___________________________

___________________________________

____________________________

______________________________________

_______________________________

_______________________________

17 de abril de 2017

"EL OTRO PAR": UN CORTOMETRAJE SOBRE LA GENEROSIDAD


La "Ley del Retorno" y la importancia de dar y recibir
"El otro par" es un cortometraje que en tan solo cuatro minutos de duración invita a reflexionar acerca de nuestro apego hacia las cosas materiales y la importancia de dar y de recibir. ٍDirigido por Sarah Rozik, de apenas veinte años de edad, ganó el primer premio de su categoría en el Festival Luxor de Cine Egipcio y Europeo.



La historia, interpretada por Ali y Omar Rozik, se encuentra basada en una historia atribuida a Mahatma Gandhi, cuyo mensaje fundamental nos habla acerca de la generosidad y la necesidad de desprendernos de aquello que no nos resulta de utilidad.

Iba Gandhi junto con un amigo a tomar un tren. Como no tenían dinero, trataban de subirse en marcha a un tren de mercancías, cuando éste estaba arrancando.

Vieron el tren arrancar, así que empezaron a correr hacia él, para poder subirse con un salto. Al saltar, a Gandhi se le cayó uno de sus zapatos. El tren ya iba demasiado rápido como para bajarse, coger el zapato y volverse a subir.

Gandhi tiró el otro zapato.
El amigo, sorprendido, le preguntó:

-¿Por qué has hecho eso?

A lo que Gandhi respondió:

-A mí, este zapato suelto no me sirve de nada, en cuanto lleguemos a destino tendré que hacerme con otro par. A la persona que encuentre el zapato que se me cayó, ese zapato suelto no le servirá de nada. Así, al menos, alguien se encontrará con un par de zapatos, y le serán de utilidad.


De esta manera, en el cortometraje observamos una escena cotidiana de la que forma parte un niño de la calle a quien se le ha roto su sandalia y que intenta repararla para no andar descalzo. Inmediatamente, aparece ante sus ojos otro niño que porta unos zapatos que vislumbran belleza y limpieza, uno de los cuales se le escapa al momento de subirse al tren.

En una actitud profundamente noble y honrada, el niño humilde pone su empeño en correr para que el zapato sea recuperado por su dueño. Finalmente, su esfuerzo “frustrado” recoge una recompensa: le es regalado el otro zapato.

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

OPINE SIN AGRAVIAR.
MAIL: EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

Google+ FANATICOS

LO + VISTO