______________________________________

19 de septiembre de 2016

MACRI DIO LOS PRIMEROS PASOS PARA RENDIRSE ANTE LONDRES Y ENTREGAR LAS MALVINAS




Macri renuncia a la soberanía argentina sobre Malvinas

La canciller Malcorra, de quien ya se ventilaron sus vínculos con la CIA y el MI5 (la inteligencia británica), es la ejecutora de esa política que va contramano de la historia y de los pronunciamientos de América Latina. Para ello acaba de plantear una administración conjunta de la Islas con el Reino Unido, la primera puntada de una conducta que podría configurarse como “traición a la patria”.


En el marco del Foro de Inversiones y Negocios que oraganizó el gobierno nacional con empresarios de buena parte del mundo, Susana Malcorra y Alan Duncan, ministro británico de Asuntos Exteriores, mantuvieron el martes una reunión capital para el trazado de las acciones que están conduciendo al menos al presidente Mauricio Macri y su ministra a la comisión de hecho de profunda gravedad, traición a la patrioa. Tras el encuentro ambos países emitieron una declaración conjunta que apunta al “fortalecimiento de la relación bilateral”.

La canciller argentina parece haber dejado completamente de lado la disputa por la soberanía de las islas Malvinas para centrarse en lo que eventualmente se convertirá en la administración conjunta del archipiélago, explorando y explotando cooperativamente las riquezas allí existentes.

Tras indicar que “en un espíritu positivo, ambas partes acordaron establecer un diálogo para mejorar la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur de interés recíproco”, el comunicado indica que ambas partes buscan “adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas”.

Así, se incluye “comercio, pesca, navegación e hidrocarburos” y, en lo que respecta a vuelos entre el continente y las islas, “el establecimiento de dos escalas adicionales mensuales en territorio continental argentino, una en cada dirección”, cuyos detalles serán definidos próximamente.

Vale advertir: la política macrista apunta no a discutir la soberanía de las islas, como vienen haciendo los gobiernos argentinos desde hace más de un siglo y medio, sino a “remover todos los obstáculos” que se interponen en una eventual administración conjunta, lo que implica un cambio de 180 grados en la política exterior de nuestro país.

Y justamente el estatus de “administración conjunta” es uno de los caminos técnico diplomáticos que viene utilizando el Reino Unido para dinamitar el legítimo reclamo argentino sobre las Islas Malvinas y áreas del Atlántico Sur, pues detrás de el se esconde la admisión de los “la legitimidad de los derechos” de Londres sobre un territorio que ocupó en forma ilegal.

Reproducimos a continuación parte del articulado del TITULO IX - DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD DE LA NACION – del Código Penal de la Nación Argentina, en los cuales se tipifican una serie de conductas y acciones que, algunas de ellas, podrían ser interpretadas y aplicadas respecto de la política que está llevando adelante el gobierno nacional en orden a la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas y áreas del Atlántico Sur.

Capítulo I. Traición

ARTICULO 214. - Será reprimido con reclusión o prisión de diez a veinticinco años o reclusión o prisión perpetua y en uno u otro caso, inhabilitación absoluta perpetua, siempre que el hecho no se halle comprendido en otra disposición de este código, todo argentino o toda persona que deba obediencia a la Nación por razón de su empleo o función pública, que tomare las armas contra ésta, se uniere a sus enemigos o les prestare cualquier ayuda o socorro.

ARTICULO 215. - Será reprimido con reclusión o prisión perpetua, el que cometiere el delito previsto en el artículo precedente, en los casos siguientes:

1º Si ejecutare un hecho dirigido a someter total o parcialmente la Nación al dominio extranjero o a menoscabar su independencia o integridad;

2º Si indujere o decidiere a una potencia extranjera a hacer la guerra contra la República.

3° Si perteneciere a las fuerzas armadas. (Inciso incorporado por art. 5° del Anexo I de la Ley N° 26.394 B.O. 29/8/2008. Vigencia: comenzará a regir a los SEIS (6) meses de su promulgación. Durante dicho período se llevará a cabo en las áreas pertinentes un programa de divulgación y capacitación sobre su contenido y aplicación)

ARTICULO 216. - Será reprimido con reclusión o prisión de uno a ocho años, el que tomare parte en una conspiración de dos o más personas, para cometer el delito de traición, en cualquiera de los casos comprendidos en los artículos precedentes, si la conspiración fuere descubierta antes de empezar su ejecución.

ARTICULO 217. - Quedará eximido de pena el que revelare la conspiración a la autoridad, antes de haberse comenzado el procedimiento.

ARTICULO 218. - Las penas establecidas en los artículos anteriores se aplicarán, también, cuando los hechos previstos en ellos fueren cometidos contra una potencia aliada de la República, en guerra contra un enemigo común.

Se aplicarán asimismo a los extranjeros residentes en territorio argentino, salvo lo establecido por los tratados o por el derecho de gentes, acerca de los funcionarios diplomáticos y de los nacionales de los países en conflicto. En este caso se aplicará la pena disminuida conforme a lo dispuesto por el artículo 44.

