______________________________________

31 de marzo de 2016

EL SENADO APROBO EL TRISTEMENTE CELEBRE ACUERDO CON LOS FONDOS BUITRE


Con 54 votos a favor y 16 en contra
El Senado aprobó con 54 votos a favor y 16 en contra la ley que habilita el pago a los holdouts. Hablaron cerca de 48 legisladores y la sesión duró más de 13 horas.
El plenario comenzó a las 10:50 y tuvo como eje central de los argumentos a favor la existencia de una sentencia judicial firme en contra de la postura Argentina y la necesidad de volver a los mercados internacionales de crédito para "financiar obras de infraestructura".
En tanto, los senadores que se pronunciaron en contra pusieron el énfasis en que el Gobierno podría haber seguido negociando para lograr mejores condiciones y en el rechazo a un nuevo endeudamiento externo.
Entre los disidentes, una de las primeras en tomar la palabra fue la senadora santacruceña del PJ - FPV María Ester Labado. La legisladora reconoció que "hay que arreglar pero éste no es el mejor acuerdo" y acusó al Gobierno de haber negociado en "violación" a las leyes Cerrojo y de Pago Soberano.
"Sabemos que tenemos que arreglar, salir de esta situación, pero este no es el mejor acuerdo para el país", afirmó Labado en defensa de su dictamen minoritario en contra del proyecto.

Apoyos del kichnerismo

El senador peronista por Salta, Rodolfo Urtubey fue el primer senador nacional del FPV que adelantó su voto positivo al acuerdo porque permite “devolver a la Argentina su capacidad plena como sujeto de crédito” en el mercado internacional.
En este sentido, el hermano del mandatario provincial rechazó la advertencia esgrimida por sus pares kirchneristas de que el acuerdo permitirá al gobierno de Macri iniciar un nuevo proceso de endeudamiento externo perjudicial para el país.
“Podemos apelar a nuestra mayoría (en el Senado) para condicionar la tentación del endeudamiento” del Gobierno, avisó el senador del FpV, bloque que cuenta con 39 integrantes y cerca de 4 aliados en un pleno de 72 senadores.
En tal sentido, se mostró a favor de sancionar una ley para que todo endeudamiento pedido por el Poder Ejecutivo sea autorizado por el Congreso.

Críticas del kirchnerismo

Del lado de la negativa se ubicaron Anabel Fernández Sagasti (Mendoza) y Virginia García (Santa Cruz).
“Nos quieren vender una crisis para que compremos un endeudamiento caro y en malos términos. Nos están llevando derechito al infierno”, protestó Sagasti.
La legisladora justificó su voto negativo al acuerdo basándose en “tres pilares: el sentido común, la memoria colectiva y la coherencia”. Y pidió encarar nuevas negociaciones con los tenedores de bonos en default: “negociar con soberanía, cuidando los intereses de la Argentina”.
En tanto, García recordó que “muchos senadores presentes acompañaron el proceso de desendeudamiento llevado adelante por Néstor y Cristina” Kirchner, y sentenció: “No nos vamos a dejar extorsionar”.
En términos más duros, el sanjuanino Ruperto Godoy advirtió que “este proyecto es una claudicación para la Argentina” y pidió una “una negociación que mantenga la dignidad”.
Su par chubutense Nancy González denunció que “los gobernadores sufrieron una presión tremenda del Gobierno nacional” para impulsar el voto a favor de sus representantes en el Congreso.

Clave para el oficialismo
El proyecto ratifica los acuerdos que selló el gobierno de Macri con los holdouts, entre ellos los denominados fondos buitre. Así, se autoriza un pago en efectivo de 11.864 millones de dólares antes del 14 de abril para cerrar el litigio que afronta el país en tribunales internacionales y que obstaculiza el pago a los bonistas que entraron a las reestructuraciones de 2005 y 2010.
Para eso la iniciativa deroga la Ley Cerrojo y modifica la de Pago Soberano, normas sancionadas durante el kirchnerismo que impiden mejores ofertas de pago a los bonistas que no entraron a los canjes previos.
En tanto, se autoriza un endeudamiento por 15.500 millones de dólares, que el Gobierno espera pagar en 5, 10 y 15 años y con una tasa de interés del 7,5 por ciento.
Se trata de un paso clave para el cometido del programa económico de Gobierno, que apuesta al endeudamiento para financiar el déficit fiscal -a su juicio responsable de la inflación-, obras públicas para mejorar la competitividad de los productos argentinos y, a su vez, refinanciar nueva deuda.
Para la oposición kirchnerista y de izquierda, en cambio, existe el riesgo de que los bonistas que entraron a los canjes demanden mejores condiciones de pago y de que el nuevo ciclo de endeudamiento sea para financiar nuevo endeudamiento (“bicicleta financiera”).

FUENTE: IProfesional

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS