______________________________________

1 de octubre de 2016

LAS COSAS NO ESTAN BIEN Y MACRI PODRIA PERDER LAS ELECCIONES DE 2017




Las cosas no están bien y Macri podría perder las elecciones de 2017



El Wall Street Journal el más importante diario de negocios de Estados Unidos salió a advertir sobre la caída de popularidad de Mauricio Macri en Argentina. En una nota de Taos Turner actualizada el domingo pasado, se sostiene que “La contracción de la economía argentina y el alza del desempleo empiezan a generar quejas cada vez más fuertes entre la población en Argentina, todo un desafío para el presidente Mauricio Macri en un país donde el malestar económico ha derribado a líderes anteriores”.

Turner establece de modo muy enfático que “El problema es que Macri prometió que esto no ocurriría. Cuando asumió la presidencia en diciembre con el compromiso de derrotar la inflación y reactivar la economía, les dijo a los argentinos que podían esperar un futuro mejor en el segundo semestre”. Cosa que en los hechos y en la percepción de una mayoría de la población argentina, no ocurrió.

Manifiesta en la nota que inversionistas que siguen al detalle la situación argentina, en particular el estado de ánimo de la gente en la vida cotidiana, ha llevado a la caída en la percepción popular, de la imagen de políticos ajenos al peronismo cuando, estiman que Mauricio Macri tiene una aspiración entre sus deseos más anchos: ser el primer gobernante no peronista que pueda completar un mandato en medio siglo.

Un dato relevante por cuanto, fue el presidente Carlos M. de Alvear quien, en el período de gobierno 1922-1928, fue el último gobernante no peronista (el peronismo no existía y él era radical) que completó un período presidencial.

La lluvia de dólares está seca

Turner recuerda en su nota que Macri dijo en Naciones Unidas en Nueva York la semana anterior que “Muchas empresas han demostrado que confían en la Argentina”, y anotició, resplandeciente que “Cada día se anuncian más inversiones, que se van a traducir en empleos y pondrán al país en el camino de la expansión de la economía”. El fin de semana insistió en algunos medios, el tema de que se avizoran inversiones por miles de millones de dólares que habitualmente no aparecen.

Turner pulsó el estado de ánimo de la gente y resumió: “Estoy muy desilusionado con el presidente Macri”, reconoció Fabián Vicente, un vendedor de revistas de 55 años. “En su campaña dijo que no iba a ver inflación y hasta ahora hizo todo lo contrario y la verdad pensé que iba a cumplir. La gente está muy enojada”.

Luego se alude a los asesores, los hay de todo tipo y color, quienes creen que reactivar la economía es la base de las políticas que pueden llevar a obtener más bancas en el Congreso para llevar adelante las políticas de Cambiemos. Lo extraño del camino de Macri y Cambiemos es que son ellos mismos los que van generando cierta desilusión creciente en la franja propia de seguidores, los que votaron con ciertas esperanza, y que lo concreto que tienen en la manos dos al menos dos cosas: la inoperancia en términos de realidad respecto de los dichos en campaña en medio de aumentos compulsivos y severos en alimentos, remedios y servicios de todo tipo, y el río de palabras y apariciones públicas de voceros oficiosos y oficiales que ilustran una “lluvia de dólares” que no se produce.

Tal esto explique el  descenso en la aprobación de la acción de Macri, que cayó del 60%  al iniciar su mandato a 40% de la actualidad. Turner se pregunta si “¿Logrará ganar las próximas elecciones, para convertirlo en un proceso político sostenible?”. Lo cierto es que duda y su duda es el centro de escena de su análisis.

Sin solución las encuestas caen

Las políticas de Macri no son solución y las encuestas se caen. El desempleo es “alto” y trae el descontento que se percibe. Dice entonces que “los inversores están mirando atentamente el humor en la calle”, porque en la Argentina de este siglo, los estallidos sociales “derrocaron” a gobiernos no peronistas, sostiene con conocimiento. Y aprecia que los propios asesores y funcionarios del gobierno son los que se van mostrando desencantados. Algunos inversiones claman paciencia en virtud de que las reformas, si las hay, requieren su tiempo”, insisten.

El WSJ reseña que si la economía se cayó un 4,3% en un año y el desempleo trepó al 9,3% en julio, con una producción industrial que cayó un 7,9% y dirigentes de la CGT tímida, empuñan la amenaza de un paro, las cosas se ponen difíciles. Subraya el peso de la Marcha Federal con miles de personas en las calles y huelgas de los pilotos de Aerolíneas Argentinas como síntomas. Remarca que cuesta desmantelar los subsidios de Cristina Kirchner. Es un tanto insólita en ese marco la afirmación que recoge de Marcos Peña, al reflexionar que “Sabemos que había muchos ajustes por hacer y por eso estamos en recesión, pero estamos en el camino correcto”, como le dijo a Turner del WSJ.

“… la gente sigue teniendo confianza en Macri en términos personales y si la economía se recupera, probablemente recupere los índices de popularidad perdidos”, sugiere sin mayor convicción y rescata un grado de recuperación de la producción automotriz, y el descenso de la inflación.

Días antes, el analista del BCP Securities, Walter Molano, en un informe a sus clientes esbozó que en la Argentina no había el mismo entusiasmo hacia el presidente Macri que en el exterior y es posible que si la economía no se recupera, podía perder las elecciones del año próximo. Ese es el susto que recorre la piel del oficialismo cuando la percepción en la calle es semejante a los que expresa el diario económico norteamericano.

Alejandro C. Tarruella
INFOBAIRES 24

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS