______________________________________

14 de marzo de 2016

DESPIDOS A MANSALVA: SANZ TUVO QUE IR AL SENADO A FRENAR UNA REBELION RADICAL CONTRA MICHETTI


Viajó tres veces a contener a sus ex compañeros, furiosos por despidos y controles

Ernesto Sanz no quiso ser ministro de Justicia de Mauricio Macri pero sigue con trabajo: desde enero, apareció no menos de tres veces en el Senado para calmar a los senadores radicales, furiosos con la gestión de Gabriela Michetti.
La presidenta del Senado no se hizo querer mucho por sus socios de Cambiemos, que le recriminan haber incluido a muchos empleados suyos entre los despidos y, por si fuera poco, empezar con algunos controles de asistencia que no se veían desde la gestión de Carlos “Chacho” Álvarez.
El primer estallido fue con los decretos que firmó para despedir a 2035, entre los que incluyó a muchos empleados radicales nombrados el último año. “Como desplazó a los temporarios y permanentes con un año de antigüedad, echó a secretarios directos de senadores de todas las fuerzas”, explicaron desde la UCR.
El otro problema fue que Michetti dispuso los despidos mediante un decreto que eliminó a los otros que habían dispuestos los nombramientos, pero después se tomó un tiempo para analizar caso por caso e ir enviando los telegramas.
Finalmente, de los 2435 empleados despedidos por decreto (hubo otro con 400 hace unas semanas), sólo 1600 recibieron la notificación oficial y ese lapso podría traer problemas. “Muchos despedidos formalmente cumplieron el año de antigüedad como empleado en el tiempo trascurrido entre el decreto y el telegrama. Van a hacer juicio y no podemos frenarlos”, explican.
En sus apariciones, Sanz le pidió a Michetti algo que sus correligionarios no habían logrado: que deje de hablar del Senado como un templo de ñoquis, actitud que a muchos les recordó a la gestión de Carlos “Chacho” Álvarez.
La tensión entre la vicepresidenta y los radicales ya puede verse en la dinámica del Senado. Ángel Rozas, jefe del interbloque Cambiemos, ni se involucró en la discusión por las comisiones y Miguel Pichetto, cuando quiere un interlocutor con el Gobierno, sólo acepta dialogar con Federico Pinedo, quien presidió dos de las tres sesiones que hubo. A la vicepresidenta todos las quieren lejos.

FUENTE: LPO

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR. MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS

________________________________    

Google+ FANATICOS