______________________________________

27 de agosto de 2016

#LAPRENSADEOTRAEPOCA: OPERACION PARA DEMONIZAR Y CRIMINALIZAR A OPOSITORES AL GOBIERNO



Cómo resucitar el pasado y reflotar viejas teorías orientadas a colonizar el sentido común.

El mismo día que las sentencias en la “megacausa La Perla” obtuvieron una alta visibilidad en el temario porteño, el matutino La Prensa sorprendió con un título central digno de otras épocas. El diario se refidió a las “amenazas” que recibieron el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal como parte de un “plan subversivo”.



Dice La Prensa que hay un “plan subversivo”. ¿Qué es esto? Lo que ya veníamos adelantando hace meses, ni Marx ni menos. Y es la teoría de los dos demonios: por un lado, el demonio subversivo y, por otro, el del Estado represor.

Así nos metieron el perro en 1976. Ante la aplicación de políticas neoliberales que destruían la industria nacional y condenaban a la miseria a las grandes mayorías populares, rematando el país en las mesas de la timba financiera multinacional y antinacional, algunos argentinos se pusieron los pantalones largos y se opusieron a aquel gobierno de las corporaciones.

Algunos (los más) lo hicieron desde la militancia política y social, mientras que otros (los menos) eligieron el camino de la lucha armada contra la dictadura militar. Entonces los medios de difusión del poder generalizaron la idea de un “enemigo subversivo interno” que debía ser aplastado con toda la fuerza por el Estado.

Ahí tenemos el genocidio de 30.000 argentinos, todos calificados como “subversivos”, los más y los menos. Y como lo eran, el sentido común se quedó bien en el molde mientras el genocidio se llevaba a cabo. En una palabra, miró hacia el otro lado. Había que derrotar la subversión.

La misma operación quieren instalar ahora y esta portada de La Prensa marca el inicio simbólico del plan, que ya está en marcha hace mucho.

Van a instalar en el sentido común que los opositores al actual gobierno antipopular somos subversivos y la sociedad argentina, hipócrita en su conjunto, va a pensar en dos demonios y no solo va a aceptar la represión, sino que la va a pedir.

Esto es muy serio y el peligro es grande. Van a poner bajo la lupa cualquier acto de militancia y lo van a convertir discursivamente en subversión.

¿Pintadas en un muro? ¡Subversión! ¿Marchas de protesta contra la miseria? ¡Subversión comunista! ¿Lucha contra un tarifazo? ¡Subversión terrorista!

Y ya deben saber ustedes cómo termina esto. Si no lo saben, ya es hora de avivarse. Más tarde será demasiado tarde.

LA BATALLA CULTURAL

1 COMENTARIOS:

errado un análisis de este comentario y falta a la verdad nos e si adrede o porque no se dio cuenta, quienes se opusieron a la dictadura militar con las armas no fue pro ese gobierno dado que ya hacia as al varios años que venían llevando adelante la lucha armada y desde 1973 vivían en la clandestinidad. eran violentos y querian llegar al poder pro las armas antes de 1976 incluso contra gobierno elegidos pro el pueblo

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS