__________________________________

  

INFO DESTACADA

DESESPERANTE VIDEO DE SOBREVIVIENTES DE #TORNADO EN CAMPO DE #TANDIL: PUDO SER UNA TRAGEDIA

Tornado en Fulton, Tandil Facundo y Dario Serrano, trabajadores del campo en Fulton, Tandil, Bs As, vivieron en primera persona el torn...

 

 

 _____________________________________

 

 

 

25 de julio de 2017

HASTA EL MOMENTO SE FUGARON CASI U$S 36 MIL MILLONES AL EXTERIOR





Hasta el momento se fugaron casi U$S 36 mil millones al exterior

En lo que va de la presidencia de Mauricio Macri, las emisiones de deuda en dólares ascienden a más de 70 mil millones. En el mismo período, la salida de divisas por atesoramiento, pago de dividendos y turismo contabiliza 35.750 millones, detalla un informe de UMET.


Cuando se considera la totalidad de las colocaciones -deuda de corto plazo, bonos provinciales y emisiones corporativas- acumuladas a lo largo de los últimos dieciocho meses, las estadísticas dan cuenta que la mitad de los 69.796 millones de dólares fueron destinados a abastecer la demanda de dólares. La dinámica habilitada como parte del proceso de reinserción en los mercados financieros internacionales no impulsó una reactivación económica basada en la inversión, las exportaciones o el consumo. En cambio engrosa los compromisos por pago de intereses, expone la economía a los vaivenes del mercado financiero y agudiza los problemas comerciales. “La emisión de deuda en moneda extranjera debe ser un recurso más esporádico para una economía como la Argentina y debe estar destinado a financiar inversiones de largo plazo”, advierte el último informe del Observatorio de Deuda Externa (ODE) de la UMET.

“Que un funcionario público emita deuda con una fuga de capitales elevada es como si un médico quisiera hacer transfusiones de sangre cuando su paciente está teniendo una hemorragia. Absurdo e incoherente. O se está financiando conscientemente la fuga de dólares”, señala el equipo de investigadores encabezado por el economista Arnaldo Bocco. La fuga de capitales es un fenómeno estructural de la economía argentina que a partir de diciembre 2015 pasó a ser financiada por el proceso de endeudamiento externo. “El atesoramiento en dólares por actores locales, un indicador de alerta en la economía por los efectos sistémicos de la fuga de capitales, lejos de aplacarse con relación a 2015 e incluso 2016, se ha incrementado en casi un 80 por ciento con relación al año pasado y un 300 por ciento con relación al monto registrado dos años atrás”, sostiene el documento.

La relación es uno a uno. Las emisiones de deuda en moneda extranjera realizadas durante la presidencia de Mauricio Macri ascienden a 35.763 millones de dólares. La salida de divisas al exterior en concepto de atesoramiento, pago de dividendos y turismo contabiliza 35.750 millones de dólares. El endeudamiento externo financia la fuga de capitales. Cuando se considera la totalidad de las colocaciones -deuda de corto plazo, bonos provinciales y emisiones corporativas- acumuladas a lo largo de los últimos dieciocho meses, las estadísticas dan cuenta que la mitad de los 69.796 millones de dólares fueron destinados a abastecer la demanda de dólares. La dinámica habilitada como parte del proceso de reinserción en los mercados financieros internacionales no impulsó una reactivación económica basada en la inversión, las exportaciones o el consumo. En cambio engrosa los compromisos por pago de intereses, expone la economía a los vaivenes del mercado financiero y agudiza los problemas comerciales. “La emisión de deuda en moneda extranjera debe ser un recurso más esporádico para una economía como la Argentina y debe estar destinado a financiar inversiones de largo plazo”, advierte el último informe del Observatorio de Deuda Externa (ODE) de la UMET.

“Que un funcionario público emita deuda con una fuga de capitales elevada es como si un médico quisiera hacer transfusiones de sangre cuando su paciente está teniendo una hemorragia. Absurdo e incoherente. O se está financiando conscientemente la fuga de dólares”, señala el equipo de investigadores encabezado por el economista Arnaldo Bocco. La fuga de capitales es un fenómeno estructural de la economía argentina que a partir de diciembre 2015 pasó a ser financiada por el proceso de endeudamiento externo. “El atesoramiento en dólares por actores locales, un indicador de alerta en la economía por los efectos sistémicos de la fuga de capitales, lejos de aplacarse con relación a 2015 e incluso 2016, se ha incrementado en casi un 80 por ciento con relación al año pasado y un 300 por ciento con relación al monto registrado dos años atrás”, sostiene el documento.

Tomar deuda en sí no es malo, el problema es el uso que se da a esos flujos. Desde la perspectiva perspectiva del observatorio “el Ministerio de Finanzas está tomando decisiones irreversibles de una manera irresponsable, improvisada, y excesivamente costosas. El bono a 100 años es un caso destacado”. El seguimiento realizado por el ODE-UMET arroja que las emisiones totales en moneda extranjera ascendieron hasta los 69.796 millones de dólares.

Con la colocación del bono centenario un mes atrás la deuda en moneda extranjera emitida en los mercados internacionales durante la gestión de Cambiemos asciende a 35.763 millones de dólares. Si a esas operaciones se suman los 14.785 millones de dólares que componen el stock de Letes, deuda en dólares de corto plazo, las emisiones del Tesoro ascienden hasta los 50.548 millones de dólares en dieciocho meses. A esos pasivos externos se suman los contraídos por las provincias y las empresas. Neuquén, Mendoza, Chubut, Córdoba, Salta, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires, Tierra del Fuego, La Rioja y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Las 12 provincias que salieron al mercado internacional colocaron deuda por 10.831 millones de dólares. Fueron 32 las compañías que captaron fondeo en el exterior por un total de 8417 millones de dólares.

“Nos encaminamos a pagar intereses anuales por encima de los 15 mil millones de dólares (250 mil millones de pesos, más de un mes de recaudación en una economía donde los ingresos fiscales y tributarios apenas si alcanzan a 220 mil millones de pesos) y a seguir financiando los déficits gemelos y la fuga de capitales con la misma medicina que vino aplicándose desde hace 18 meses”, señalan los economistas del ODE-UMET al advertir sobre los riesgos asociados endeudamiento externo iniciado con el acuerdo con los fondos buitre.

INFOBAIRES 24

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

Google+ FANATICOS

¿BUSCAS TRABAJO?

LO + VISTO