______________________________________

12 de septiembre de 2016

A 40 AÑOS DEL ASESINATO DE KARAKACHOFF Y TERUGGI: PROPULSORES DE LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS




A 40° años del asesinato de Karakachoff y Teruggi: Propulsores de la Defensa de los Derechos Humanos
Fueron secuestrados y torturados hasta la muerte, por organismos paramilitares durante la última dictadura militar. Sus cadáveres fueron hallados a la vera de la ruta 36 en las afueras de la ciudad de La Plata, el 10 de septiembre de 1976.


Sergio Karakachoff
Abogado, militante universitario y dirigente de la Unión Cívica Radical
modelo de correligionario, y afiliado al
Comité de la Sección Primera de la UCR La Plata

Domingo Teruggi
Dirigente socialista y ex-presidente de la
Federación Universitaria Argentina

Sergio Karakachoff
Nació en La Plata el 27 de junio de 1939. Realizó sus estudios primarios en la Escuela Anexa de la Universidad Nacional de La Plata y sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de La Plata “Joaquín V. González”. Allí, fue fundador y luego presidente del Centro de Estudiantes Democráticos. Fue además, uno de los fundadores de la Federación de Estudiantes Secundarios.
La Unión Cívica Radical lo contó entre sus filas desde muy joven. Sergio se caracterizaba por tener una excelente oratoria y por su muy buen carácter. En el Comité de la Sección Primera participó desde su adolescencia en el “Comité Juvenil Lendro Além”; convirtiéndose en uno de los más destacados dirigentes que tuvo esa Casa.
Militó activamente en la Facultad de Derecho de la UNLP. Lo hizo en la agrupación reformista “Unión Universitaria - que más tarde diera origen a Franja Morada - integrada por Radicales, Socialistas e Independientes.
Se graduó de abogado en 1965 y se dedicó al Derecho Laboral. Estudió periodismo en la UNLP. Fue editor del diario “El Sureño” de Bahía Blanca, redactor y columnista del periódico “Correo de la Tarde” y del diario “La Calle”, que fuera clausurado en repetidas ocasiones por la dictadura hasta su definitivo cierre. El diario “En lucha” fue la muestra más acabada de su temperamento ideológico e intelectual. Allí dejó una huella imborrable para toda una generación. En esos años, de la dictadura del General Onganía, la militancia política se encontraba severamente controlada y reprimida.
Con una formación intelectual muy sólida y un profundo conocimiento de la realidad argentina, luchó incansablemente por la vigencia de lo mejor de las ideas del radicalismo. Fue Convencional Nacional por Buenos Aires en 1972 y candidato a Diputado Nacional 1973.
Fue un comprometido defensor de los Derechos Humanos, aún en una Argentina que durante los años de plomo no garantizaba ningún tipo de derechos. Así es que durante la última dictadura militar instaurada en 1976 presentó como abogado una infinidad de recursos de amparo en defensa de muchos de sus correligionarios, amigos y presos sindicales.
Junto a Domingo Teruggi, dirigente socialista y ex-presidente de la Federación Universitaria Argentina, compartía una vieja amistad, un estudio jurídico y los mismos ideales. Juntos se destacaron en la defensa de presos políticos, de militantes estudiantiles, de dirigentes sindicales comprometidos y de referentes sociales y barriales.
Ambos fueron secuestrados y torturados hasta la muerte por organismos paramilitares durante la última dictadura militar. Sus cadáveres fueron hallados a la vera de la ruta 36 en las afueras de la ciudad de La Plata, el 10 de septiembre de 1976.
El cortejo fúnebre que llevaba sus restos detuvo su paso frente al Comité de la Sección Primera, donde militaba (la Casa Radical de calle 48 entre 5 y 6). Allí jóvenes militantes le rindieron un último homenaje, un gesto arriesgado para aquellos años sangrientos de la dictadura.
Sus restos fueron sepultados en el cementerio de la ciudad de La Plata ante un puñado de amigos y correligionarios acompañados por el Ex Gobernador Anselmo Marini (también correligionario de la ciudad y la Sección), quien lo despidió con emocionadas palabras y profundo pesar.
Sergio Karakachoff defendió hasta las últimas consecuencias la causa democrática de la Argentina, los principios de la libertad, de la justicia, la defensa de los derechos humanos y de los postergados.
Hoy y siempre, a 40 años de ser asesinados recordar al "Ruso Karakachoff", y a su amigo “Mingo Teruggi", es necesario para mantener viva su prédica por la Vida, los derechos humanos, y la Libertad.

Por Carlos Santoro
Licenciado/ Ex Presidente del Comité de la Sección Primera U.C.R. en La Plata

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS