______________________________________

23 de septiembre de 2016

MAR DEL PLATA EN CRISIS POLITICA: DESCONCIERTO Y FALTA DE CONDUCCION




Mar del Plata en crisis política: desconcierto y falta de conducción
La que conocimos y supimos disfrutar como Ciudad Feliz se encuentra desde el último fin de año inmersa en una enorme crisis política, una de las peores que se hayan vivido aquí provocada por la falta de conducción del intendente Carlos Arroyo.


El desconcierto generalizado que reina en el municipio hace que la emergencia en la economía municipal se agudice con mayor profundidad a medida que transcurre el tiempo y las respuestas no aparecen.

Desde diciembre el escenario se repite: renuncia de decenas de funcionarios, escándalos por irregularidades, contrapuntos públicos entre el jefe comunal y el presidente del Concejo Deliberante (que además de ser su amigo es cofundador de su partido político, Agrupación Atlántica); cuestionamientos de sus propios concejales y situaciones insólitas, como que Arroyo se entere por los medios quien sería su nuevo Secretario de Hacienda cuando él mismo aseguraba quee nadie le impone funcionarios.

Hace 10 meses que el municipio está parado. Nadie se ocupa de atender y mucho menos de resolver los problemas; es un enigma saber si se pueden o no pagar los sueldos del mes próximo y los que vienen, incumplimientos que se vienen repitiendo y significan medidas de fuerza que paralizan la administración comunal. Ahora, ante la falta de gestión, escasez de recursos y ausencia de ayuda, a contramano de la línea que baja la Gobernadora apela como una solución mágica a una posible emisión de bonos que endeudará a todos los marplatenses y terminará pagando el próximo intendente.

Al caos que es el gobierno se sumaron las consecuencias tremendas del reciente y tremendo temporal que azotó la ciudad, situación que arrasó con cientos de árboles y sembró más desconcierto por la ausencia de respuestas políticas. Un ejemplo: mientras en la misma nota televisiva, realizada en un centro de evacuados, el propio intendente negaba que hicieran falta ayuda y donaciones, minutos más tarde uno de sus principales funcionarios pedía a viva voz y con urgencia colchones, lavandina, zapatillas y otra asistencia para los afectados.

El extremo se dio al momento de confirmar la reanudación de clases, instancia que dejó al desnudo una vez más la falta de una comunicación clara en este gobierno: crearon un caos informativo cuya única consecuencia fue la incertidumbre de una sociedad que tardó horas en confirmar si se reanudaban la actividad educativa y en qué niveles.

Tanto desconcierto como el que disparó un reclamo de la Uocra, que espera por importantes obras privadas que generarían más de un millar de puestos. El propio bloque de concejales del intendente asegura que los proyectos están aprobados, pero siguen esperando por el Ejecutivo para la autorización.

Los problemas con la provincia también quedan a la vista, porque asoma ayuda pero el destino de los fondos no parece claro. En mayo la gobernadora Vidal transfirió 10000 millones de pesos a los municipios para infraestructura y seguridad. Aquí, los primeros desembolsos, llegaron pero no fueron a los rubros previstos. Esas desprolijidades se pagan ahora con próximas partidas congeladas.

Todo tiene una explicación: no existe gestión de este intendente y sus colaboradores. SE quejan, pero no gobiernan ni administran. Personalmente, ante testigos, a su “desgobierno” le facilité los teléfonos celulares del Director Nacional de Relaciones entre Provincias, Municipalidades y ONG, que tiene planes con subsidios para el desarrollo productivo. Son màs de 30 millones de pesos para Mar del Plata que permitirían mejorar caminos rurales. El funcionario nacional hace 38 dìas que está esperando que lo llamen. Es un despropósito.

Y como para redondear la incoherencia, la falta de respeto a quien lo “sacó del pozo”, y a horas de la ayuda del Gobierno Nacional (ATM) para que pudiera completar el pago de haberes municipales, en una radio el propio intendente se permitió volver a calificar como “una burrada" del Presidente Macri el pretendido inicio de clases en febrero.

También demuestra la falta de respeto democrático, al no tolerar criticas de periodistas y llamarlos “bufones”. Ahora y después de muchos cuestionamientos de todos los sectores, incluso el pedido de la Gobernadora Vidal, anunció una mínima baja de salarios para él y de sus más de 120 funcionarios. Pensar que en campaña aseguró que podía manejar el municipio con apenas 25 colaboradores….

Ahora quiere resolver todo con un ahorro del 10% en los cargos jerárquicos, con sueldos que en el caso del intendente pasará a $ 149.870 mensuales y sus secretarios $ 84.302. Por la crisis que tiene, el gesto casi no existe. Como su gestión de gobierno.

*Por Daniel Sosa
*Ex-Concejal, Presidente de Mar del Plata Puerto y Región
LA TECLA

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS