______________________________________

19 de abril de 2016

CRECE LA POLEMICA POR LA CREACION DE UNA POLICIA INFANTIL EN CATAMARCA


"Un mundo maniqueo que va preparando el terreno subjetivo para otros experimentos morales mayores"
El Jefe de Policía de Catamarca, Crio. Gral. Julio César Gutiérrez, acaba de crear la Policía Infantil (Resolución N°343), un cuerpo destinado a niños y niñas de entre 6 a 14 años. Se trata de una actividad extraescolar que competirá con los católicos boys scouts, o las ligas menores y seculares del Club Leones y las Interact del Rotary Club.
No se trata de una experiencia nueva. Años atrás en las provincias de Chubut, Misiones, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Salta, San Juan, Santa Fe y Tierra del Fuego se habían aprobado actividades similares, algunas de las cuales debieron disolverse a raíz de las polémicas que generó en la opinión pública.
Los casos de Chubut y Misiones fueron los más escandalosos. En algunas imágenes que los propios promotores compartieron por las redes sociales se podía ver cómo los instructores policiales de la provincia de Chubut hacían desfilar a más de cuarenta niños entre nueve y catorce años de edad. Incluso se pudieron ver imágenes de actos cívicos donde los niños estaban disfrazados de policías, con posturas marciales, haciendo la venia, vistiendo no sólo ropa de policía, sino usando chalecos antibalas y portando pistolas de juguetes. La “escuela infantil de policía” que funcionaba en el Casino de Suboficiales de la fuerza de la ciudad de Esquél fue un proyecto impulsado por el capellán de la policía, Adrián Mari, que entendía que se trataba de una práctica sana, que llevaba a los niños a identificarse con la moral y las buenas costumbres. Se trataba de adoctrinarlos “para que saquen al policía que tienen adentro”, explicaba entusiasta el capellán.
La policía infantil se postula como una prolongación ingenua y natural de los juegos infantiles. Se sabe, una de las recreaciones favoritas de los niños consiste jugar a los policías y ladrones. De chiquitos aprenden a asociar a los policías con los buenos y a los ladrones con los malos. Un mundo maniqueo que va preparando el terreno subjetivo para otros experimentos morales mayores.
*Por Esteban Rodríguez Alzueta. Docente e investigador de la UNQ y la UNLP. Autor de Temor y Control. Miembro de la Campaña Nacional Contra la Violencia Institucional y del CIAJ. 
FUENTE: Agencia Paco Urondo

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS