______________________________________

4 de septiembre de 2016

BIOGRAFIA NO AUTORIZADA DE LA SENADORA DEL PRO LAURA RODRIGUEZ MACHADO




Biografía no autorizada de la senadora del PRO Laura Rodríguez Machado

Fue candidata a vicegobernadora de Cavallo, diputada de la UCD, funcionaria de Kammerath, procuradora de De la Sota. Además hasta el 2013 trabajó en una empresa de bienes raíces que tiene como accionista al ANSES, quien nunca pagó un dividendo al organismo de los jubilados. Tanto en la política como en los negocios trabajó a la par del empresario José Palazzo, colaboracionista de la última dictadura militar y ahijado del represor Luciano Benjamín Menéndez.


La cordobesa Laura Rodríguez Machado es senadora nacional de Cambiemos, presidente del bloque PRO, y una de las principales espadas del presidente Macri en la cámara alta. Ante todos los medios porteños se presenta como “lo nuevo” de la política, en contraposición a lo viejo que es el kirchnerismo. Sin embargo su currículum dice todo lo contrario.

Entre sus pergaminos, Rodríguez Machado figura haber sido: diputada provincial por la UCD en los noventa, partido cuyo jefe máximo era Álvaro Alsogaray; candidata a vice gobernadora por el partido Acción por la República de Domingo Cavallo; funcionaria del ex intendente de Córdoba el menemista German Kammerath y procuradora de José M. De la Sota.

Además, la senadora del PRO, actualmente vocal de la Bolsa de Comercio de Córdoba, trabajó hasta hace poco, en dos poderosas empresas desarrollistas, que han llevado adelante controvertidos proyectos inmobiliarios en Córdoba. Una de ellas: Euromayor, donde el ANSES tiene acciones, que nunca le pagó un centavo de dividendos al organismo de los jubilados, a pesar de ejecutar millonarios y controvertidos proyectos inmobiliarios.

En Euromayor y la UCD, Machado, trabajó codo a codo con su amigo José Luis Palazzo. Un influyente y oscuro empresario cordobés, denunciado de ser un colaboracionista de la última dictadura militar en el juicio de La Perla, ahijado del represor Luciano Benjamín Menéndez, padre del roquero homónimo, y ex funcionario de Menem.

¿Qué hay de nuevo, viejo?

La carrera política de la senadora Rodríguez Machado comenzó a fines de los 80 como Relatora de Comisión de la Cámara de Senadores de la Provincia de Córdoba. En 1995, durante el menemato asumió como diputada provincial por la UCD, partido capitaneado en córdoba por German Kammerath y Palazzo. Este último un conocido empresario y abogado del foro local, ex funcionario de la dictadura militar y Carlos Menem.

En 1998, frente a las elecciones para gobernador de Córdoba, cuestionando la falta de ética y moral de su líder Kammerath, la senadora de Cambiemos se abrió de la UCD, formó el Partido Demócrata Liberal y se asoció con Domingo Cavallo y su partido Acción por la República.

Bajo ese sello partidario, con el respaldo de Cavallo, ese mismo año, Rodríguez Machado se presentó como candidata a vicegobernadora de Córdoba, acompañando al ex-Juez Guillermo Johnson y enfrentando al binomio De la Sota-Kammerath.

A pesar de tener todo el apoyo del Grupo Clarín, que buscaba proyectar a Cavallo como una tercera vía de cara a las elecciones nacionales de 1999, el desempeño de su partido Acción por la Republica fue paupérrimo. Sacó el 5% de los votos. Por eso, luego de esa dura derrota política, decidió volver a los brazos de Kammerath, a quien poco antes había cuestionado y postularse, en las elecciones para intendente de Córdoba de ese año, como vocal del Tribunal de Cuentas de la Ciudad de Córdoba, por la lista de Unión por Córdoba, que lleva a Kammerath como candidato a intendente en alianza con De la Sota.

Bajo la lista de Unión por Córdoba, Rodríguez Machado ganó la vocalía del Tribunal de Cuentas, pero no asumió dado que Kammerath la nombró secretaria de Desarrollo Económico de la municipalidad de Córdoba. Desde ese cargo, en menos de lo que canta un gallo, la actual senadora del PRO, lo primero que hizo fue aprobar la instalación del centro comercial llamado “Dinosaurio” en el sur de Córdoba, propiedad del controvertido empresario menemista -luego kirchnerista- Euclides Bugliotti que era rechazado por los vecinos.

Tras esa aprobación, al poco tiempo, Rodríguez Machado, asumió como secretaria de Economía. El cargo más importante después del intendente. Frente esta repartición, fue la responsable directa de rescindir, en el marco de un absoluto oscurantismo, un polémico contrato con la empresa TECSA, que por ese entonces representaba Jorge Lawson, actual director del Banco Nación por Cambiemos. Recisión que le terminó costando 400 millones de pesos al municipio cordobés.

El contrato, de unos 17 millones de pesos, impulsado por Kammerath, tenía como propósito proveer de asistencia técnica al municipio de Córdoba para mejorar el cobro de impuestos e implementar el llamado “Municipio Digital”. Sin embargo, luego de ser firmado, el Sindicato Municipales de Córdoba –SUOEM- se opuso tenazmente, por lo que fue rescindido unilateralmente por Rodríguez Machado y Kammerath en medio de fuertes acusaciones.

Por esta recisión, hasta fines del 2013, la municipalidad de Córdoba tuvo que pagarle 90 millones de pesos a Tecsa por distintos embargos. Y tuvo juicios pendientes por intereses y regulación de honorarios por otros ¡295 millones! que terminaron en la Corte Suprema de Justicia.

