____________________________________________

_____________________________________

_____________________________________

_____________________________________

21 de abril de 2012

Otras instigaciones a la violencia en la historia argentina

La violencia está instalada en todos nosotros desde hace mucho tiempo

A propósito de las insólitas acusaciones contra el portal necochense DIARIONECOCHEA.COM, sobre instigación a cometer delitos e incitación a la violencia, la historia argentina está plagada de expresiones que nos marcaron a fuego y que se reproducen en los libros de historia, de literatura y hasta en los manuales escolares actuales. A continuación, un breve repaso de algunas de estas célebres expresiones:



Sarmiento, lo afirmo en medio de una de las guerras civiles que sufria nuestras patria
"No ahorrar sangre de gauchos,es un abono útil para la tierra "

Sarmiento, personaje contradictorio, insuflado en una suerte de pre positivismo racista demasiado comun en aquellos años desmesurado en todo, tiene sin embargo sus aciertos. Gran literato, el Facundo debiera ser de lectura obligada para cualquier argentino que se diga tal.
"al aborigen hay que matarlo hasta el mas pequeño porque lleva en la sangre el odio hacia el blanco" 

Hebe de Bonafini, en ocasión del fallecimiento de Papa Juan Pablo II:
"Nosotras deseamos que se queme vivo en el infierno. Es un cerdo. Aunque un sacerdote me dijo que el cerdo se come, y este Papa es incomible".

Hebe de Bonafini, con posterioridad al atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York, que se cobrara miles de víctimas inocentes:
Luego de ataque que enlutó al mundo, Hebe de Bonafini declaró que, tras enterarse de lo sucedido, sintió "alegría": "Yo estaba con mi hija en Cuba y me alegré mucho cuando escuché la noticia. No voy a ser hipócrita con este tema: no me dolió para nada el atentado".

Hebe de Bonafini, al momento de la inauguración del Museo de la Memoria:
"Qué pena que no estén los FAL, las armas con las que nuestros hijos quisieron hacer la Revolución. Si el museo no va a mostrar cómo fue esa organización revolucionaria, las luchas que se libraron, los hechos que se realizaron, no sirve".

Hebe de Bonafini sobre la comunidad boliviana (en ocasión de que un grupo de ciudadanos del país altiplánico se manifestaban pacíficamente en Plaza de Mayo, por la muerte no investigada de un connacional):
"¡Váyanse de nuestra plaza, bolitas hijos de puta! ¡Váyanse bolivianos de mierda!".


Perón a las 18.30 apareció en el balcón. Cosa rara, llevaba en la mano derecha un cigarrillo que pitó varias veces, mientras agradecía la ovación que lo recibió. Perón dijo textualmente: 
"Aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden en contra de las autoridades constituidas o en contra de la ley y la Constitución ¡puede ser muerto por cualquier argentino!". 

Luego del bombardeo a Plaza de Mayo, la memoria colectiva ha registrado las terribles palabras que fueron el nudo del discurso del Coronel Perón: 
"¡Cuando caiga uno de los nuestros, caerán cinco de los de ellos!". 

En sus cartas a John William Cooke, Perón expresó: 
"O luchamos y vencemos para consolidar las conquistas alcanzadas o la oligarquía las va a destrozar al final. Hemos ofrecido la paz, no la han querido. Ahora hemos de ofrecerle la lucha. Y ellos saben que cuando nosotros nos decidimos a luchar, luchamos hasta el final. Esta lucha que iniciamos no ha de terminar hasta que no los hayamos aniquilado y aplastado. 

El 12 de junio de 1956, Perón le escribía a John William Cooke:
"El pueblo tiene que hacer guerra de guerrillas, que en la resistencia se caracteriza por la suma de todas las acciones. La suma de pequeñas violencias cometidas cuando nadie nos ve y nadie puede reprimirnos, representa en su conjunto una gran violencia por la suma de sus partes. Debemos organizarnos concienzudamente en la clandestinidad."

En la misma línea se entienden las palabras de Perón hacia su delegado, el 3 de noviembre de 1956:
"Cuánto más violentos seamos mejor: al terror no se lo vence sino con otro terror superior"

El 17 de mayo de 1957, Perón orientaba sus planes hacia la sublevación:
" El Estado insurreccional de nuestra gente es excelente y espiritualmente está todo listo, nos falta la organización y la preparación indispensable (...) Necesitamos armas, explosivos..."



¿La Justicia de Necochea mandará a secuestrar todas las ediciones del "Facundo" de Domingo Faustino Sarmiento? ¿O tal vez pedirá que se capture a la Madre de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini? ¿Quizás ordene el secuestro de todos los libros de Juan Domigo Perón?

Ana Ramos / LaNuevaComuna.com

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

ADVERTENCIA: SE PUEDE OPINAR SIN AGRAVIAR, LOS COMENTARIOS CON INSULTOS O INJURIAS NO SE PUBLICAN. EN CASO DE DENUNCIAS O ACUSACIONES, SERAN PUBLICADAS CON IDENTIFICACION FEHACIENTE. PUEDE ENVIAR MAIL A EDITOR@LANUEVACOMUNA.COM
ALFREDO BARROS