INFO DESTACADA

#GANOCRISTINA: EL BOCHORNO DE LOS VOTOS QUE NO QUISIERON TERMINAR DE CONTAR

Fue una decisión política Se acusa a altos funcionarios nacionales de haber decidido interrumpir y demorar el escrutinio.

 

 

Mirá el resumen de lo que pasó en la semana #Necochea #ConectandoConVos

Una publicación compartida de Necochea Municipio (@necocheamunicipio) el

  

 

 

3 de abril de 2017

LOPEZ INAUGURO UN NUEVO PERIODO DEL CONCEJO DELIBERANTE: "#NECOCHEA SOMOS TODOS"


"He venido a hacer lo que falta a partir de escuchar a nuestros vecinos"

El intendente municipal Facundo López dio inicio al período de sesiones ordinarias 2017 del Honorable Concejo Deliberante de Necochea. En su alocución, se dirigió a los ediles, pero especialmente a los vecinos: "Hay una nueva realidad esperando ocurrir acá. Dejemos nuestros egoísmos de lado porque Necochea somos todos".


El texto del mensaje se reproduce a continuación:

En honor a su valioso tiempo, en esta oportunidad dejaré a cada uno de los concejales una memoria de lo que hicimos este año desde que estuve aquí por última vez.

Como podrán observar de su lectura allí están miles de horas de trabajo de un equipo entusiasmado por poner a Necochea a la altura de las expectativas de sus vecinos, también están los proyectos y aquellas acciones que harán de nuestra ciudad la plataforma física donde todos podamos cumplir nuestros sueños.

Espero que esas páginas reflejen el interés personal de mi equipo y mío por hacerle más fácil la vida a los vecinos y por recuperar el orgullo de vivir, formar una familia, trabajar y estudiar en esta ciudad.

Sentirnos vecinos de Necochea implica reconocer el valor de la iniciativa personal, el coraje para enfrentar problemas y la fortaleza de espíritu para derribar las barreras que nos separan de la felicidad.

Buscamos la conformación de una ciudad de personas libres y felices. Cuyas oportunidades sociales aporten al desarrollo personal y también comunitario. Porque Necochea no sólo son sus playas y sus comodidades para los turistas, el Puerto, el campo, la industria, los talleres y los comercios. Necochea es su gente en primer lugar, y luego, sus ventajas de ciudad amigable para nuestros visitantes y para los inversores.

La comodidad y el placer que siempre estamos dispuestos a ofrecer al turista debemos lograrla también para nuestros vecinos.

Apuntamos a construir una ciudad que sea aliada y amiga de sus vecinos. Una ciudad que sea plataforma y territorio de los sueños y esperanzas de cada uno de sus habitantes. De los que tienen recursos para hacer frente a esos sueños, y de los que necesitan de nuestro apoyo.

Hace años comprendimos que la ciudad “ya no se salva con un buen verano”, ni con una gran inversión externa. Por tanto nuestro desarrollo tiene que ser integral, abarcativo de nuestra potencialidad humana y fundamentalmente respetuosa de nuestra identidad e idioscincracia.

Debemos tener un horizonte claro y un destino común que evite, por ejemplo, que nuestros chicos decidan emigrar a Mar del Palta, La Plata o Capital Federal para estudiar, para conformar su familia y su futuro personal.

La ciudad que soñamos es aquella donde nuestros chicos crezcan seguros y sanos, con oportunidades de progreso, de estudio y trabajo y nosotros sabiendo que cuando la vida lo decida, veremos crecer a nuestros nietos aquí.

Necesitamos construir una ciudad abierta todo el año. Porque la ecuación es simple: Turismo todo el año es trabajo todo el año. Porque no hay alegría más grande que saber que en las tardes, miles de vecinos vuelven cansados a sus casas luego de una jornada de trabajo. Cansados y orgullosos de mantener su familia unida, bien atendida y feliz.

Porque el trabajo es la bendición que derrama sobre mujeres y hombres y que nos permite sentirnos completos y realizados. Y la otra pata de esa base sólida es el estudio. Por eso comprometo mi entusiasmo y nuestra energía de gestión en lograr la ampliación de la oferta educativa que traiga a la ciudad más oficios y extensiones de carreras terciarias y universitarias.

Apuntamos a más obras que eleven nuestro estándar de vida y un plan bien estructurado que permita la llegada de más turistas todos los fines de semana del año. Una ciudad abierta a las nuevas inversiones que se derraman del campo fecundo que tenemos y de las actividades que surgen de la agroindustria y nuestro puerto.

Una ciudad limpia, segura y ordenada, un inigualable paisaje natural, más las capacidades en la atención de turistas es la mejor oferta que tenemos para ofrecer a millones de argentinos. Por eso es que nuestra propuesta es fortalecer la idea de Turismo todo el año, trabajo todo el año.

En 2015 la mayoría de los vecinos decidieron acompañarme porque creyeron en mis propuestas, mi energía y la pasión por hacer de Necochea la ciudad que todos soñamos. Pero también votaron para terminar con una forma de hacer política y tantos años de postergaciones para nuestra ciudad.

Quienes se enriquecieron a costa de envenenar a nuestra juventud con el alcohol y la drogas. Quienes creían que el Municipio era un socio de sus negocios personales. A emprendimientos que no generaron un solo puesto de trabajo local, quienes no dudaron en modificar el paisaje y el medioambiente para hacer más dinero, los que entienden la política como un medio de vida y no como una herramienta al servicio de los vecinos, son los que frenaron el desarrollo.

Nos han causado mucho daño al sacarnos de la carrera del progreso y dejarnos al costado del camino del desarrollo.

Por ello agradezco a los miles de ciudadanos que con amor y paciencia nos acompañaron estos meses y supieron esperar para ver los frutos y confían en que puedo hacer de Necochea un distrito ordenado, sano, sustentable y con oportunidades para todos.

Como han podido observar este tiempo, ofrezco un liderazgo sereno y de sentido común. Sin estridencias, sin gritos y sin considerar a mis adversarios como enemigos.
He venido a hacer lo que falta a partir de escuchar a nuestros vecinos.

Mi esquema para esta nueva etapa es terminar de ordenar las cuentas y de limpiar la ciudad y el municipio para hacerla más segura, más amigable, más previsible. Ahí están las obras estructurales que serán la plataforma de esa nueva manera de entender la ciudad: el lugar donde cada uno de nosotros cumplirá sus sueños.
Vamos hacia una ciudad cercana, conectada, moderna e innovadora en la manera de entender qué se necesita.

Para ello convoco a todas las fuerzas políticas, sociales y comunitarias. Aun a quienes en el pasado me atacaron y se aprovecharon de su Poder y el dinero, porque necesitamos de todos los que desde su propia opinión personal aspiran a una ciudad digna de ser vivida y disfrutada.

Ahora los invito a todos a acercar ideas, proponerlas y debatirlas, convencido que este Concejo Deliberante estará a la altura de lo que los habitantes de Necochea están reclamando y esperando de todos nosotros.

De manera que nuestros vecinos que nos miran, que se nos acercan en la calle, en los comercios o las oficinas, sepan y confíen en la altura y serenidad de sus dirigentes. Porque debemos recordar cada día que el sujeto de esta historia son nuestros chicos, nuestros abuelos, los jóvenes, las mujeres y los hombres de Necochea.

Confío en una dirigencia que entiende que todos queremos, junto a los vecinos, que la ciudad esté limpia, transitable, iluminada, con sus servicios aptos para el disfrute, con espacios públicos agradables. Aspiramos a tener un sistema de salud que nos proteja y una política social que nos ampare; que todos y cada uno de quienes vivimos aquí tengamos los mismos derechos en el acceso y uso de nuestros bienes comunes.

Desde chicos hemos  aprendido a destacar y reconocer el espíritu del necochense que encarnan nuestros mayores. Pero con el tiempo y la madurez que traen los años, hemos podido ir descubriendo también la verdadera dimensión de nuestro esfuerzo. De los crudos inviernos, de las distancias, la desprotección que hemos sufrido de los gobiernos centrales y el olvido.

Nuestros mayores tuvieron hace tiempo lo que hoy se denomina visión estratégica. Pudieron ver más allá de sus sueños y actuar en consecuencia. Pensaron más allá de la inmediatez de las urgencias. Y ése, creo, es su mayor legado. Legado que asumimos como responsabilidad e imperativo político del tiempo que nos toca vivir.

Hoy la épica necochense se expresa en cada uno de nosotros, en quienes a pesar de las adversidades en nuestros trabajos, profesiones y actividades laborales o comerciales retemplamos el ánimo y seguimos a adelante.

Pero no se puede seguir apelando al sacrificio de los vecinos, tenemos el imperativo de hacer de Necochea un distrito que haga más fácil la vida de sus habitantes y en ese camino estamos, apurando el paso.

Y para ello, nuestra obligación es pensar y hacer una ciudad con una mirada que vaya más allá de las urgencias. Necesitamos planificar nuestro desarrollo urbano y que nuestro crecimiento demográfico sea acompañado por un plan de infraestructura que lo acompañe.

Somos gente de desafíos y confío que desde cada posición política partidaria nos acompañarán en este renovado desafío de trabajar por la Necochea que heredarán nuestros hijos y nietos. Pero trambién la que nos toca vivir, porque el tiempo es ahora.

Existe la tendencia a creer que nuestro paso por la actividad política será recordada u olvidada de acuerdo a qué obras hayamos podido cristalizar, pero les aseguro que el tiempo, de la misma manera que deteriora el concreto, los ladrillos y los asfaltos, redimensiona a quienes gestionaron desde cada uno de sus lugares de trabajo, con ideas y proyectos superadores.

En la gestión pública, la “eternidad” dura unos años y cada dos, los ciudadanos, dan su veredicto. Y un rasgo de la madurez política que hoy podemos ofrecer humildemente a nuestros vecinos es pensar y actuar para el Necochea que disfrutarán nuestros hijos y nietos.

Aquí, todos nosotros, sin importar que posición ocupen en nuestra comunidad, o qué ideas políticas los iluminen, tenemos la oportunidad de, como hicieron nuestros antecesores, pensar, soñar y realizar, la ciudad de los próximos 50 años pero que pueda ser disfrutada también en el presente inmediato.

Ése es mi compromiso, y los invito a sumarse y contagiar a nuestros vecinos de ésa visión y ese hermoso desafío creador de retomar el sueño de nuestros abuelos. Que no es ni más ni menos, el convencimiento de que el estudio y el trabajo es el promotor del desarrollo personal y comunitario.

Las ciudades no sólo son sus calles, su ordenamiento e infraestructura. Las ciudades, para nosotros, son las personas. Nosotros somos Necochea.

Entre las cosas positivas que tiene nuestro sistema político, más allá de las justas críticas, es que la amplísima mayoría de las ideas y partidos en Argentina, están guiados por un ideario humanista. Antes de ser peronistas, radicales, socialistas o vecinalistas, somos humanistas. Reconocemos en el ser humano al centro de nuestra actividad cívica.

Sabemos que allí, en el trato con nuestro prójimo, o nos salvamos definitivamente o nos condenamos definitivamente.
Cada uno tendrá, a su vez sus propias creencias religiosas y dogmas éticos, pero en mayor o menor medida, todos tenemos valores similares. Actuamos para proteger y fomentar el imperio de los Derechos Humanos y Civiles: el derecho a la vida, a la alimentación, el derecho a estudiar, a una salud adecuada, a vivir en un ambiente sano y sostenible, el derecho a elegir, a pensar y expresarlo.

Pero como humanistas también sabemos que dentro de esas tres dimensiones del hombre, el cuerpo, la mente y el espíritu, la más importante, la que condiciona a las otras y la que nos aleja de nuestra animalidad intrínseca es nuestro mundo espiritual. Que también necesita ser alimentado y protegido.

Es por ello que agradezco a mis adversarios políticos tanto como a los que me acompañan. Porque quienes me han atacado en el pasado, quienes han intentado lastimarme personalmente son un maestro poderoso que me muestra el límite de mi capacidad de amar y perdonar.
Estoy seguro, estimados concejales, que nos acompañarán en las iniciativas que impulsan el desarrollo de nuestra ciudad común. Y también espero sus críticas, su propuestas y sus pareceres.

Porque es allí dónde como clase dirigente que somos, cumplimos nuestra promesa: No la simple promesa electoral. Sino aquella promesa que no se imprime en folletos y afiches, la idea de que así como tratemos a otros, así seremos tratados.

Necochea no es hoy el paraíso sobre la tierra. Pero estaremos mejor. La ciudad estará más linda. Cuidada, ordenada y en marcha. Estemos seguros que en Necochea, no habrá un solo habitante que no pueda ser alcanzado por la mano amigable de otro vecino y del Estado Municipal.

También quiero que sepan que comprendo a la oposición: no es fácil acomodarse en su nueva función. Pero amigablemente les recuerdo que la gente los eligió para controlar, dictar las ordenanzas que necesitamos, para salvaguardar las reglas de juego. Los vecinos de Necochea, y yo como intendente de todos, los necesitamos para eso.

Y también pido que me comprendan. No vine a hacerme cargo de esta ciudad sólo para que algunos estén contentos. Vinimos con mi equipo a transformar a Necochea en lo que merece ser y a favorecer la creación de riquezas y oportunidades para todos.  Es Necochea hoy una tierra de oportunidades y de desarrollo. A pesar de algunos cuyo mayor negocio es que a todos nos vaya mal.

A la oposición política del distrito les digo de corazón: Gracias. Gracias por ayudarnos a mantener el camino, y por permitirme conocer el límite de mi vocación democrática y republicana. Sé que también fue un año duro para ustedes. Pero confío en su inteligencia y capacidad como para reacomodarse en esta nueva situación.

Y confío mucho más en que el amor que tienen por nuestros vecinos y nuestra ciudad, les permita vislumbrar los verdaderos intereses de nuestra gente por sobre los juegos de la política partidaria y la animosidad personal que pueden tenerme algunos.

Los necesitamos enteros, dispuestos a apoyar lo que está bien y a criticar lo que se hace mal, y a ayudarme a hacer lo que no se hizo en tantos años.

Los vecinos nos están mirando. Y en medio de sus problemas y agobios personales no merecen asistir silenciosos a discusiones de poca monta, a peleas de barrio, a agachadas y deslealtades. Ustedes también son Necochea.

Todos somos Necochea.

Existe una forma de pensamiento muy extendido de que los demás son el problema. Parte de nuestra cultura se ha convertido en una histérica sesión de acusaciones.

Sin embargo, las sociedades vitales no son aquellas en las que todos estamos de acuerdo con todos; son aquellas en las que quienes no están de acuerdo pueden hacerlo con honor y respeto por la opinión de otras personas, y una valoración de nuestra humanidad compartida.

No son los radicales ni los peronistas, ni los conservadores, ni los liberales, los que han arruinado nuestro país y nuestra ciudad en el pasado. Es la tendencia por parte de muchísimas personas a pensar que su manera es la correcta y que quienes no están de acuerdo con ellas son los malos de la historia.

No importa tanto cómo hemos degenerado a tal falta de respeto por los derechos de los demás a tener sus propias opiniones. Lo que importa es que nos comprometamos de inmediato a sanar individualmente nuestra tendencia de condenar a quienes no opinan de igual manera.
Sueño con una Necochea donde el desacuerdo vuelva a ser respetuoso, porque la falta de respeto nos envenena.

Nuestra libertad no está sólo garantizada en la Constitución; en definitiva, lo único que la garantiza es nuestro compromiso con ella.

En las próximas semanas comenzarán las campañas electorales de los partidos y agrupaciones en la sana búsqueda del apoyo de los vecinos. Invito a los honorables concejales, funcionarios y representantes de las fuerzas cívicas y políticas, a que celebremos también una cruzada de la esperanza para con nuestros vecinos.

Realicemos la más impresionante acción política que recuerde Necochea: Una acción de amor y respeto.

Nuestra acción, en esta campaña electoral que ya está sobre nosotros, la imagino llevando una palabra de aliento y de esperanza que dé fortaleza y templanza. Una campaña de ideas y valores.

Hagamos el trabajo que hace falta terminar.
Hay una nueva realidad esperando ocurrir acá, tan pronto como la admitamos. Dejemos nuestros egoísmos de lado porque NECOCHEA somos todos.

Gracias a todos por su atención y respeto. Buenas noches

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

Google+ FANATICOS

¿BUSCAS TRABAJO?

LO + VISTO