______________________________________

15 de julio de 2016

IDENTIFICAN A UNO DE LOS GENOCIDAS QUE MARCHO EL 9 DE JULIO EN TUCUMAN




Identifican a uno de los genocidas que marchó el 9 de Julio en Tucumán
Se trata de Carlos Carrizo Salvadores, condenado a prisión perpetua en 2013. Participó entre los exrepresores en los festejos del Bicentenario. Autoridades nacionales y provinciales deslindaron responsabilidades, pero aplaudieron fervorosamente desde el palco.

La Dirección de Derechos Humanos de Catamarca denunció la presencia del militar retirado en el desfile por los 200 años de la declaración de la independencia. Fue encontrado responsable por el fusilamiento de 14 prisioneros desarmados en lo que se conoce como la Masacre de Capilla del Rosario, en 1974, sentencia posteriormente revisada por la Cámara Federal de Casación Penal en un escandaloso fallo que intenta “tergiversar la historia reciente y el concepto de los delitos de lesa humanidad”, sostiene el comunicado del organismo catamarqueño.
Causó irritación la presencia de represores del Operativo Independencia, intervención de las fuerzas armadas en 1975 que inauguró los campos de concentración, tortura, desapariciones en Tucumán, crímenes que están siendo juzgados en una megacausa.
Esta verdadera provocación tuvo su correlato en el desfile realizado en Buenos Aires, donde se paseo “en el jeep de un amigo” el represor Aldo Rico, referente del movimiento carapintada, que se alzó en armas para frenar los juicios a los genocidas de la última Dictadura. Organismos de DDHH también repudiaron la presencia, allí, de otro represor, Emilio Nani, quien actuó en los hechos de La Tablada, donde se cometieron graves violaciones a los DDHH. Tanto éstos últimos como los miembros del Operativo Independencia reivindican públicamente la lucha “contra la subversión apátrida”, llamándose a sí mismos “salvadores de la patria”.
Ya en la víspera del 9 de Julio, el ministro Prat Gay, en su discurso en la inauguración del monumento del Bicentenario afirmaba recordar, emocionado, la provincia de “mis abuelos y bisabuelos” ganándose el aplauso de los presentes, ocultando el sombrío prontuario de sus antepasados: el clan Prat Gay es investigado por su apoyo a la Dictadura y la desaparición de cinco trabajadores del Ingenio Leales, bajo administración del influyente clan azucarero.
Consultado por la presencia de represores en las celebraciones oficiales del Bicentenario, el Presidente Macri, incómodo, omitió emitir juicio pero caracterizó la jornada positivamente como un “reencuentro de los argentinos”. Otra reivindicación solapada de la presencia de personajes nefastos de nuestra historia.
Al tercer día de repudios de una buena parte de la sociedad, los mismos funcionarios que los aplaudieron de pie mientras eran anunciados por los emocionados relatores ahora repudian su aparición desligando toda responsabilidad, en una burda maniobra. Como señalamos en este diario, los represores del Operativo Independencia marcharon organizados, anunciados por los altavoces –incluso los animadores dijeron que estaba todo preparado y guionado-, y con sus banderas y estandartes.
Julio Martinez, ministro de Defensa de la Nación, también se lavó las manos y cargó contra el Gobierno de Manzur: "Me parece muy mal que hayan estado los del Operativo Independencia, pero tampoco nadie los invitó. Eso lo organizó el gobierno de Tucumán, que supuestamente es kirchnerista". El Gobierno tucumano, a su vez, negó rotundamente haberlos invitado a participar en forma oficial “se colaron entre dos agrupaciones de veteranos”, afirmo un vocero de la gubernatura tucumana.
Ante la inocente explicación de autoridades de primera línea de los gobiernos nacional y provincial cabe destacar que agrupaciones de veteranos de Malvinas previeron la presencia de Rico y otros represores y decidieron no participar.
Referentes de DDHH de todo el país repudiaron las patéticas explicaciones oficiales que hablan de un grupo de represores “colados”. Máxime cuando el operativo de seguridad fue tan estricto que incluso quedo imposibilitado de participar un grupo de músicos que era parte de la agenda oficial o la represión que sufrió Alberto Lebbos y su Comisión de Familiares, cuando intentaron acercar su reclamo de justicia y basta de impunidad durante el desfile.
La explicación que más reveladora acerca del pensamiento de funcionarios nacionales y provinciales sobre la presencia de genocidas en los festejos por el Bicentenario, la dio el doctor Pablo Yedlin secretario general de la gobernación de Tucumán: “la gente del Operativo Independencia no estaban en el programa del desfile (…) En un país donde todas las voces son escuchadas, ellos han querido hacer expresar esto” (…) “Nos parece una locura que esta gente pretenda el aplauso popular” señaló el funcionario. Y para cerrar sostuvo una posición digna de Cecilia Pando: “Nunca la historia es tan lineal, nunca es todo blanco o todo negro, pero hay cosas donde queremos ser claros. El Estado provincial no había invitado a la agrupación. Creemos que es muy importante que la historia se cuente completa, entendemos eso también”. Seguramente, también aplaudió el paso de los represores desde el palco.

LA IZQUIERDA DIARIO

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS