afirmó que es necesario una “reunión entre Cristina y Massa”. Es difícil, para no decir casi imposible, aunque como decía Aristóteles “la política es el arte de lo posible”.  Primero el tigrense deberá romper con Stolbizer, una dirigente profundamente antiperonista, una empleada del grupo Clarín.

Es difícil que hoy haya reuniones entre Urtubey o Schiaretti con dirigentes kirchneristas, cuando desde lo verbal sólo se escuchan agresiones, mucho menos entre Andrés “Cuervo” Larroque y Diego Bossio. Pero se puede empezar con aquellos que están más cerca. El artista plástico Daniel Santoro daba algunos ejemplos en una carta abierta: “ ¿por qué no podrían encontrarse, hablar y  ponerse de acuerdo Axel Kicillof y Roberto Lavagna (ambos ministros del kirchnerismo)?, o pactar una larga conversación entre Graciela Camaño y Máximo Kirchner (si dicen más o menos las mismas cosas), ¿qué tan grandes serían las diferencias entre Gabriela Cerruti y Daniel Arroyo? ¿Cuál es la traba que impediría un acuerdo entre Randazzo y Felipe Solá?”

Este será el año de los encuentros, de limar rispideces, de tragarse sapos con algunas declaraciones, pero sería bueno para el peronismo lograr una gran interna nacional y aceptar el viejo apotegma del general: el que gana gobierna y el que pierde colabora.  Habrá que buscar algunos dirigentes neutrales como los gobernadores Gildo Insfrán o Alberto Rodríguez Saá, o el actual presidente del PJ nacional José Luis Gioja, que organicen las reglas de juego clara para una gran interna, donde deberán salir los candidatos para enfrentar a Cambiemos en 2019.

Con las reglas de juego claras habrá que ir a un gran debate de ideas sobre que peronismo queremos para el 2019 y luego sí repetir aquella interna de 1988 que fortaleció la militancia y al peronismo para llegar unido y ganarle a Angeloz. Lo que sucedió después con el menemismo es otra historia.

La unidad del peronismo es fundamental. Miremos la discusión de la reforma jubilatoria donde la oposición logró 117 votos, un número muy superior a los 64 legisladores del kirchnerismo.

Todos tienen derecho a jugar. En primer lugar, Cristina si tiene ganas, lo que no puede haber son proscripciones, excepto que alguno quiera ser la pata peronista de Macri o fundar un partido progresista por afuera del peronismo.

Por ahora, lo importante es cuidar la lengua. Como decía Perón en su entrevista con Solanas-Getino: “Dice Mao Tse Tung: el que lucha contra un compañero es que se ha pasado al bando contrario. Eso lo hemos observado todos, no hay peronista que no haya observado este tipo de disidencia, siempre sospechoso, pero más que nada negativo para el trabajo de conjunto que debemos realizar”.

Por Alfredo Silletta
INFO 135

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ FANATICOS

LO + VISTO