Capítulo II. Delitos que comprometen la paz y la dignidad de la Nación

ARTICULO 219. - Será reprimido con prisión de uno a seis años, el que por actos materiales hostiles no aprobados por el gobierno nacional, diere motivos al peligro de una declaración de guerra contra la Nación, expusiere a sus habitantes a experimentar vejaciones o represalias en sus personas o en sus bienes o alterare las relaciones amistosas del gobierno argentino con un gobierno extranjero. Si de dichos actos resultaren hostilidades o la guerra, la pena será de tres a quince años de reclusión o prisión.

Cuando los actos precedentes fuesen cometidos por un militar, los mínimos de las penas previstas en este artículo se elevarán a tres (3) y diez (10) años respectivamente. Asimismo, los máximos de las penas previstas en este artículo se elevarán respectivamente a diez (10) y veinte (20) años. (Párrafo incorporado por art. 6° del Anexo I de la Ley N° 26.394 B.O. 29/8/2008. Vigencia: comenzará a regir a los SEIS (6) meses de su promulgación. Durante dicho período se llevará a cabo en las áreas pertinentes un programa de divulgación y capacitación sobre su contenido y aplicación)

ARTICULO 220. Se impondrá prisión de seis (6) meses a dos (2) años, al que violare los tratados concluidos con naciones extranjeras, las treguas y armisticios acordados entre la República y una potencia enemiga o entre sus fuerzas beligerantes o los salvoconductos debidamente expedidos.

Si el hecho fuese cometido por un militar el mínimo de la pena se elevará a un (1) año y el máximo de la pena se elevará a cinco (5) años.

(Artículo sustituido por art. 7° del Anexo I de la Ley N° 26.394 B.O. 29/8/2008. Vigencia: comenzará a regir a los SEIS (6) meses de su promulgación. Durante dicho período se llevará a cabo en las áreas pertinentes un programa de divulgación y capacitación sobre su contenido y aplicación).

ARTICULO 221. - Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las inmunidades del jefe de un Estado o del representante de una potencia extranjera.

ARTICULO 222. - Será reprimido con reclusión o prisión de uno (1) a seis (6) años, el que revelare secretos políticos, industriales, tecnológicos o militares concernientes a la seguridad, a los medios de defensa o a las relaciones exteriores de la Nación. (Párrafo sustituido por art. 8° del Anexo I de la Ley N° 26.394 B.O. 29/8/2008. Vigencia: comenzará a regir a los SEIS (6) meses de su promulgación. Durante dicho período se llevará a cabo en las áreas pertinentes un programa de divulgación y capacitación sobre su contenido y aplicación)

En la misma pena incurrirá el que obtuviere la revelación del secreto. Será reprimido con prisión de uno a cuatro años el que públicamente ultrajare la bandera, el escudo o el himno de la Nación o los emblemas de una provincia argentina.

Si la revelación u obtención fuese cometida por un militar, en el ejercicio de sus funciones el mínimo de la pena se elevará a tres (3) años y el máximo de la pena se elevará a diez (10) años. (Párrafo incorporado por art. 9° del Anexo I de la Ley N° 26.394 B.O. 29/8/2008. Vigencia: comenzará a regir a los SEIS (6) meses de su promulgación. Durante dicho período se llevará a cabo en las áreas pertinentes un programa de divulgación y capacitación sobre su contenido y aplicación)

ARTICULO 223. - Será reprimido con prisión de un mes a un año e inhabilitación especial por doble tiempo, el que por imprudencia o negligencia diere a conocer los secretos mencionados en el artículo precedente, de los que se hallare en posesión en virtud de su empleo u oficio.

ARTICULO 224. - Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que indebidamente levantare planos de fortificaciones, buques, establecimientos, vías u otras obras militares o se introdujere con tal fin, clandestina o engañosamente en dichos lugares, cuando su acceso estuviere prohibido al público.

ARTICULO 225. - Será reprimido con reclusión o prisión de tres a diez años, el que, encargado por el gobierno argentino de una negociación con un estado extranjero, la condujere de un modo perjudicial a la Nación, apartándose de sus instrucciones.

El 3 de este mes, AgePeBA publicaba la nota Macri es cómplice del choreo que Londres y Washington traman desde Malvinas, para quedarse con la Antártida y los recursos naturales estratégicos: Susana Malcorra sostuvo que están abiertos los canales de negociación con Gran Bretaña sobre la explotación de hidrocarburos en aguas australes, y Juan José Aranguren despliega su política energética como ejecutivo de la Shell y “empleado” del MI5. Todo a pedir de Gran Bretaña y Estados Unidos, que sostienen por eso Macri, y hasta que les sea útil: Objetivo Antártida y recursos estratégicos.

A título de contexto y antecedente del presente artículo es que reproducimos algunos de su párrafos.

A mediados de agosto, la ministra de Exteriores de Argentina, Susana Malcorra – de conocidos vínculos con la CIA desde su paso por la ONU - sostuvo que están abiertos los canales de negociación con el Reino Unido sobre la explotación de hidrocarburos en aguas de las australes Islas Malvinas y la apertura de vuelos directos entre el disputado archipiélago y terceros países en la región.

"Todavía no hemos tenido ocasión de reunirnos con la nueva administración del Reino Unido - que encabeza la primera ministra Theresa May -, pero esto es trabajo en marcha", señaló Malcorra en un pronunciamiento que su cancillería compartió con Sputnik, medio ruso de información internacional.

El presidente Mauricio Macri y May han comenzado a dialogar a través del "intercambio de notas" con la expectativa de que puedan reunirse en el marco de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20), por lo cual en estos días se encuentra en la ciudad china de Hangzhou. "Yo le he escrito a mi colega, el secretario de Asuntos Exteriores, Boris Johnson,, así que estamos previendo que se pueda dar un encuentro en los márgenes del G-20, ese sería nuestro interés", precisó la canciller.

El foro multilateral ofrece "una primera oportunidad" para que se encuentren el mandatario argentino y la primera ministra, aunque el encuentro todavía no esté confirmado, dado que las agendas no están cerradas. "Va a ser una buena ocasión aunque sea para tener un primer diálogo", expresaba la ministra a ese medio ruso a mediados de agosto.  El interés de Reino Unido en que se abran vuelos directos desde Malvinas "hacia terceros países de la región", y "la remoción de las medidas de restricción de los hidrocarburos", tal manifestó la primera ministra británica en una carta enviada a Macri que se difundió a la prensa, es un asunto que ya conversó Malcorra con las anteriores autoridades británicas. "El tema vuelos y ley de hidrocarburos, esta conversación se inició cuando viajé a Londres en mayo y visité a quien era entonces mi par, Philip Hammond", puntualizó Malcorra.

Respecto del rol del ministro de Energía Aranguren en torno a las conversaciones entre Buenos Aires y Londres, seguidas con sumo interés por Washington, en el gobierno y su periferia todos optan por el silencio, pero nadie se animó a desmentir en público, al menos por ahora, que el ejecutivo de la británica Shell tiene una misión muy precisa, instruida por sus jefes corporativos y por el propio MI5, los servicios de inteligencia británicos: crear las condiciones comerciales, políticas y “psicológicas” en la sociedad que fortalezcan la política energética de Macri, demandada por las corporaciones transnacionales, especialmente británicas y estadounidenses.

Macri se reunió anoche (decíamos el 3 de septiembre) con el líder chino, Xi Jimping, y hoy lo hará con Vladimir Putin y otros mandatarios. Busca atraer inversiones en la previa del G-20, que comienza mañana. “Tengo la clara intención de trabajar contra el terrorismo, el narcotráfico y la pobreza”, aseguró por supuesto el habitante de la Rosada, apuntando a dos ejes reclamados por Washington como herramientas de control político y social, a la vez de aseguramiento para que los efectivos dinerarios de los narcos transiten los canales financieros estadounidenses (terrorismo y narcotráfico) y otro perteneciente al planeta de los discursos obvios y políticamente correctos (no es frecuente que un dirigente político reconozca los que se propone Macri, provocar pobreza.

China es un país estratégico en lo comercial y económico pero también desde el punto de vista político y militar, a partir de sus alianzas regionales, en particular con Rusia, y sus interesas de confrontación con Estados Unidos pero también de carácter hegemónico y expansionista. Está en países como Argentina entender como navegar y aprovechar desde un punto de vista soberano esas contradicciones, lo que está lejos de los intereses del gobierno de Macri, sometido abiertamente a las presiones de Washington.

En ese contexto, China le tiró lo que se dice un cable a Macri, especialmente a Malcorra, pues el presidente Xi hizó algo que no es habitual: anticipar su voto en la ONU, el, que, habría dicho, sería favorable a las aspiraciones de la canciller argentina respecto de la Secretaria General. Claro, a costo muy bajo Pequín le hace un guiño a una funcionaria más vinculada a Washington y a las corporaciones globales que a los intereses de su país.

En junio pasado, el mismo Sputnik publicó declaraciones de un veterano argentino de Malvinas y periodista, Edgardo Esteban, en el sentido de que británicos y estadounidenses se estarían preparando para actuar desde la ocupación de Londres en el archipiélago austral, para cuando en el año 2041 venza el Tratado Antártico. “En las Islas Malvinas, donde la OTAN tiene una base militar, hoy circula bibliografía referida a las riquezas energéticas, minerales, alimenticias pero sobre a las reservas de agua dulce que hay en la Antártida”, dijo Esteban al medio ruso.

“El conflicto bélico entre Argentina y Gran Bretaña en 1982 fue una excusa para instalar una poderosa base de la OTAN en las islas. Y si ahora se permite que haya una base de Estados Unidos –entre comillas científica– en Ushuaia, van a tener el control de todo el territorio austral. A esto se debe agregar la base británica en la isla Ascensión que les da un dominio total del Atlántico Sur y el dominio de los pasos biociánicos desde Malvinas”, añadió; y subrayó que Malvinas es una fuente impresionante de ingresos: “Si se suma todo lo recaudado en regalías pesqueras desde 1983 hasta la fecha la cifra asciende a 195 mil millones de dólares. El ingreso per cápita es de 65.000 dólares. Y la especulación por el petróleo deja muchísimo dinero”.

AGEPEBA

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS