______________________________________

27 de marzo de 2016

OPINION: "HAY QUE EDUCAR AL SOBERANO" por MARIA ALCIRA LEOZ HERRERO


Tener vocación docente no debe convertirse en “un camino de cruces”
Comencé mi tarea de maestra en 1967. A partir de ese año, hasta 2005 que arribé a mi jubileo docente, transité por las más variadas instituciones:
Escuelas instaladas en casas de familias, en salones compartidos, en ambientes de usos múltiples y las secciones de grado separadas con un mueble, en aulas de chapa, en “galponcitos de herramientas” (que por espíritu solidario de algunos docentes cada año se iban turnando para que no sólo uno sufriera la situación), en halls de entrada de la escuela, sin espacio para escritorio y una silla para el maestro, en escuelas “a estrenar”, alejadas, sin caminos, reformadas pero sin comodidad para que cada sección tenga su espacio.
Aulas sin ventanas, sin llave de luz propia, sin posibilidad de una toma para grabador, armando bibliotecas en cajones azules (de los destinados a la pesca), sostenidos con ladrillos, en aulas “re-inauguradas”.
SIN CALEFACCIÓN LOS ÚLTIMOS 17 AÑOS DE DOCENCIA. Y seguramente la lista puede seguir más… Pero estamos en 2016. No quiero esto para los que abrazan la noble misión de educar.
Siempre la época anterior fue puesta de modelo de sacrificio y entrega. En cada época, hemos escuchado decir “porque los maestros en mis tiempos”…NO….NO QUIERO CAER EN ESAS EXPRESIONES…
Para la EDUCACIÓN EN MI PAIS, quiero escuelas sanas, limpias, actualizadas, con sus salones, dependencias, sanitarios, en condiciones dignas para Maestros y Alumnos, bibliotecas con material actualizado (no lo que queda de limpieza de algún estante), escuelas rurales integradas a la mejoras, actualizadas, con caminos transitables, escuelas luciendo la BANDERA ARGENTINA, indicando que ¡AQUÍ SE FORMAN ARGENTINOS!
Eso quiero para los Maestros de esta época. El sacrificio que hicieron mis anteriores, que hice yo, no me enorgullece. Si me quedo en “en mi época los maestros, hacían tal o cual cosa, llegaban a pie a la escuela rural, haciendo malabares para transitar lo intransitable”, estaré propiciando el desamparo, la indiferencia, la soledad, el enfrentamiento entre sociedad-maestros. Tener vocación docente no debe convertirse en “un camino de cruces”, no se puede justificar lo injustificable, diciendo ¿“ y para qué elegiste esa escuela”?
Estaré condenando la educación de mi país, estaré destruyendo el sueño aquel.“HAY QUE EDUCAR AL SOBERANO".

FUENTE: ahorainfo

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS