__________________________________

 

 

INFO DESTACADA

TROPAS EXTRANJERAS Y PACTO CON LA UNION EUROPEA: EL PAIS RUMBO AL ABISMO

Tropas extranjeras y pacto con la Unión Europea: el país rumbo al abismo Casi en secreto, avanzan velozmente los planes del gobierno ...

 

 

 _____________________________________

 

 

 

9 de noviembre de 2017

EN LA REVOLUCION RUSA "SE TERMINO EN CUESTION DE DIAS CON UNA MONARQUIA DE SIGLOS"




En la Revolución Rusa "se terminó en cuestión de días con una monarquía de siglos"

Casi todas las revoluciones empiezan con la idea de construir un mundo mejor. ¿A dónde llevan estas buenas intenciones? Se lo preguntamos a Martín Baña, doctor en historia por la Universidad de Buenos Aires y coautor del libro ‘Todo lo que necesitás saber sobre la Revolución Rusa’. En nuestra cocina política tomaremos un trago de vodka por el centenario de la Revolución de 1917 y hablaremos no solo de los hechos que cambiaron la historia mundial, sino también de la comida de aquella época.


En todas las épocas la gente necesita comer, hasta en los tiempos revueltos de la revolución que cambió el curso de la historia: la de Octubre. Martín Baña —doctor en historia por la Universidad de Buenos Aires y coautor del libro 'Todo lo que necesitás saber sobre la Revolución Rusa'— es experto en cocina revolucionaria.


Martín Baña explica que en 1917 se llegó a una situación en que "los soldados no responden ya a las órdenes del zar, se sublevan y conflictan", con lo que al monarca "no le queda más opción que abdicar". "En cuestión de días se terminó con una monarquía de siglos", sintetiza.

El profesor explica que cuando estalló la revolución en febrero de 1917 "Lenin estaba afuera de Rusia" y volvió al país solo en abril. El hecho de que el líder ruso estuviese al extranjero no es para nada insólito ya que, aclara Baña, en ese tiempo "los que estaban implicados en procesos políticos o estaban presos en Siberia o estaban exiliados fuera de Rusia".

Febrero, la antesala de octubre

Según el invitado del programa, aunque el mundo recuerda más octubre de 1917, fue el mes de febrero del mismo año el punto más álgido y significativo "en el sentido de que [en Pertogrado, como se llamaba entonces San Petersburgo] hubo enfrentamientos, hubo manifestaciones, hubo huelgas, dejó de funcionar el transporte, dejaron de funcionar los teatros, los restaurantes, prácticamente fue una ciudad paralizada, una ciudad revolucionada que buscaba una transformación radical del mundo".

Al contrario, en octubre "mientras los bolcheviques estaban tomando el poder en el Palacio de Invierno, a pocas cuadras los restaurantes estaban abiertos, las tranvías seguían funcionando", destaca Baña.

Orquestas sin director 

El autor del libro y doctor por la Universidad de Buenos Aires destaca que "la revolución que vio la insurgencia en muchos campos de la vida social. Después de la revolución, Rusia fue el primer país en legalizar el aborto y legalizar el divorcio". "De hecho el movimiento revolucionario ruso tenía una cantidad de mujeres que era mucho mayor que en cualquier movimiento revolucionario europeo", agrega.

Las ideas revolucionarias permeaban la sociedad por todos sectores y ángulos de la vida. Una peculiaridad de aquella época fueron las orquestas sin directores. Baña explica que se trataba de una orquesta sinfónica que "eliminaba al director y se autoorganizaba y decidían todos juntos los ensayos, las obras que iban a tocar". De ese modo "triunfaba el colectivo sobre la tiranía del director", afirma. "Lo que buscaban los músicos era una especie de maqueta en miniatura de lo que sería la sociedad comunista del futuro", apuntala.

Sabores de la revolución

La cocina de la Revolución es simple y de la gran utilidad, sobre todo dado lo frío del clima.Contiene ajo que es, entre otras cosas, un buen antiséptico y pan negro, un elemento tradicional en la cocina rusa.

La preparación es simple: cortar el pan y frotarlo con el ajo con un poco de sal. También se le agrega otro 'sandwich' revolucionario: pan acompañado de tocino y cebolla verde. Todo esto acompañado por una copita de vodka.

En cuanto al postre, en la Revolución Rusa se toma pan con mantequilla, miel y mermelada de grosella. Además, se comen platos de rosquillascon semillas de amapola. Para calentarse en el frío de otoño se disfruta del té negro con terrones de azúcar.

ACTUALIDAD RT

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

Google+ FANATICOS

¿BUSCAS TRABAJO?

LO + VISTO