La gestión de la senadora macrista frente a la secretaría de Economía, también deparó en un incremento de la deuda pública municipal del 466%. Esta pasó de 61 a 354 millones de pesos. A pesar de que por ese entonces la municipalidad de Córdoba no podía brindar algunos servicios básicos y elementales como la comida en las escuelas. Incluso, por este desprolijo manejo de los recursos públicos, Rodríguez Machado fue denunciada junto a Kammerath ante el Fuero Anticorrupción de Córdoba por la retención indebida de dinero de los trabajadores municipales que debían ser destinados a pagar tarjetas de créditos y préstamos bancarios y fueron desviados a otros fines.

Claro que nada melló su estabilidad política. Por el contrario, poco después de rescindir el contrato con Tecsa, Rodríguez Machado dejó la secretaría de Economía y pasó a ocupar la vocalía del Tribunal de Cuentas del Municipio. Cargo que nunca había asumido. De esta manera, con un surrealismo propio de la vieja política, en cuestión de horas, los expedientes y actos administrativos que ella misma había ejecutado, como el de Tecsa, pasaron a estar auditados y controlado por ella, asegurándose de ese modo un final feliz fuera de cualquier cuestionamiento.

Finalmente, tras ser poli funcionaria del ex intendente Kammerath, Rodríguez Machado terminó junto a De la Sota, ex gobernador de Córdoba, y actual dirigente de UNA, con quien hoy está enfrentado políticamente, quien el 18 de abril del 2005, mediante el decreto 433/05, la nombró procuradora fiscal de la provincia de Córdoba.

Ámbito privado

Mientras era procuradora de De la Sota, la senadora Rodríguez Machado, como buena liberal, comenzó a trabajar en el ámbito privado para conocidas empresas desarrollistas de Córdoba que llevan adelante múltiples emprendimientos inmobiliarios, cuestionados por los vecinos y que tienen relación con el Estado.

Una de estas empresas fue Euromayor. Uno de los holdings más influyentes de Córdoba e interior del país que tiene como accionista al ANSES. En esta compañía la senadora del PRO se desempeñó como Gerente de Relaciones Institucionales hasta el 2013. Su director y principal responsable era su amigo y referente político: Palazzo, colaboracionista de la última dictadura militar.

La amistad de Palazzo y Rodríguez Machado data de muchos años atrás, de los famosos noventa, cuando ambos militaban en la UCD de Alsogaray. Por ese entonces, la senadora del PRO era diputada provincial por la UCD, donde uno de sus máximos referentes en Córdoba era Palazzo, quien durante el menemato, se desempeñó como interventor de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CNT) bajo las órdenes de Kammerath.

Desde allí Machado y Palazzo forjaron un vínculo de acero que luego se trasladó a los negocios. Por eso, dentro de Euromayor, Machado ocupó la presidencia de las principales empresas, como la inmobiliaria “Desarrollos Mediterráneos S. A.” que funciona bajo la marca “Valles, Villella y Cía.”, una de las principales inmobiliarias de la ciudad de Córdoba.

Gana y no reparte

El tema con Euromayor, es que al igual que Mirgor, la empresa de Nicolás Caputo, Techint y otras, fruto del sistema de la AFJP de Cavallo aliada política de Machado, esta empresa hoy tiene como socio al Estado, a través del ANSES, con el 6% de las accionario. Sin embargo, durante todo estos años, esta compañía que regenteaba la senadora de Cambiemos y Palazzo, a pesar de realizar múltiples emprendimiento inmobiliarios nunca le pagó un centavo al ANSES en conceptos de dividendos. Por eso, hasta el día de la fecha, le debe al organismo de los jubilados unos 24 millones de pesos por resultados no asignados.

Además, entre otras cuestiones, la compañía Euromayor, sin aprobación del concejo deliberante de Córdoba, con Rodríguez Machado como jefa de Relaciones Institucionales, en el 2010 se encargó de derribar sin piedad la mítica chimenea de la cervecería Córdoba en barrio Alberdi, a metros de la cancha de Belgrano, para levantar allí un complejo de departamentos, despertando el rechazo de cientos de vecinos.
También, esta empresa, con Rodríguez Machado como gerente y Palazzo, en un hecho inusual, logró que el concejo Deliberante de la Ciudad de Córdoba, declare al “country trucho” de “Valle Escondido”, por entonces un barrio abierto, en barrio privado. Cambio que se hizo para tapar la estafa que había perpetrado Euromayor a ciento de vecinos, a quienes le había vendiendo lotes country, que en realidad era un simple barrio abierto.

Esta compañía también recibió duros cuestionamientos de unos 60 vecinos de la ciudad veraniega de Carlos Paz por su barrio cerrado Tierra Alta. En él, la empresa de la senadora del PRO consiguió un aval del concejo de Carlos Paz para realizar un acueducto que despertó la posición de unos 60 vecinos que lo denunciaron por falta de agua dado que el poso estaba seco. “Traemos todas las pruebas que hemos conseguido de los medios, tenemos la ordenanza municipal con la que se aprobó el acueducto, tenemos la factibilidad de agua de un geólogo que hizo un estudio dentro del emprendimiento en el cual certifica que no hay agua, el pozo que teníamos hasta la fecha está seco, no tenemos ninguna fuente de agua en este momento en Tierra Alta, hay pruebas de DIPAS (Dirección de Aguas de la Provincia) de la aprobación provisoria de este pozo” cuestionó Miguel Vargas.

Fue esta estrecha relación con los grandes empresarios de Córdoba, lo que hizo que este año, Rodríguez Machado sea nombrada vocal titular de la Bolsa de Comercio de Córdoba. Una organización que reúne los más rancios empresarios locales, entre los que sobresalen: el Grupo Roggio, Tarjeta Naranja, Volkswagen, etc. Esta es la nueva política del PRO.

Por Lázaro Llorens
STRIPTEASE DEL PODER

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS