__________________________________

INFO DESTACADA

“ESTÁN LAVANDO GUITA” Y SEÑALO A CANDIDATOS DE CAMBIEMOS: EVA VENEGAS SUBIO EL TONO DE SUS ACUSACIONES

"Desde que murió mi padre esto es un viva la pepa" No hay bozal legal que valga para que Eva Venegas reclame parte de la he...

___________________________

 _____________________________________

 

Mirá el resumen de lo que pasó en la semana #ConectandoConVos

Una publicación compartida de Necochea Municipio (@necocheamunicipio) el

  _____________________________

 

 

25 de mayo de 2017

UN DISCURSO PARA EL 25 DE MAYO





El sol del 25 seguirá asomando

Año tras año, un nuevo aniversario de los hechos ocurridos el 25 de Mayo nos convoca hacer una reseña de los protagonistas, lo que pasó y alguna que otra anécdota que señalan los estudiosos de la historia. 


Se pueden mirar fríamente los acontecimientos, relatando situaciones como un homenaje formal y como en un ritual.
Pero vale reflexionar sobre el proceso de la Revolución de Mayo y qué hicimos y hacemos los argentinos al respecto, porque mucho de lo ocurrido en aquella época nos remite al presente.
No se sabe si llovía o no llovía ese 25 de Mayo, si había paraguas o no, no se sabe a ciencia cierta los colores de las escarapelas.
Se sabe que no se gritó “Viva la Patria” porque la Patria todavía no existía como tal. La Patria estaba en proceso de formación, a fuego lento, con idas y venidas, con criollos, indios y españoles tratando de ponerse de acuerdo.
Cabe preguntarse cuan dificultoso pudo haber sido buscar puntos en común entre gente que tenía intereses bien diferentes, que venían de historias bien diferentes y que se embarcaron en un proyecto totalmente nuevo y desconocido.
Había quienes querían continuar como hasta ese momento porque vivían con abundantes privilegios. Había quienes querían cambiarlo todo porque querían una sociedad más justa. También estaban los que dudaban, los que por momentos creían como válida una postura u otra.
Sin embargo, algunos episodios llevaron a tomar decisiones. Desde varios días antes del 25 de Mayo, la gente estaba movilizada, conmovida al enterarse de que el reino de España les había soltado la mano.
Esa misma gente entendió que debía organizarse. Algunos fueron representantes en las sesiones del Cabildo, el recinto en el que se debatía públicamente.
Otros, los más, participaron activamente en las calles, llenando la plaza de aquella colonia y seguramente era cierta la anécdota histórica del reclamo de “el pueblo quiere saber de qué se trata”.
La gente quería que lo que se debatía en el interior del Cabildo, los cabildeos, las opiniones de uno y otro lado, se dieran a conocer: la gente no quería más que se hagan cosas a escondidas y sin consultárseles.
El germen de la democracia se había activado a partir de las Invasiones Inglesas unos años antes. Ante el vacío de poder por la caída del reino de España, el mismo germen democrático derivó en la necesidad de conformar un gobierno que administre el Estado que se había conformado en estas tierras.
La Revolución de Mayo fue uno de los grandes pasos hacia la conformación de esta nación y por eso no hay necesidad de pedirle permiso ni disculpas a nadie. Fue una revolución política, que originó la creación de un gobierno representativo. Pero también fue una revolución social, ya que propuso importantes cambios en la vida de la sociedad.
Tuvo tal impacto en la época que fue el inicio de un proceso de otras revoluciones en distintos lugares de nuestra América.
Para nosotros también tuvo impacto: los años siguientes fueron tumultuosos, confusos, de guerras, de batallas, de lealtades y traiciones, de gestas heroicas y de actitudes llenas de bajeza.
Lo cierto es que unos años más tarde, se dieron pasos clave hacia el reordenamiento de la sociedad, como fue la Asamblea del año XIII, la Declaración de la Independencia de 1816, la Constitución Nacional y tantos hechos más.
Viene bien recordar cada año la Revolución de Mayo, la Revolución tumultuosa de un pueblo movilizado en las calles, que no acepta imposiciones así nomás, que le exige a sus representantes por sus deberes y sus derechos, que pide transparencia y cada vez más participación. Pero sobretodo, independencia, justicia y equidad.
“El sol del 25 viene asomando” dice una canción folklórica de nuestra tradición. Quizás sea esa la metáfora pertinente. Todavía nos queda por delante continuar la tarea de construir la Patria que aquellos incipientes patriotas imaginaron.
Mariano Moreno, uno de los que querían que de los sucesos de Mayo surja una Revolución en serio, escribía sin cesar cosas como estas...

Si los pueblos no se ilustran…
si no se vulgarizan sus derechos…
si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe…
nuevas ilusiones se sucederán a las antiguas…
y después de vacilar por algún tiempo ante mil incertidumbres…
será tal vez nuestra suerte…
mudar de tiranos sin destruir la tiranía


0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

Google+ FANATICOS

¿BUSCAS TRABAJO?

LO + VISTO