______________________________________

23 de junio de 2016

EL VALOR DE LA CANASTA DE UNA FAMILIA TIPO SUPERO LOS 19.200 PESOS




La baja del poder de compra duele más en familia
Un análisis del costo de la canasta de consumo del hogar del Gobierno de la Ciudad muestra el impacto inflacionario en las familias. No sólo los tarifazos en servicios castigan. El aumento en alimentos se triplicó en el último semestre.
La canasta de consumo para un hogar compuesto por un matrimonio con dos hijos e inquilinos de la vivienda, en la ciudad de Buenos Aires, alcanzaba un costo en el mes de mayo de 19.221,70 pesos, de acuerdo a estimaciones oficiales de la Dirección de Estadísticas y Censos del Gobierno de la Ciudad. Dicho valor representa un incremento del 5,05 por ciento con respecto al mes de abril, y muestra una llamativa aceleración desde que se disparó el proceso inflacionario, en noviembre de 2015 con el anuncio anticipado de Cambiemos de una devaluación y quita de retenciones a las exportaciones, al tiempo que crecía la perspectiva de que podría llegar al Gobierno. La inflación para la economía familiar, medida por el costo de la canasta de consumo, prácticamente se triplicó entre los últimos seis meses del gobierno anterior y el medio que lleva Cambiemos en el mando de la economía: del 9,2 por ciento de aumento acumulado entre mayo y noviembre del año pasado, saltó a más del 26 por ciento en el medio año transcurrido entre noviembre de 2015 y mayo pasado. El valor de la canasta de consumo creció 41,3 por ciento para un hogar conformado por una familia tipo en el último año, pero con fuerte aceleración en los útimos tres meses: 3,9 por ciento en marzo, 4,4 por ciento en abril y 5,05 por ciento en mayo.
Del valor total de la canasta de consumo de mayo, 6622,10 pesos (34,5 por ciento) correspondieron a la canasta de alimentos. El presupuesto familiar debió destinar, en ese mismo mes, otros 6251,46 pesos (32,5 por ciento) a los gastos de mantenimiento y servicios del hogar: alquiler, expensas, gas, electricidad, agua, bienes durables para el equipamiento del hogar y artículos de limpieza. El resto de la canasta corresponde a gastos de transporte, comunicaciones, educación, esparcimiento, salud y cuidado personal, e indumentaria, que suman en conjunto, aproximadamente otro tercio del presupuesto.
El encarecimiento de los bienes y servicios básicos de la canasta de consumo familiar fue reflejada por el índice, a lo largo de los últimos meses, retratando lo que fueron los tarifazos y su impacto sobre la economía del hogar. El costo de la electricidad para el hogar de una familia tipo aumentó 253,3 por ciento en febrero; en abril, los mismos hogares sufrieron un incremento en el precio del gas de 194,7 por ciento según las estadísticas mensuales del organismo. El mazazo del aumento de la factura del agua impactó en los índices con un aumento de 107,3 por ciento en abril y otro, sobre el valor actualizado del aumento anterior, de 67,4 por ciento en mayo. De ese modo, entre los dos meses el incremento acumulado en este servicio esencial resultó de 246,9 por ciento. El ajuste del transporte público, en tanto, se vio reflejado en un aumento acumulado entre abril y mayo del 68,2 por ciento, siempre en función de su impacto sobre un hogar con familia tipo (matrimonio con dos hijos en edad escolar primaria). En enero de este año, los cuatro rubros de servicios mencionados representaban un costo mensual, para un hogar tipo, de 412,42 pesos en su conjunto. Cuatro meses después, en mayo, a esos mismos servicios la misma familia debía dedicar 980,22 pesos, un 137,7 por ciento más.
Entre los productos alimenticios, se destaca el incremento de los productos lácteos en mayo (leche, yogurt y otros), que alcanzó el 8,2 por ciento, en el marco de un aumento en el costo de la canasta alimenticia del 4,8 por ciento en el mes. De 6319,39 pesos en abril, pasó a un costo de 6622,10 pesos en mayo.
El informe de canastas de consumo del Gobierno de la Ciudad presenta seis casos diferentes, según la composición del hogar: parejas de adultos activos con o sin hijos; adultos mayores inactivos y propietarios, hogar unipersonal. En algunos de estos casos el incremento de la canasta de consumo resultó superior al del propio índice que elabora la Ciudad: 5,9 por ciento, en el caso del matrimonio de adultos mayores propietarios. El caso que fue tomado como referencia para esta nota es el de familia tipo en hogar alquilado, al considerarlo el más representativo. En el mismo se observa que, con dos sueldos medios, no se llega a cubrir el valor de una canasta de consumos media del hogar. Pero tampoco es el caso del grupo familiar “en peor situación”: los ejemplos ofrecidos no toman ningún caso de familias con más de dos hijos, que incrementaría sensiblemente la demanda en los rubros de mayor peso del presupuesto, como alimentos, educación, salud y equipamiento del hogar.
El aumento de la canasta de consumo que registra el gobierno de la Ciudad supera en mayo el incremento del índice de precios al consumidor que informó el Indec y refleja el deterioro progresivo del poder adquisitivo de las familias, con un proceso inflacionario incesante que se volvió a acelerar en los últimos tres meses. Esto último, el Indec no lo reflejó, por el apagón estadístico por decisión propia que el gobierno dispuso en diciembre y que, cuando volvieron a encenderse, no se recuperó con la reconstrucción de la serie de indicadores de precios mes a mes, como técnicamente hubiera sido esperable.

Por Raúl Dellatorre
PAGINA/12

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS